Foto antigua: Juego de la pelota en la Plaza Mayor

Oso argazki polita esku pilota aritzen Enparantzako Andra Mari Baselizaren horma erabilten.

ERMITA ELCIEGO ANTIGUA retocadaPreciosa foto proporcionada por la familia Bañares en la que contemplamos el juego de la pelota en la pared de la Ermita de la Virgen, en la Plaza Mayor. Podríamos ubicarla en la década de 1920.

El juego de la pelota aprovechando la pared de la ermita está datado ya en el siglo XVII, donde encontramos las distintas prohibiciones realizadas por el Visitador de la Diócesis. En la década de 1960 aún se podía leer un letrero pintado en la propia pared donde decía ” Prohibido jugar a la pelota bajo multa de 25 pesetas“.

 

Anuncios

EL JUEGO DE LA PELOTA A MANO EN ELCIEGO

Azken mendean zehar pilota jokua izan da Ziekotarren artean garrantzitsuenetariko bat. Jaietarako lehiaketak ari ziren udaro gazteak jo ta ke. Azken boladan, nahiz eta bi pilotalekua izan zaletasuna eta pelotariak momentu on batean ez daude. Ea etortzen diren garai hobe eskuz pilota kirolarako.

Imagen

El juego de la pelota a mano ha tenido gran tradición en nuestro pueblo como elemento de diversión entre los jóvenes y como una de las atracciones más relevantes de las fiestas de septiembre en toda la segunda mitad del siglo XX.

Es difícil datar cuándo comenzó a haber presencia del juego de pelota a mano en Elciego. Por una parte, contar con una pared recta de piedra de sillería, sin vanos, sólo podría encontrarse en los edificios religiosos y éstos estaban muy protegidos por el clero local y por el respeto a los lugares sagrados. Por otra parte, el disponer de una pelota, con su construcción perfeccionada para rebotar en el suelo, es un artilugio más propio de años más modernos que de siglos pasados.

El dato más antiguo que podría hacer referencia a algo parecido a estos juegos populares está  fechado en 1607, donde la plaza era el lugar de reuniones, juegos, diversiones  y otros menesteres de los habitantes locales. A principios del XVII la plaza tenía su ermita; un edificio anterior y más pequeño que el actual, con su cementerio en la parte exterior. Las reuniones y juegos invadían en ocasiones el terreno mojonado para la finalidad religiosa y el Visitador de la Diócesis de Calahorra y La Calzada de ese año llamó la atención a este respecto: “…suelen los vecinos jugar a la calva, barral  y herrón y a gramar cáñamo y majar lino,  siendo como es muy grande indecencia que en lugares sagrados hagan semejantes juegos de donde podrían resultar pendencias y riñas que podría violarse el dicho lugar sagrado…”

               Pocos años más tarde, en la inspección realizada por el Visitador eclesiástico de la Diócesis de Calahorra en 1625 aparece la primera referencia al juego de la pelota, prohibiendo su práctica en la zona de la ermita y cementerio “ por su indecencia y falta de respeto”. Es difícil concretar qué juego de pelota era; pero utilizando cerca una pared de la ermita, podríamos estar hablando de los inicios del juego de la pelota en el pueblo.

Estas prohibiciones de los juegos de pelota en las paredes de los edificios religiosos perduraron hasta hace pocos años, donde aún podíamos ver en la ermita de la plaza el mandato escrito en la propia pared: “Prohibido jugar a la pelota bajo la multa de 25 ptas.”

Imagen

Más centrados en el tema que hoy abordamos, el primer dato concreto de lo qué es un frontón alejado de las paredes de los edificios religiosos,nos lo aporta un personaje muy concreto: José Murúa Mantxola. Natural de Legazpia y cantero de profesión; fue el que trajo el apellido Murúa a Elciego. Vino a trabajar en la construcción del puente del Ebro y participó en la ampliación de la primera bodega del Marqués de Riscal y en la construcción de otra nueva en 1883. En 1888 compró un terreno al Ayuntamiento  en las afueras del pueblo, cerca del barrio de Barrihuelo y junto al río Mayor, donde construyó su vivienda familiar y su mesón adosado para el negocio que continuó su hijo Nicanor. En una parte del terreno sobrante de su propiedad en esta zona de Extramuros, propone al Ayuntamiento en 1889 que le ceda un trozo de terreno colindante para construir “un juego de pelota … que sea regularmente construido y con las condiciones indispensables a su clase…”. El Ayuntamiento accede a la petición por considerar el juego de la pelota de ” utilidad pública”. Sería éste el primer frontón “oficial” del pueblo.

En las primeras décadas del siglo XX el fútbol toma fuerza entre los jóvenes locales y este deporte va conviviendo con el de la pelota a mano. En las siguientes décadas la petición de los jóvenes al Ayuntamiento va a ser la de dotar al pueblo de lugares donde practicar estos dos deportes: un campo de fútbol y un frontón.

Tras la construcción de las escuelas  en la República y del cuartel de la Guardia Civil en la Pieza de la Villa unos años más tarde, se van haciendo planes de expansión urbanística con corte más moderno : construcción de viviendas y zonas de deporte.

En 1943 existe una propuesta de acondicionar un frontón en el patio de las Escuelas Viejas de la calle del Norte que no estaban siendo utilizadas desde hace más de diez años,  a la par que la construcción de un campo de fútbol al lado del Cuartel de la Guardia Civil. Idea que no se llevó a la práctica puesto que al poco tiempo, en  1945, se comienza la construcción de un frontón individual de juego de pelota en la pieza de la Villa, a la par que toda una urbanización de viviendas con  piscina  municipal incluida, la primera piscina pública de toda la comarca. Plan promocionado por D. Joaquín González Gallarza desde sus influencias en el gobierno de Madrid.

Esta construcción fue el motor para el juego de la pelota a mano en el pueblo en todos los años venideros. Al año siguiente, 1946 se publican en la primera edición del programa de fiestas de septiembre el primer desafío polotístico: “Grandes partidos de pelota a mano, por valiosos elementos amateurs y profesionales”.

En el programa de festejos del siguiente año, 1947, los pelotaris, tanto locales como forasteros, están reflejados con sus nombres deportivos:

“Día 7: Cantarín y Lechuga contra Atano VIII y Bojas

Día 8: Hermanos Calentarras de Laguardia contra Carmelo y Pardo, de Elciego

Día 9: Carmelo y Tobalina contra Pardo, Mariano y Félix y segundo partido Arrien y Arriarán contra Chiquito de Iraeta y Atano IV

Día 10: Titín y Chiquito de Navarrete contra Pablito y Vidaña, de Cenicero”

 Así continuará toda la década de los cincuenta y los sesenta, donde hay iniciativas privadas de cerrar ocasionalmente el frontón para poder traer pelotaris de renombre e impulsar las fiestas patronales. Esta afición al juego de la pelota va creando  una nutrida cantera de aficionados locales que dan vida al frontón y fortalecen la práctica del juego de la pelota en los años siguientes: Carmelo, Antonio Pardo, Santiago del Río, Aurelio Seigido, Daniel Longrande “Mariano”,  Hermanos Heras,   Hermanos  Palacios, Manolo Gómez, José Luis Uribe, Miguel San Andrés…( y muchos otros que se nos quedarán en el olvido)  Se organizan todos los años torneos veraniegos, para recreo y disfrute de vecinos y veraneantes en las semanas previas a las fiestas patronales, donde se celebraban las finales de estos campeonatos. Esta intensa actividad de recreo estival se mantuvo hasta finales del siglo XX.

Imagen

El año cumbre de este deporte para los pelotaris locales es en 1967, cuando Jesús Heras participa en la final del V Campeonato de España de los Juegos Nacionales de la OJE (Organización de las Juventudes de España) en la categoría de “arqueros”, hasta los 17 años, de pareja con Miguel Angel López, de Laguardia. Vencieron a la representación guipuzcoana por 22-17, obteniendo trofeo y medalla de oro de estos campeonatos.  La pareja que se clasificó hasta la final estaba formada por Jesús Heras y Manolo Murúa, los dos pelotaris de Elciego. Ocurrió que días anteriores de este acontecimiento, Manolo se lesionó la mano en la fabricación de pan, actividad de la familia; por lo que a última hora hubo que recurrir al pelotari de Laguardia.

“Alma mater” de todo este trajín veraniego en el frontón fue Daniel Medrano “Mariano”; pelotari, botillero, animador y entrenador de jóvenes aficionados. Siempre se le ha recordado por su buen hacer por la pelota local y así se lo mostró el pueblo en el homenaje que se le tributó

En septiembre de 1993 se inaugura un frontón polideportivo, cubierto y con medidas reglamentarias para partidos profesionales. Su inauguración y durante algunos años fue escenario de los mejores profesionales de la pelota. También sirvió para que jóvenes locales se aficionaran al juego de la pelota a mano y participaran en diversos campeonatos. Un local añorado  por muchos deportistas que dejaron sudor y sueños en el frontón viejo.

Hoy la pelota en Elciego ha descendido vertiginosamente a pesar de tener protagonismo en televisiones, de ser un deporte profesionalizado y contar con gente cercana en su impulso y divulgación. En la actualidad en Elciego tenemos locales para la buena práctica de este deporte tan enraizado en nuestra tierra; pero las modas varían y los intereses caminan por otro lado.