La esquina de la Concepción

Sorkunde kantoia herriko toki ohikoena da, bertan, XVII.mendetik Ama Birjinaren irudia ikusi dezakegularik.

 

La esquina de la Concepción es uno de los lugares más típicos y emblemáticos de nuestra villa. En la actualidad hay en Elciego dos hornacinas religiosas en la vía pública. Una es la que vamos a comentar y la otra es la del Sagrado Corazón en la calle del Norte, muy datada por sus donadores a finales del siglo XIX, dentro de un movimiento general en la Iglesia por la propagación de la devoción al Sagrado Corazón.

La de la imagen de la Virgen encinta, la de la Concepción, tiene su presencia en Elciego hace aproximadamente 400 años, siguiendo otro movimiento religioso de la época. La iconografía de la Inmaculada Concepción tuvo una divulgación en el siglo XVII y XVIII muy unida a los discursos religiosos de la doctrina concepcionista.

Esta imagen de la Virgen,  con su hornacina, ha tenido tanta importancia que la principal calle de acceso a la Parroquia de San Andrés, no lleva el nombre de Calle de la Iglesia, como en la mayoría de las poblaciones, sino que tomó el nombre de “Calle de la Concepción”. Posteriormente, a principios del XIX en una expansión del casco urbano hacia el Oeste, genera una nueva calle, corta a la que se le denomina “Cantón de la Concepción”.

En varias ocasiones hemos comentado la importancia de la familia Ruiz de Ubago desde que Elciego se constituyó como villa a finales del XVI. La familia Ruiz de Ubago estaba asentada en la parte baja de la aldea y posiblemente fueron los originadores a que el templo de San Andrés se asentara ahí, en una ladera muy pronunciada y tuviera esas dimensiones descomunales para la población. Eran poseedores de varias casas, bodega, terrenos y huertas en toda esa parte baja de la colina. Y también fueron los protagonistas de que en una esquina de una de sus casas se colocara esta hornacina con esta misma imagen de la Virgen encinta.

El dato más antiguo que conocemos es el del testamento de Francisco Ruiz de Ubago en 1662. Deja en su testamento “la casa que llaman de la Concepciónjunto a las Calles Reales.”

A principios del XVIII también aparece reflejada con este nombre esta vivienda y esta esquina, de manera directa o indirecta en varios documentos testamentarios.

   Más precisa es la aportación extraída del testamento cerrado que en 1717 hizo Clara Ramírez de la Peciña, mujer de Juan Antonio Ruiz de Ubago Navarrete. En él se especifica la propiedad de la casa y la donación de aceite y dinero para su alumbraría y festejos. “ Se dé en cada un año y perpetuamente para siempre jamás media cántara de aceite para la hermita y lámpara de Ntra Sra de la Plaza y una cántara de aceite y treinta reales de vellón para la lámpara y festejo de coetes de Nra Señora de la Concepción que está en la esquina de casa propia de dicho mi marido quien en su vida como en la mía hemos tenido la devoción de alumbrar a esta Divina Señora y hacer este festejo y quiero en adelante y para siempre se continúe…”

Parece ser que esta voluntad testamentaria no fue cumplida por alguno de sus descendientes y así se le reclama a su nieto José Antonio Baquedano, Marqués de Fuertegollano, en 1769.

Tras el desmembramiento del Mayorazgo, la casa ha ido teniendo diversos propietarios como José María Santos Pradera al que se la adquirió en 1862  Pedro Fernández Bobadilla especificando en la escritura “ calle de la Concepción, en cuyo exterior del edificio se halla la Santa Imagen de este título, número segundo…”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

1699 contrato de la balconada de hierro del palacio de los Navarrete Ladrón de Guevara

Harrigarria da jauregi honetako burdinazko balkoia. Askotan Eltziegoko ikur bat agertzen da argazkietan

TIA PILAR CASA MARITA( 1920 aprox. Fotografía cedida por la familia Bañares. Aparecen Pilar y Paco Bañares Pérez)

 

 

La balconada de hierro del palacio de los Navarrete Ladrón de Guevara ( posteriormente de los Sáenz de Navarrete) es uno de los lugares más fotografiados de nuestra villa. En muchas ocasiones popularmente se le denomina también “Casa de los hierros” e incluso “Casa del Arzobispo”.
Este palacio lo construyó a finales del siglo XVII Don Gaspar Navarrete Ladrón de Guevara, hermano de Don Manuel Francisco, quien el mismo año que se contrató esta balconada ascendió al obispado de Mondoñedo.
El contrato de la balconada de hierro lo hace el dueño de la casa, Don Gaspar Navarrete Ladrón de Guevara con tres personas:
José de Mendibelzúa, maestro herrero natural de Abadiano (Bizkaia). Posteriormente trabajó la forja de la balconada del coro de la Iglesia de San Andrés (1720) y la de la Iglesia de San Juan de Laguardia (1727), dejando también huella artística en Miranda de Ebro, Vitoria y otras localidades.
Antonio de Astainza, también de la Anteiglesia de Abadiano y residente ocasional en Elciego. Posiblemente era arriero y compaginaba el traslado de vino al Norte con traída de hierro u otros materiales hacia nuestra zona. Así lo refleja en la hipoteca de “cinco machos con sus aparejos y colambre para portear vino, los dos pelícanos, dos pardos y uno negro que llaman el yuguero”
Juan de Olea, vecino de Logroño y miembro de una familia de maestros canteros conocidos en la zona.

El precio del yerro lo fijan en siete cuartos y media cada libra, siendo los balcones de bara y cuarta.
Como es costumbre en la época, se realizan tres pagos de igual cantidad, siendo el primero de 998 reales en San Juan de Junio, el segundo cuando realice “todo el antepecho a la media naranja con el tramo de la escalera y el balcón grande que hace esquina y el medianil “ y el tercer plazo en San Miguel de Septiembre.
La firma del contrato se realiza el 20 de marzo de 1699 ante el notario local Andrés Ramírez.

Documento

 

 

Escritura de la Balconería de la casa del Sr. D. Gaspar de Navarrete
Marzo 20 de 1699
En la Villa del Ziego a veinte días del mes de marzo de mil seiscientos noventa y nueve años ante mí el escribano y testigos pareció presente Don Gaspar de Navarrete Ladrón de Guevara vecino y Regidor Perpetuo de esta dicha Villa de la una parte y de la otra Antonio de Astainza vecino de la villa de la Anteiglesia de Abadiano y residente en esta villa como principal y Joseph de Mendibelzúa vecino de la dicha Anteiglesia y Juan de Olea vecino de la ciudad de Logroño estante en esta dicha villa como sus fiadores y llanos pagadores habiendo como como dijeron harían para lo que abajo se dira de deuda y lo ajeno suyo propio y sin que sea necesario hacer excursión en los bienes del dicho Principal motra diligencia alguna aunque de derecho se requiera y todos tres juntos principal y fiadores juntamente y de mancomun a voz de uno y cada uno de ellos de por sí y por el todo insolidum renunciando como renuncian las leyes y auténticas hoc ita de duobus reis de vendi y presente de fideduoribus la epistola de Adriano excursión de bienes y de la mancomunidad y demás declaro como o en ellas se contiene y dijeron que por cuanto se han convenido en traer el dicho Principal a dicho Don Gaspar toda la obra necesaria de balcones de hierro y antepecho de la media naranja y escalera para la casa del dicho Don Gaspar que fabrica nueva en esta villa que es notoria a siete cuarto y medio cada libra todo ello según la muestra que queda en poder del dicho Don Gaspar, con sus estribos bien formados y el alto de dichos balcones ha de ser de bara y cuarta entrando en esta medida la cornisa y que el asentar dicha obra ha de ser por cuenta y cargo del dicho Antonio de Astainza y el fin de ella para el día de San Juan de Junio que vendrá de este presente año y la importancia de la dicha obra haya de dar satisfacción de ella el dicho Don Gaspar en tres plazos; el primero que es de contado novecientos y noventa y ocho reales; el segundo habiendo traído todo el antepecho de la media naranja con lanzada de la escalera y el balcón grande que hace esquina y escuadra lo que importare más que será el tercero y último plazo para el día de San Miguel de Septiembre que vendrá de este año en cuya conformidad el dicho Principal y fiadores debajo de la dicha mancomunidad se obliga en forma con sus personas y bienes muebles y raíces habidos y por haber a que se cumplirá con lo arriba dicho por parte del dicho Antonio de Astainza para el de San Juan de Junio que vendrá de este presente venidero que el dicho Don Gaspar de Navarrete o quien su poder y derecho hubiere pueda hacer la fábrica de dichos balcones por lo que se ajustase por lo que importare quieren ser ejecutados y cada uno insolidum con ls costas y daños que en esta razón se siguieren y causaren y así bien confiesan haber recibido del dicho Don Gaspar los dichos novecientos y noventa y ocho reales el dicho Principal en dinero de contado que se da por bien contento pagado y entregado a su voluntad y porque no parece la entrega de presente aunque es cierta y verdadera renuncia las leyes de ella y demás del caso como en ellas se contiene para cuya seguridad y demás queda expresado en esta escritura además de la obligación general que va echa de las personas y bienes de los dichos Principal y fiadores y sin que derogue la especial ni por el contrario antes coadyugadas una a otra el que Antonio de Astainza hipoteca por especial obligación e hipoteca cinco machos con sus aparejos y colambre para portear vino, los dos pelícanos, dos pardos y uno negro que llaman el yuguero los cuales debajo de la cláusula de non ahienando quiere estén sujetos y obligados tácita y expresamente hasta dicha obligación; y el dicho Don Gaspar cumpliendo de su persona conforme a lo referido otorga que se obliga en forma con su persona y bienes muebles y raíces habidos y por haber a que cumplirá con los plazos arriba expresados pena que pasado cada uno contando del cumplimiento del dicho Antonio de Astainza haya de ser ejecutado por su importancia con la costas y daños que en su razón se siguieren y causaren y para su cumplimiento a todas las dichas partes, cada una por lo que le toca da poder a las justicias y jueces de personas competentes para que a ello les compelan y apremien como por sentencia pasada o autorizada de cosa juzgada renuncias las leyes fueros y derechos de su favor con la general y derechos de ella en forma y lo otorgaron así ante mí el escribano público siendo testigos Andrés Ibáñez López mayor y Francisco ¿ y Joseph Martínez de Dicastillo vecinos y estantes en esta villa y los otorgantes a quienes yo el escribano doy fe conozco los que sabían firmaron y por el que no por testigo así ruego
Gaspar Navarrete Ladrón de Guevara, Joseph de Mendibelzua,Joseph Martínez de Dicastillo. Ante mí Andrés Ramírez

documentoo(Archivo Histórico Provincial de Alava 1699- Andrés Ramírez Prot. 8385)