La esquina de la Concepción

Sorkunde kantoia herriko toki ohikoena da, bertan, XVII.mendetik Ama Birjinaren irudia ikusi dezakegularik.

 

La esquina de la Concepción es uno de los lugares más típicos y emblemáticos de nuestra villa. En la actualidad hay en Elciego dos hornacinas religiosas en la vía pública. Una es la que vamos a comentar y la otra es la del Sagrado Corazón en la calle del Norte, muy datada por sus donadores a finales del siglo XIX, dentro de un movimiento general en la Iglesia por la propagación de la devoción al Sagrado Corazón.

La de la imagen de la Virgen encinta, la de la Concepción, tiene su presencia en Elciego hace aproximadamente 400 años, siguiendo otro movimiento religioso de la época. La iconografía de la Inmaculada Concepción tuvo una divulgación en el siglo XVII y XVIII muy unida a los discursos religiosos de la doctrina concepcionista.

Esta imagen de la Virgen,  con su hornacina, ha tenido tanta importancia que la principal calle de acceso a la Parroquia de San Andrés, no lleva el nombre de Calle de la Iglesia, como en la mayoría de las poblaciones, sino que tomó el nombre de “Calle de la Concepción”. Posteriormente, a principios del XIX en una expansión del casco urbano hacia el Oeste, genera una nueva calle, corta a la que se le denomina “Cantón de la Concepción”.

En varias ocasiones hemos comentado la importancia de la familia Ruiz de Ubago desde que Elciego se constituyó como villa a finales del XVI. La familia Ruiz de Ubago estaba asentada en la parte baja de la aldea y posiblemente fueron los originadores a que el templo de San Andrés se asentara ahí, en una ladera muy pronunciada y tuviera esas dimensiones descomunales para la población. Eran poseedores de varias casas, bodega, terrenos y huertas en toda esa parte baja de la colina. Y también fueron los protagonistas de que en una esquina de una de sus casas se colocara esta hornacina con esta misma imagen de la Virgen encinta.

El dato más antiguo que conocemos es el del testamento de Francisco Ruiz de Ubago en 1662. Deja en su testamento “la casa que llaman de la Concepciónjunto a las Calles Reales.”

A principios del XVIII también aparece reflejada con este nombre esta vivienda y esta esquina, de manera directa o indirecta en varios documentos testamentarios.

   Más precisa es la aportación extraída del testamento cerrado que en 1717 hizo Clara Ramírez de la Peciña, mujer de Juan Antonio Ruiz de Ubago Navarrete. En él se especifica la propiedad de la casa y la donación de aceite y dinero para su alumbraría y festejos. “ Se dé en cada un año y perpetuamente para siempre jamás media cántara de aceite para la hermita y lámpara de Ntra Sra de la Plaza y una cántara de aceite y treinta reales de vellón para la lámpara y festejo de coetes de Nra Señora de la Concepción que está en la esquina de casa propia de dicho mi marido quien en su vida como en la mía hemos tenido la devoción de alumbrar a esta Divina Señora y hacer este festejo y quiero en adelante y para siempre se continúe…”

Parece ser que esta voluntad testamentaria no fue cumplida por alguno de sus descendientes y así se le reclama a su nieto José Antonio Baquedano, Marqués de Fuertegollano, en 1769.

Tras el desmembramiento del Mayorazgo, la casa ha ido teniendo diversos propietarios como José María Santos Pradera al que se la adquirió en 1862  Pedro Fernández Bobadilla especificando en la escritura “ calle de la Concepción, en cuyo exterior del edificio se halla la Santa Imagen de este título, número segundo…”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

CARTA EJECUTORIA DE LA FAMILIA RUIZ DE UBAGO (1590)

Comienzo 2Comienzo 1“Ruiz de Ubago”tarrak Ziekoko historian oso garrintzi handikoak izan dira. Lehenengo Alkatea izan zena, Don Bizente, eta Maiorazgoko jabetasunean egon zirenak eta XIX.mendean lotura izan zuten Marqués del Riscal familarekin.

Comienzo 3Imagen 108

La familia Ruiz de Ubago  (https://elciegohistorico.wordpress.com/2009/09/04/la-familia-ruiz-de-ubago) ha sido una de las más importantes en la historia de Elciego en los siglos anteriores. El primer gran referente es Vicente Ruiz de Ubago Sáenz de Samaniego como Primer Alcalde de la Villa en 1583. Continuó con su mayorazgo y su presencia relevante en la vida municipal, social y cultural del pueblo hasta 1845 donde el último tenedor del Mayorazgo, Juan Ruiz de Ubago, lo divide entre sus dos sobrinos y Marceliana Hurtado de Amézaga, dando ésta inicio a la presencia del Marqués de Riscal en Elciego.

La Carta Ejecutoria de Hidalguía de la familia Ruiz de Ubago es uno de los documentos antiguos más desconocidos entre todos nosotros. La familia Diez-Caballero Cañas lo cobija como un gran tesoro; a la que agradecemos por dejárnoslo estudiar y publicar su contenido en estas páginas históricas y culturales de Elciego.

El documento habla del pleito iniciado en la Chancillería de Valladolid el 8 de mayo de 1585 entre Vicente Ruiz de Ubago (el que fuera el primer alcalde) con los Regidores, Oficiales, Alcalde y hombres buenos de la villa de Elciego representados por Lucas Jiménez. Aparecen varios testigos como Lorberte González (Clérigo beneficiado de la iglesia de Elciego), Pedro de Peñacerrada (morador en la villa),Julián García (morador en Cenicero), el Bachiller Zamudio (clérigo en Cenicero) , Juan Iñiguez (Alcalde de San Román de la Sierra, donde los Ruiz de Ubago tenían posesiones) entre otros.

Declaran sobre las posesiones, tributaciones y exenciones de Vicente Ruiz de Ubago (nacido en Elciego), de su padre Pedro Ruiz de Ubago (nacido en Elciego) y su madre Gracia Sáenz de Samaniego (natural de Leza), así como de su abuelo Gonzalo Ruiz de Ubago (nacido en Cenicero pero residente en Elciego desde su matrimonio con Mari González de Samaniego. También habla de que todos ellos participaban en las reuniones en la divisa del Señor Santiago en Navaridas, como hijosdalgo relevantes en la zona (Tierra y Villa de Laguardia).

La sentencia es recurrida por el concejo pero finalmente declara en 1590 a Vicente Ruiz de Ubago como hijosdalgo y familia exenta de tributaciones a través de la correspondiente Carta Ejecutoria de Hidalguía, que es el documento que aportamos.

Texto completo traducido por nosotros en:

http://es.calameo.com/read/000047119bca034eba4e8

Foto de la boda de Constantino Crespo Ortiz (1904)

A su nieto Ramón Echezarreta Crespo, agradecemos la foto que nos ha enviado de la boda de su abuelo Constantino Crespo con Marina Carmada en San Sebastián el 01-06-1904.

Constantino Crespo Ortiz nació en Elciego  el 12-03-1873. Era hijo de  Juan Crespo Esnarriaga, organista que tuvo larga trayectoria en Elciego desde 1848 hastas 1878 y nieto de otro organista afamado de San Vicente de la Sonsierra, Marcelino Crespo. Casado en primeras nuncias con una de las Ruiz de Ubago  en Elciego el 12-02-1851, Magdalena Ruiz de Ubago Fernández de Nalda, enviudó pronto y contrajo segundas nuncias con María Ortiz,  siendo relegado del complejo y alborotado clan de los Ruiz de Ubago.

Boda de Constantino Crespo Ortiz y Marina Cardama. San Sebastián 01-06-1904

Agradecer también a todas aquellas personas que nos están aportando fotos de sus familiares antiguos y que de esta manera estamos divulgando para conocimiento de todos los que tenemos afecto por Elciego y contribuyendo a que estos materiales gráficos no se queden en el olvido e incluso perdidos. Gracias. Eskerrikasko

La Familia Ruiz de Ubago

LA FAMILIA RUIZ DE UBAGO

4 siglos con protagonismo en la vida de Elciego

 

Una de las familias que más  continuidad y relevancia ha tenido en la vida social, política y económica desde que Elciego llegó a su mayoría de edad en 1583 hasta mediados del XIX , fue la de los Ruiz de Ubago.  Su intensa y diversa actividad en la gestión de los poderes durante estas casi cuatro centurias, aporta datos para elaborar trabajos extensos e interesantes sobre el pasado de nuestra villa. Intentaremos con estas líneas esbozar unas pinceladas que nos muestren los rasgos más significativos de esta peculiar estirpe.

1583.-Elciego obtiene el título de Villa

A mediados del XVI, una de las familias más relevantes y con presencia en los puestos de representación en la Villa y Tierra de Laguardia era la de los Sáenz Navarro. Juan Sáenz Navarro, hombre con prestigio y con diversos cargos públicos, fue uno de los protagonistas de la tramitación de la Carta Ejecutoria y uno de los recaudadores del dinero necesario para pagar dicho título. El apoyo lo tuvo en su yerno, Vicente Ruiz de Ubago, quien posteriormente sería el primer Alcalde de la Villa en 1583.

Los Sáenz Navarro y los Ruiz de Ubago eran poseedores de casas y  abundantes tierras en toda la ladera sureste hacia el río Mayor de la aldea de El Ciego, situada en la colina con su ermita, en torno a lo que hoy es la plaza. Es muy posible que la ubicación de la parroquia de San Andrés en un lugar tan desnivelado y sorteando un cauce de agua, fuera decisión de estas familias pudientes, al erigir el fastuoso santuario en sus terrenos y colindante a sus viviendas. No rechazamos la posibilidad de que en el terreno donde se levantó la Parroquia hubiera una antigua ermita (la del barrio de abajo).

escudo

(Carta de Hidalguía.- Documento cedido por la familia Diez Caballero)

Origen de los Ruiz de Ubago y la Carta  de Hidalguía

Los Ubagos estaban asentados en varias poblaciones de la zona: Santo Domingo de la Calzada, Laguardia, Cenicero, Samaniego, Leza, San Román de la Sierra…… Gonzalo Ruiz de Ubago, nacido en Cenicero, fija su residencia en la aldea del Ciego en la primera mitad del siglo XVI tras matrimoniar con María González de Samaniego. Fruto de este casamiento nacerá Pedro Ruiz de Ubago quien enlazará con Gracia Sáenz de Samaniego, siendo uno de los más ricos y hacendados de la aldea en toda la mitad del siglo XVI.

Sucesor del clan tenemos a  Vicente Ruiz de Ugabo Sáenz de Samaniego, quien tras participar con su suegro en la enajenación de la aldea del Ciego de la villa de Laguardia , pleitea en 1585 enValladolid contra el Concejo de la reciente villa para obtener la carta de Hidalguía, perteneciendo así al estado de los hijosdalgos y consiguiendo los privilegios y exenciones tributarias. En dicho documento. Diversos testigos reconocen a Vicente como poseedor “ de unas casas en la dicha villa del Ciego, de las principales de ella, tierras de pan lleva, viñas en mucha cantidad de manera que siempre había sido de los ricos y hacendados de la dicha villa” .

Enlaces Familiares

La continuidad del clan de los Ruiz de Ubago a través de los siglos posteriores va a estar muy consolidada y definida. Su papel protagonista, de gestores de un importante patrimonio y controladores de poderes religiosos y civiles, tanto de la villa como de poblaciones limítrofes, lleva a las distintas generaciones a políticas matrimoniales con las familias más relevantes en cada siglo.

En el s. XVII les vemos emparentados con los Sáenz Navarro, Navarrete Ladrón de Guevara, Jiménez, Mendiluce, Martínez Heras,  Caicedo, Martínez de la Peciña, Sáenz de Olano, Sáenz de Navarrete, Martínez de Olano, …..

En el s. XVIII la influencia de la familia se traslada en parte a Logroño con Vicente Ruiz de Ubago Navarrete Ladrón de Guevara, emparentando con los Maridueñas. Se trasladan nuevamente a  Elciego tras contraer matrimonio con la familia Busto, de Viana. Durante este siglo emparentan con los Ibáñez de Medrano,  Maridueñas, Sánchez Samaniego, Ramírez de la Peciña, Sañudo, Baquedano (Marqués de Fuertegollano) …..

Con los hijos de Vicente Ruiz de Ubago Navarrete, residente en Logroño, la familia fortalece  su presencia en tres poblaciones de la zona alavesa: Vicente Ruiz de Ubago Maridueñas continúa la saga en Elciego, Francisco traslada su residencia a Lapuebla de Labarca y Tomás lo hace en Baños de Ebro.

En el XIX los descendientes de los matrimonios anteriores  ramificarán la familia y harán que el apellido se vaya eclipsando por transmisión femenina en Elciego y continúe en las otras poblaciones: Lapuebla de Labarca y  Baños de Ebro. En nuestra villa emparentan con los Diez Caballero, Medrano, Lamaza,….. y con el organista Crespo. Curiosamente el ramo de Lapuebla de Labarca matrimonia con la hija de Juan Monturus ( el organero galo que construyó el órgano actual de la Parroquia de San Andrés)

El Mayorazgo

Escudo Piedra Casa

La unión de las tierras y edificios en una única herencia que se transmite por vía de varón primogénito ha sido una fórmula utilizada por las familias propietarias en nuestra zona desde el siglo XVII hasta mediados del s. XIX. La fórmula del Mayorazgo, ha sido procedimiento válido de las familias pudientes para el mantenimiento del patrimonio y transmisión de la propiedad de la tierra en pocas manos.

El Mayorazgo de los Ruiz de Ubago fue uno de los más antiguos de la villa, posiblemente el más nutrido, y el que más protagonismo ha tenido en el pasado y presente de Elciego.

En 1594 se funda el Mayorazgo de los Sáenz Navarro. Posteriormente, en 1673, Vicente Ruiz de Ubago Sáenz Navarro, toma posesión de dicho Mayorazgo por ser el nieto mayor.

Firma D. Francisco Ruiz de Ubago

 (Firma de Francisco Ruiz de Ubago Navarrete)

 

En 1693, Francisco Ruiz de Ubago Navarrete Ladrón de Guevara, uno de los clérigos más influyentes en nuestra parroquia y como beneficiado de ella, fundó un Mayorazgo, que sería el inicio del Mayorazgo de los Ruiz de Ubago, pasándoselo ese mismo año a su hermano Vicente. En las cláusulas testamentarias, aparte de la obligación de misas, novenas y rezos pagados por las almas de distintos familiares, se obliga a costear los estudios de los poseedores del Mayorazgo, así como la carrera de Armas  y en otras ciencias  a dos estudiantes de la familia para profundizar en la gramática y en la Universidad. Si algún descendendiente quisiera realizar estudios eclesiásticos, se pagarían con una cantidad fija destinada y contemplada para tal fin. Transmite también su voluntad de que en la ermita de la Virgen de la Plaza se funde un convento de monjas Brígidas, “por el cariño que le tiene a dicha congregación.”

En 1711 Vicente Ruiz de Ubago y Navarrete Ladrón de Guevara hereda de su padre los títulos de regidor perpetuo de la ciudad de Logroño y alférez mayor de Elciego. Une los dos mayorazgos, el de los Sáenz Navarro y el fundado por su hermano Francisco. La tenuta de los dos mayorazgos unidos y las reclamaciones de los parientes por la posesión uno de ellos, va a ser uno de los desencadenantes de conflictos y pleitos entre los sucesores de la familia de los Ubagos.

Hacia 1720 toma posesión del Mayorazgo Vicente Ruiz de Ubago Maridueñas, hijo del anterior, no sin tener antes polémica y pleiteos con sus hermanos porque no era el primogénito. Le acusaron de desfalcos y de utilizar dineros con fines personales y militares. Para conseguir la titularidad de los mismos, debe pedir justicia porque ejerce el oficio de Alcalde.

En 1751 el Mayorazgo pasa a manos de Vicente Ruiz de Ubago Busto, a pesar de no ser el primogénito, quien lo mantiene hasta 1783 habiendo añadido antes a su patrimonio personal otras heredades venidas por diversos ramos.

En 1788 se hace cargo del patrimonio familiar Josef Ruiz de Ubago Busto, hermano del anterior y primogénito, formado en el prestigioso colegio de élite de Santa Cruz de Valladolid, trasladándose posteriormente a la Villa y Corte madrileña. Llegó a pertenecer al Consejo de Su Magestad y ser Fiscal de la Casa y Corte. Persona importante en la Corte Real, siempre interesado por su pueblo natal,  al que se retiró al final de su vida, gozando del Mayorazgo apenas durante 58 días.  Sus bienes lo administraban sus sobrinos, principalmente Antonio Ibáñez Ruiz de Ubago, clérigo de ración entera en la Iglesia de Elciego. Josef Ruiz de Ubago era persona célibe y entregada a los estudios. Fue el que hizo colocar el escudo papal en la entrada principal de las casas del Mayorazgo (actualmente C/ Concepción, 7), cuyo denominado “gabinete de D. José” estaba en uno de los laterales de la entrada. A su fallecimiento el Mayorazgo queda vacante y se suscitan pleitos por la sucesión.

1771-12-15 Felicitación de Navidad-José Ruiz de Ubago y Busto al Cabildo de Elciego

(1771 felicitación navideña de José Ruiz de Ubago Busto al Cabildo de Elciego)

Juan Antonio Ruiz de Ubago, primo del anterior, no nacido en la villa, enfermo e impedido a lo largo de toda su vida y con residencia en Málaga por motivos de salud, consigue la titularidad del Mayorazgo.  Durante su estancia en la capital andaluza, deja los poderes a sus hermanos Joaquín, clérigo Arcediano en Logroño y a Francisco Javier, residente en Nájera.

Juan Antonio regresa a Elciego hacia 1792, teniendo que enfrentarse personalmente a los malos usos y costumbres de sus parientes sobre la utilizacione de las posesiones del Mayorazgo, principalmente de las casas de la Calle Concepción. La mezcolanza y unión de las casas de los Mayorazgos de Sáenz Navarro y Ruiz de Ubago (Calle Concepción, 1, 3, 5 y 7), va a ser uno de los conflictos más dirimidos con sus parientes. Sin hijos y con litigios con la mayoría de sus parientes de Elciego, hace testamento en 1845. Toma la determinación de dividir el Mayorazgo en dos partes: una se la dejaría a su sobrino Marcial Ruiz de Ubago (residente en Lapuebla de Labarca) y la otra a Marceliana Hurtado de Amézaga, vitoriana que con otras dos hermanas, también solteras,  hacia 1820 se habían trasladado a vivir a Elciego y habían mantenido muy buena relación con el matrimonio Ruiz de Ubago- Turpín. Marceliana Hurtado de Amézaga, sin matrimonio ni descendencia, deja su herencia en 1858 a su hermano Guillermo Hurtado de Amézaga, Marqués de Riscal y residente en Burdeos. Éste es el origen de la presencia del Marqués de Riscal en Elciego. Marceliana recibe del Mayorazgo 82 fanegas de piezas para sembrar, 360 obradas de viña, el molino de Edesilla, el Cerrado, la casa de Cantón de la Concepción nº 10 y otras pequeñas heredades.

Vicente Ruiz de Ubago

Firma Vicente Ruiz de Ubago

Muchos Vicente Ruiz de Ubago ha habido en la historia de Elciego. El nombre de Vicente es de los más utilizados entre los varones de la familia, existiendo también el de Vicenta en la versión femenina. Es muy probable que este hecho tuviera relación con el Santo de nuestra antigua ermita, ya que la familia siempre ha sido benefactora de ella.

Podríamos hablar de los siguientes protagonistas con el nombre de Vicente:

–         Vicente Ruiz de Ubago Sáenz de Samaniego, primer Alcalde de Elciego y negociador de la Carta Ejecutoria en 1583 junto con su suegro Juan Sáenz Navarro.

–         Vicente Ruiz de Ubago Jiménez (nacido en Elciego en 1584)

–         Vicente Ruiz de Ubago Sáenz Navarro (n. en Elciego en 1619)

–         Vicente Ruiz de Ubago Navarrete (n. en Elciego en 1643) regidor perpetuo de la ciudad de Logroño y alférez mayor de Elciego

–         Vicente Ruiz de Ubago Martínez de Peciña ( matrimonia en Elciego en 1664)

–         Vicente Ruiz de Ubago Maridueñas ( nacido en Logroño), alférez de la ciudad de Logroño y posteriormente Alcalde de Elciego.

–         Vicente Manuel Josef Ruiz de Ubago Busto,(n. en Elciego en 1722) tenedor del mayorazgo

–         Vicente Ruiz de Ubago Ramírez de la Peciña (n. en Elciego en 1757)

Actividad económica de la familia:

 

Ya hemos comentado que la familia reunía en torno al Mayorazgo una de las mejores haciendas de la Era Moderna de Elciego; por lo tanto la agricultura era una de las fuentes de ingresos de la familia: tierras de cereal, viñas, huertas, ganado, oliva, molino,…..Estas actividades demandaban personal para el trabajo continuo y eventual. Hay contratos de cava de viña y de otras actividades agrícolas con gallegos y con personal local. La elaboración de vino en sus bodegas generaba también una actividad importante. El arrendamiento de tierras constituía un importante ingreso de dinero para los distintos propietarios.

La elaboración y venta de vino de sus viñedos de Elciego era una de las actividades productivas y comerciales. Vinificaban en sus lagares del casco histórico, descargando la uva por la C/ Bebedero y conservando los caldos en los calados debajo de la casa de la C/ Concepción 7. Posteriormente aumentaron su producción vinícola en las bodegas del barrio de Barrigüelo, donde disponían de hasta 5.000 cántaras de velez. La venta de vino a las tabernas de poblaciones limítrofes y de las provincias vascongadas, aparece a lo largo de todo el s.XVII y XVIII.

Los censos,  como así se denominaba al préstamo de dinero, fue una de las fuentes de ingresos más reseñables de los Ruiz de Ubago. Prestaron dinero a la Iglesia para realizar reformas, a familias relevantes para compra de propiedades, a pequeñas familias para subsistencia ….eran los auténticos banqueros de la época. Su actividad hipotecaria trascendía los límites locales y vemos abundante documentación de censos dados a personas de poblaciones limítrofes. Por la cantidad de censos emitidos por la familia en el XVII y XVIII , así como por la cuantía de muchos ellos, nos lleva a la deducción de que eran uno de los prestamistas más importantes de la zona.

La milicia siempre ha estado presente en la familia. Varios de ellos ostentaron el cargo de Alférez Mayor de la villa de Elciego. En la cláusula testamentaria del fundador del Mayorazgo, rezaba bien claro: “haya de dar en cada un año para ayuda de estudiar a la Carrera de Milicia 250 ducados a los hijos y sucesores varones”. Posiblemente la actividad militar no generara dinero, igual al contrario al tener que dotarse de caballerías y personal auxiliar; pero dotaba de prestigio, cercanía al poder y más de una influencia que traería recompensa por otros cauces.

 

Posesiones de los Ruiz de Ugago

            Aparte de lo que comentaremos a grandes rasgos de las posesiones en Elciego,  fruto de los puestos relevantes que tuvieron en Logroño y los matrimonios con otras familias pudientes de la zona, tendrán importantes posesiones en Logroño y Lardero.

En Elciego era propiedad de la familia toda la ladera Sur desde las casas del mayorazgo hasta el Río Mayor y continuando por la zona de La Vacada y los Barrancos. Las casas residenciales estaban en toda la manzana de la Calle Concepción 1-3-5 y 7 con su parte trasera hasta la calle Bebedero (donde tenían huerto, lagos, calado y otras viviendas). Pertenecían a la unión de los dos Mayorazgos: el de los Sáenz Navarro y el de los Ruiz de Ubago. Se fueron comunicando unas casas con otras, con lo que en los conflictos familiares vinieron reclamaciones de pertenecencia a una u otra titularidad.  En 1714 el matrimonio de una de las hijas con José Antonio Baquedano Rada Azpilicueta , Marqués de Fuertegollano, impulsa la construcción de un nuevo edificio adosado a los anteriores: el actual Concepción número 1, orientando su fachada principal a la calle del Barco y luciendo en ella el escudo de armas de los Ruiz de Ubago. La actual vivienda de la Calle del Barco 13  pasó a manos de uno de los mayordomos que trabajó para la familia. Las actuales casas de la Calle Concepción 4-6-8 y 10 con sus lagos y corrales, fueron construcciones posteriores encaminadas fundamentalmente al personal que trabajaba las tierras del mayorazgo y al  aumento de la producciòn de vino. La actual casa con el número 2, la de la Virgen de la Concepción, aparece en el testamento de Francisco Ruiz de Ubago en 1662. También tenían casas en la Plaza Mayor: la actual número 4 y otra en la parte opuesta de la Plaza.

El lugar   que hasta hace poco hemos conocido como “El Cerrado” ha pertenecido al Mayorazgo desde su fundación. Allí se ejerció intensa actividad hortícola y hasta es posible que tuvieran canalizaciones particulares de agua y regadío.

Continuando con la otra parte del Río Mayor, La Vacada, los Barrancos y El Sequero, eran tierras del Mayorazgo. La construcción de la primitiva bodega del Marqués de Riscal (1863-1868) se realizó en los terrenos provenientes del Mayorazgo.

En el barrio de Barrigüelo tuvieron varias bodegas, aumentando la producción vinícola entre el XVII y XVIII. El covachón de Barrigüelo tenía capacidad para 5.000 cántaras y posterioremente en él se realizó parte del plan experimental en Elciego de Diputación con Pineau en 1862. En esa misma bodega inició su andadura vinícola el Marqués de Riscal (Guillermo Hurtado de Amézaga) ese mismo año de 1862 con su nuevo sistema de vinificación, hasta 1868 donde se vinificó en la nueva bodega al estilo francés diseñada por Bellsolá.

El Molido de Desilla, o Edesilla como aparece en muchos documentos, tuvo mucha actividad bajo los Ruiz de Ubago.  Aparte de las viñas cercanas al molino, en la desembocadura del Río Mayor tenían huertas. Al lado quedaba el paso del Barco, para cruzar el  río Ebro, de titularidad municipal.

Numerosas viñas, tierras de cereal, olivos, corrales de ganado,etc….

Presencia en el Clero

La presencia de los Ruiz de Ubago en el clero también fue muy importante, como no podía ser de otra  manera. Todas las familias influyentes de la villa encauzaban a uno de sus hijos en la gestión de las almas y de los beneficios que los Diezmos y Primicias generaban en la Parroquia. El poder religioso, social y económico del clero de nuestra villa fue muy reseñable a lo largo de todo el Antiguo Régimen.

Señalamos los clérigos Ruiz de Ubago más significativos:

–         A finales del XVI está Pedro Ruiz de Ubago, clérigo y Beneficiado de la parroquia de San Andrés de Elciego y Francisco de Ubago, clérigo en Cenicero.

–         A principios del XVII está Juan Ruiz de Ubago, clérigo y beneficiado

–         A finales del XVII es importante la gestión de la Iglesia de Elciego de Francisco Ruiz de Ubago Navarrete, fundador del Mayorazgo, presidente del Cabildo y beneficiado de ración entera.

–         De esta misma época es Manuel Francisco Navarrete Ladrón de Guevara Ruiz de Ubago, enlazado por vía materna con toda la saga de los Ubago. Alumno del colegio Santa Cruz de Valladolid llegó a Arzobispo de Burgos, dejando muchos restos de aportaciones y otros favores en nuestra villa.

–         Comenzando el XVIII tenemos a Joseph Ruiz de Ubago Maridueñas, que no es nacido en Elciego, pero la relación con la villa es notoria. Alumno del Colegio Mayor Santa Cruz de Valladolid, pasó a la Universidad de Salamanca donde ejerció en 1703 de Rector, cargo que recaía en un alumno, normalmente por poderío económico y social. Presbítero y beneficiado de ración entera en la parroquia de Elciego y Arcediano en San Pedro en la Colegial de la Redonda de Logroño.

–         Joaquín Ruiz de Ubago, Arcediano Dignidad de la Catedral de Logroño

–         Antonio Clemente Ruiz de Ubago, Arcediano de la Colegiata de la Ciudad de Logroño.

xxxxxxxx

Estas han sido a grandes líneas la descripción de la presencia y gestión de los poderes de la familia más relevante de la Historia Moderna de Elciego. Hoy el apellido Ruiz de Ubago es un recuerdo nombrado en todos los aconteceres históricos de nuestra villa, pero desaparecido de entre nuestros vecinos. Sólo la presencia de un eslabón femenino del ramo enclavado en Lapuebla de Labarca, Encarnación Ruiz de Ubago, venida a nuestra villa al casarse con un tío carnal del que estas líneas escribe, deja una huella real de este apellido tan emblemático en la historia de Elciego.

Jesús Fernández Ibáñez