1824.-DOTE Y COMPROMISO MATRIMONIAL DE D. GUILLERMO HURTADO DE AMEZAGA Y Dª GERTRUDIS BALMASEDA

Guillermo Hurtado de Amézaga eta Gertrudis de Balmaseda Gasteizen ezkondu ziren 1824an. Garai hartako ohitura jarraitzen dotea elkarri eman zioten

Matrimonial

Guillermo Hurtado de Amézaga Zubía nació en Vitoria el 25 de junio de 1795, hijo del matrimonio de Juan Gualberto Hurtado de Amézaga y de Jacoba Zubía. Fue el primogénito de una saga de seis hermanas que el matrimonio Hurtado de Amézaga Zubía trajo al mundo. Tres de estas hermanas se trasladaron jóvenes a Elciego falleciendo y siendo enterradas en nuestra villa: Felicias en 1822, María en 1845 y finalmente Marceliana en 1858. Esta última será la que deje este mismo año la mitad del Mayorazgo que heredó de los Ruiz de Ubago a su hermano Guillermo, que residía en Burdeos. Así se inicia la andadura vitivinícola del Marqués de Riscal en Elciego.
Guillermo Hurtado de Amézaga contrajo matrimonio con Gertrudis de Balmaseda el 22 de Julio de 1824 en la Iglesia de San Pedro de Vitoria. El Marqués era hijo de Juan Gualberto Hurtado de Amézaga, natural de Villaro y de Jacoba Zubia, ambos difuntos cuando se celebró el matrimonio. Gertudis de Balmaseda Mateo era natural de Santo Domingo de la Calzada e hija de José Carlos de Balmaseda, ya difunto, y de Ursula Mateo, también vecinos que fueron de Santo Domingo de la Calzada.
Como era habitual en su época , y más aún en las familias pudientes que aportaban bienes al matrimonio, se celebraron las dotes matrimoniales el 7 de Julio de ese mismo año.Matrimonial2
Guillermo de Amézaga era poseedor de los Mayorazgos vacantes por fallecimiento de su padre y las rentas que producían; bienes que llevó al matrimonio. Por vía de arras dotó de la quinta parte de todos los bienes
La madre de la novia, Dª Ursula Mateo, aportó a su hija la herencia legítima paterna, valorada en ciento sesenta y tres mil ciento veinte y ocho reales vellón. Por parte de herencia materna le mandó ciento sesenta y tres mil ciento veinte y ocho reales; haciendo un total de doscientos ochenta y tres mil ciento veinte y ocho reales vellón en dinero metálico; cantidad que estaba cobijada por el hermano de la novia Juan Domingo de Balmaseda, vecino de Madrid y dedicado al comercio.
Se declara también en el compromiso matrimonial, que lo que viniera por vía de regalo de su madre, hermanos, parientes y amigos, lo aportaría también al matrimonio.
Todo esto se materializa en otra escritura de carta de pago fechada el 25 de septiembre, dos meses más tarde de celebrarse el matrimonio. Ahí se tasan y contabilizan las alhajas y preseas y  los regalos realizados a la novia y que se aportan como bienes matrimoniales:
– Un collar y pendientes de brillantes y perlas…………………..….9.000rs
– Un aderezo completo de corral………………………………………………500 rs
– Dos sortijas de brillantes ………………………………………..………….1.400 rs
– Una cadena de oro con su reloj……………………………………………..900 rs
– Un par de pendientes de amatita…………………………………………..320 rs
– Un necesario de concha……………………………………….…………………500 rs
– Una escribanía de plata………………………………….……………………1.000 rs.
– Un par de candeleros, espabiladera y platillo de plata………..1.600 rs
– Un reloj y dos jarrones de alabastro…………………………………..…1.300 rs
– Un tocador de caoba…………………………………………………………….1.600 rs
– Un piano…………………………………………………………………………..4.000 rs
– Veinte vestidos de percal y seda……………………………………..……5.700 rs
– Un velo de punto redondod, mantillas y velos de tul……………1.800 rs
– Ocho chales de cachemir y merinos…………………………………..…4.600 rs
– Siete docenas de camisas a ochenta reales……………………..….6.720 rs
– Diez y ocho zagalejos y diez y ocho batas de cama a cincuenta reales…………1.800 rs
– Ochenta y cuatro pañuelos a diez y seis reales………………..……1.344 rs
– Setenta y seis pares de medias de seda y algodón a veinte y dos reales……1.450 rs
– Diez y ocho pares de zapatos a veinte reales……………………….….360 rs
–                     TOTAL…………………………………………………………..….45.894 rs

Firmas(Documentación extraída del Archivo Histórico Provincial de Alava.- 1824.- Gabriel de Aragón.- Prot. 8716 )

Anuncios

El último Barco de Elciego.- 1861

Aurreko mendeetan Ebro ibaia pasatzeko, ontziak edo gabarra erabili zuten. Azkena 1861garren urtean hondoratu eta desegin zen.

Sin título(Archivo Provincial de la Diputación de Alava.-Armario 25, legajo 11, nº26)

A lo largo de los siglos precedentes, el paso del río Ebro a la parte de Castilla, se realizaba a través del barco que estaba situado en las proximidades del actual puente. Los puentes de Logroño y de San Vicente de la Sosierra eran los dos conductos más utilizados para el paso de mercancías de una margen a otra. Pero había también puntos intermedios donde, por medios de barcazas y otros artilugios, se solucionaba el tránsito de personas, caballerías y pequeñas mercancías de una provincia a otra. El caso del nombre de La Puebla de La Barca, es un testigo más de barcos y barcazas empleados para cruzar el Ebro.
En el caso de Elciego, el barco era una herramienta importante en la vida cotidiana; y como tal, el Ayuntamiento era el propietario del mismo, arrendando anualmente su usufructo por medio de un remate. Como vestigio de esta actividad, tenemos la calle del Barco, que desde la Plaza mayor se encaminaba hacia el camino que conducía al río Ebro. La trazado de la carretera actual es fruto de la construcción del puente en 1862, siendo el camino antiguo al barco el que discurre paralelo al Río Mayor, atravesando la zona de los Barrancos y la Fuente del Fraile hasta la desembocadura en río Ebro.
Los movimientos y las negociaciones de los caminos de hierro o ferrocarriles y su travesía final por la margen derecha del Ebro, suscitaron en las autoridades locales y forales proyectos para facilitar el acceso cómodo de las mercancías al transporte ferroviario. Uno de ellos fue el inicio de la construcción de un puente que uniera la Rioja Alavesa y la nueva estación en el término de Cenicero en 1862.
El hundimiento por deterioro del barco de Elciego el 21 de diciembre de 1861, hizo que el Alcalde Román Ramírez pusiera el hecho en conocimiento del Diputado General para acelerar aún más la construcción de un puente de piedra.
Dice así el escrito:
“Elciego 21 de Diciembre de 1861
Sr. Diputado: en la mañana de este día se ha encontrado el barco de este pueblo del río Ebro sumergido en su fondo sin otra causa que el estado de deterioro en que se halla.
Aunque piensa este Ayuntamiento hacer en dicho barco, caso de poder extraerlo del fondo del agua, una suposición, nunca será duradera y solo sí paliativa, a no ser haciendo otro barco nuevo que consumiría, a no dudarlo, una porción de miles a los fondos municipales sin sacar los productos que pudiera dar.
Esta ocurrencia la pongo en conocimiento de Vd sin más objeto que ponerlo al alcance de su ilustración y con este motivo se pone a las órdenes de Vd su más atento y seguro servidor
El Alcalde.-Román Ramírez”

Padre Merino- 1818 Tratado de Poesía Latina y Castellana

Gure eskuetara liburu hau ailegatu da. Gure blogean aipatu eta eskeini liburutxo osoa konbenigarria dela ikusi dugu. Honela aberastuko dugu gure bloga eta Eltziegoko patrimonio kulturala ere.

IMG_3082a

 

Hacia 1818, se encarga a la imprenta de Repullés en Madrid, una segunda edición del “Breve tratado de poesía latina y castellana, dispuesto para el uso del Real Seminario de Escuelas Pías de San Antonio Abad” obra escrita por el Padre Andrés Merino de Jesucristo, en 1781.
Al ser un manual académico, un libro para el estudio de la materia, el texto se configura mediante una división en tres libros que, a su vez, se subdividen en capítulos cuyo contenido se va desglosando mediante una estructura de pregunta-respuesta. Esta disposición es bastante habitual en los textos académicos de la época ya que facilitaba el estudio y organizaba claramente el contenido.
El Padre Merino, por lo tanto, divide su tratado en tres libros divididos en tres capítulos exceptuando el tercero libro, que lo divide en cuatro apartados.

En el Libro primero, aborda la poesía desde un punto de vista general. Habla de cuestiones como ¿Qué es la poesía? así como su causa y fin.
La Ilustración, periodo en el que se encuadra Merino, alaba los valores clásicos en contraposición al periodo anterior: el barroco, por lo que destaca la producción de los autores latinos como Horacio o Virgilio y señala, a Aristóteles como la autoridad a seguir en materia de creación literaria.
Como buen docente, Merino, propone una vieja idea renovada: la “formación y educación del buen gusto”, que será la base pedagógica imperante en el siguiente siglo.
Propone la vieja idea renacentista (muy imperante en el espíritu clasicista de la Ilustración) de la “mímesis” (imitación). Un buen autor, será aquel que sepa imitar a los clásicos llegando a superarlos mediante esa imitación. Para ello, es importante conocer los clásicos. Aquí entra en juego esa idea de “educar el gusto” para apreciarlos y asimilarlos.IMG_3118

En el Libro Segundo, aborda una concisa y exhaustiva clasificación de los poemas según su temática y estructura, llegando a hacer subdivisiones de géneros por la complejidad de su trama. Explica, de manera clara y sencilla, la estructura de los mismos haciendo que, la comprensión de cada uno de ellos, sea asequible al lector o estudiante que se acerque a este tratado.
De este segundo libro cabe destacar, que al igual que el primero, el Padre Merino, no se limita a ser un transmisor objetivo de conocimientos. En su exposición hace una crítica del estado de la poesía Castellana enfrentándola a la clásica Latina. Llega a decir que el género más noble es la Epopeya o poema épico (género que él mismo utilizará en alguna de sus obras critico-satíricas como “El poema a la Mujer Feliz…” (reseñado en este blog anteriormente) y que, en lengua castellana, no existe ningún poema épico auténtico al estilo clásico. (Casi llega a decir que toda la épica literaria es mediocre despreciándola incluso).
Trasluce su predilección por el ritmo simétrico, claro y breve en cualquier composición recomendando, esas tres características, a los estudiantes para sus composiciones.IMG_3189

En el Tercer Libro, aborda el género teatral explicando géneros como el drama, la comedia o la tragicomedia. Aquí, Merino, demuestra su absoluto conocimiento de los tratadistas clásicos con las definiciones y explicaciones que expone; con sus opiniones (como siempre, Merino prescinde de la objetividad a la hora de trasmitir sus conocimientos) y con cada uno de los ejemplos formulados.
También aborda, en este último libro, géneros menores como la égloga (muy de moda en el periodo renacentista) la elegía, silva etc…
En este último libro, el autor, hace una crítica feroz a los autores modernos que no siguen (que no imitan) a los clásicos y a los poetas renacentistas castellanos como Garcilaso o los Hermanos Argensola. Llega a decir que la mediocridad literaria surge desde el reinado de Felipe IV y dedica duras críticas a la creación poética contemporánea que no sigue un canon o tiene la elegancia simétrica de autores clasicistas como Moratín, Cadalso o Reinosa. No oculta su absoluto desprecio a aquellos que no gozan de una austera sobriedad en sus obras o no han asimilado el buen hacer de los clásicos llegando a vaticinar, de una manera mordaz e incisiva, un futuro abocado al olvido.

Lectura completa del libro

http://www.calameo.com/books/00004711987a01a2e4e86

 

1871 Contrato de las obras de reconstrucción del Puente de Elciego sobre el río Ebro

1871ko urtarrillaren 12an, goizeko zaspiretan Ebro ibaiaren uholdeak txikitu egin zuen zubia. Zubi horrek 1862 urtean hasi zen egiten. Oso bizkor lanean jarri ziren beste zubi bat eraikitzeko, eta laguntza eskatu zioten Ricardo Bellsolári.

 

1871 Proyecto Bellsolá

A las siete de la mañana del 12 de enero de 1871, la crecida impresionante del río Ebro iniciada en días anteriores, arrastró consigo el puente construido en 1862.

Una desgracia sin descripción para Elciego, puesto que ese puente construido a medias entre el Ayuntamiento y la Diputación de Alava, había sido el sueño para sacar los vinos al ferrocarril.  Nada más conocer la desgracia, se junta esa misma  mañana el Ayuntamiento con el Alcalde León Ibáñez , quien comunica la desgracia a la corporación:” a las siete de este mañana se ha hundido el puente de piedra situado en el rio Ebro que correspondía la Exma Diputación de esta Provicia y a esta villa y que al haberse quedado sin paso y sin comunicación tanto para el servicio de personas como para la extracción vinos y que creia que era urgente atender a un servicio tan perentorio y de interes para esta villa

Determinan ponerse en contacto urgente con la empresa “Barcos de Bilbao” para construir con urgencia una barcaza para poder cruzar a Castilla. A continuación se plantean la reconstrucción del puente, aunque “las arcas del Ayuntamiento habían quedado bastante exhaustas por la construcción del puente siniestrado.”  Manifiestan la necesidad de rehacerlo “ basándose en los mismos motivos expuestos para su construcción, haciendo constar los grandes perjuicios que se originarían a la Rioja Alavesa en caso de no llevarse a cabo su reconstrucción, urge repararlo lo antes posible, pues el sacrifico económico será menor ya que podrían extraerse y aprovecharse los materiales del puente derribado y emplear la piedra de sillería labrada, existente al pie del mismo.”(Libro de Actas Municipales)

IMG_9804 - copia

Se ponen en contacto con Ricardo Bellsolá, vinculado con Elciego, quien realiza el proyecto para iniciar la obra.

 

 

Exponemos aquí el contrato de obra; con multitud de detalles sobre su construcción y aspectos técnicos.

El puente de Elciego sobre el río Ebro es uno de los últimos que se realizaron íntegramente con piedra en todo el Estado.

1871 Plano Bellsola arco

Ver CONTRATO

http://www.calameo.com/read/000047119c0c8e7224c37

 

Nicanor Bañares Guinea

Bañares familia oso ospetsua izan zen gure herrian XVIII.mendetik gure egunetara. Hauetariko baten argazkia ekartzen dugu gure blogera.

Nicanor Bañares Guinea (2)

(Fotografía cedida por su biznieto Antonio Sáenz de Navarrete García)

Nicanor Antonio Bañares Guinea nació en Elciego el 12 de enero de 1861. Penúltimo hijo de una saga de ocho hijos que tuvo el procurador provincial Don José Ramón Bañares Barraycoa y de Tomasa Guinea Montoya . Matrimonió el 12 de septiembre de 1887 con Bárbara Concepción Ramírez Ibáñez, continuando teniendo una numerosa familia de nueve vástagos, falleciendo tres de ellos en el parto.

Los Bañares han sido una familia muy influyente en toda la vida social y económica de Elciego desde el siglo XVIII hasta nuestros días.

CARTA EJECUTORIA DE LA FAMILIA RUIZ DE UBAGO (1590)

Comienzo 2Comienzo 1“Ruiz de Ubago”tarrak Ziekoko historian oso garrintzi handikoak izan dira. Lehenengo Alkatea izan zena, Don Bizente, eta Maiorazgoko jabetasunean egon zirenak eta XIX.mendean lotura izan zuten Marqués del Riscal familarekin.

Comienzo 3Imagen 108

La familia Ruiz de Ubago  (https://elciegohistorico.wordpress.com/2009/09/04/la-familia-ruiz-de-ubago) ha sido una de las más importantes en la historia de Elciego en los siglos anteriores. El primer gran referente es Vicente Ruiz de Ubago Sáenz de Samaniego como Primer Alcalde de la Villa en 1583. Continuó con su mayorazgo y su presencia relevante en la vida municipal, social y cultural del pueblo hasta 1845 donde el último tenedor del Mayorazgo, Juan Ruiz de Ubago, lo divide entre sus dos sobrinos y Marceliana Hurtado de Amézaga, dando ésta inicio a la presencia del Marqués de Riscal en Elciego.

La Carta Ejecutoria de Hidalguía de la familia Ruiz de Ubago es uno de los documentos antiguos más desconocidos entre todos nosotros. La familia Diez-Caballero Cañas lo cobija como un gran tesoro; a la que agradecemos por dejárnoslo estudiar y publicar su contenido en estas páginas históricas y culturales de Elciego.

El documento habla del pleito iniciado en la Chancillería de Valladolid el 8 de mayo de 1585 entre Vicente Ruiz de Ubago (el que fuera el primer alcalde) con los Regidores, Oficiales, Alcalde y hombres buenos de la villa de Elciego representados por Lucas Jiménez. Aparecen varios testigos como Lorberte González (Clérigo beneficiado de la iglesia de Elciego), Pedro de Peñacerrada (morador en la villa),Julián García (morador en Cenicero), el Bachiller Zamudio (clérigo en Cenicero) , Juan Iñiguez (Alcalde de San Román de la Sierra, donde los Ruiz de Ubago tenían posesiones) entre otros.

Declaran sobre las posesiones, tributaciones y exenciones de Vicente Ruiz de Ubago (nacido en Elciego), de su padre Pedro Ruiz de Ubago (nacido en Elciego) y su madre Gracia Sáenz de Samaniego (natural de Leza), así como de su abuelo Gonzalo Ruiz de Ubago (nacido en Cenicero pero residente en Elciego desde su matrimonio con Mari González de Samaniego. También habla de que todos ellos participaban en las reuniones en la divisa del Señor Santiago en Navaridas, como hijosdalgo relevantes en la zona (Tierra y Villa de Laguardia).

La sentencia es recurrida por el concejo pero finalmente declara en 1590 a Vicente Ruiz de Ubago como hijosdalgo y familia exenta de tributaciones a través de la correspondiente Carta Ejecutoria de Hidalguía, que es el documento que aportamos.

Texto completo traducido por nosotros en:

http://es.calameo.com/read/000047119bca034eba4e8

El Aladro o arado romano

Aintizean animalien indarra aprobetxatzen zen lurra lantzeko; hortarako  erabiltzen  zen tresna “aladro” izenekoa zen. Erromatarren garaiatik ekarritakoa, eta XIX. mende arte erabilia. Mahastiak animaliekin lantzen ari direnean, tresna berriak erabiltzen zituzten lurra lantzeko.

Aladro

Hasta la segunda mitad del s. XIX, las tierras de pan, o piezas, se araban utilizando la fuerza animal con una herramienta llamada “aladro” o también arado romano. Ha sido el utensilio que se ha utilizado de generación en generación para abrir los surcos en la tierra , ararla y roturala; “romperla”  de alguna manera.  Las viñas y los majuelos se trabajaba manualmente con el “azadón” , llamado popularmente también “morisca”. La fuerza animal se utilizaba en la roturación de tierras y en la preparación de las piezas de cereal para la sementera; y la fuerza humana para cavar las viñas , escardarlas, acollarlas o morgonearlas. Con la modernización de los viñedos a finales del XIX, los modernos viñedos tras la filoxera se plantaron en hileras con calles o “anchas” de 160 x 160 (llamado este sistema ” al cuadro”) y posteriormente con “anchas” de 2 metros para facilitar las labores con maquinarias motorizadas.

Aladro con nombres

El “aladro” se hincaba en la tierra y trazaba los surcos con la fuerza motriz de un animal, generalmente mular, aunque también se ha empleado animal vacuno . No realizaba ninguna otra función  más que la de arar  la tierra. Posteriormente, otras herramientas  totalmente construidas en hierro, además de ararla, la volteaban; como fueron  las vertederas, los kerpis o los bravanes….contribuyendo notablemente así a la mejora de la roturación de las tierras.

El “aladro” o arado romano estaba construido con maderas, excepto la reja de hierro, que era la que propiamente rompía la tierra, y la clavija o el anclaje a las correas o cadenas que se unían al yugo del animal. A finales del XIX la construcción metálica de las herramientas sustituyeron totalmente a los antiguos arados romanos, dotándolos de más resistencia y rendimiento en el trabajo.

En la foto vemos un antiguo “aladro” utilizado hasta la entrada del siglo XX en nuestro pueblo.

EngancheRejaAsidero

Jean Pineau, el “maestro de cueva” bordelés que la Diputación de Alava trajo para innovar el vino riojano

Araba Errioxako blogean agertutako artikulua. Gure “Jean Pineau” ezin zuen falta blog honetan.

Artículo sobre Jean Pineau publicado en el blog de Rioja Alavesa

http://riojaalavesa.blog.euskadi.net/jean-pineau-el-mago-frances

firma Pineau

JEAN PINEAU

El “Maestro de Cueva” bordelés que Diputación de Alava trajo para innovar el vino riojano

               

La vitivinicultura tradicional riojana, tanto en su vertiente de cultivo de la vid como en la de la elaboración de los vinos, se venía transmitiendo de generación en generación a lo largo de varios siglos. Los terrenos más dificultosos o las terrazas de los montículos muy propios de nuestra orografía estaban destinados al cultivo de la vid, destinándose los más llanos y productivos a los cereales.

Tal y como rezan en los escritos antiguos  los trabajos realizados de “podar, cavar, espergurar, hedrar y morgonear cada año” los majuelos de una manera totalmente manual, donde la “obrada”, como superficie que acoge unas 200 cepas, era la referencia del trabajo de una persona en una jornada. A la hora de recoger el fruto, las comportas en los lomos de los animales mulares que accedían por las estrechas sendas, llevaban la “carga” de uva ( unos 184 kg entre las dos) hasta los lagares de piedra y los cubos de las cuevas o bodegas. Tras la fermentación del mosto, el pisado y el trujalado eran las siguientes labores hasta la primera trasmuda; separándose los suelos y heces del vino, que se depositaba en las cubas de los calados para ser posteriormente “aforados” por la autoridad municipal. Meses más tarde los “arrieros” llevaban en sus pellejos los vinos a las poblaciones que reclamaban bebida para sus tabernas. Un ciclo de trabajos anual que en muchas ocasiones se remataba forzadamente para la venta y posibilitar las cubas para la nueva cosecha.

Este esquema vitivinícola se venía cumplimentando a lo largo de varios siglos, siendo a finales del XVIII cuando la superproducción y la poca perdurabilidad del vino encendieron las alarmas de las personas más eruditas. Entre ellas el fabulista Samaniego, la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, el Diputado Valentín Verástegui…junto con las experiencias del clérigo Manuel Esteban Quintano en el XVIII y del Marqués de Murrieta en mitad del XIX, reflejan una necesidad de innovación en el vino riojano. A ello contribuyen las fuertes heladas y el ataque de oídium en 1855 o el inicio al siguiente año del proyecto de ferrocarril Tudela-Bilbao, que abre un nuevo panorama de mercados a los que hay que adecuar la perfecta conservación de los vinos para su venta y transporte.

La Diputación de Alava pone su maquinaria en marcha con ensayos y coordinación. Así el equipo formado por el Diputado General Ramón Ortiz de Zárate, el Marqués de Riscal residente en Burdeos y el Director de la Escuela Práctica de Agricultura, Eugenio Garagarza, deciden traer un “maestro de cueva” bordelés que instruya a los cosecheros alaveses en las mejores técnicas vitivinícolas. Así contratan a Jean Pineau en julio de 1862 quien residirá “en el País de los viñedos de la Provincia de Alava, llamado rioja Alavesa” y bajo las órdenes de Diputación, enseñará todos los trabajos relacionados con viñas, vinos y tonelería a los cosecheros alaveses.

Ese mismo verano de 1862 comienzan los preparativos para vinificar al estilo bordelés, utilizando cada cosechero que participe en el proyecto tres barricas con duelas de Estados Unidos, otras tres con duelas del País y una cuba de 50 cántaras. El entusiasmo y la ilusión por el proyecto se contagia entre los cosecheros, quien consideran a Pineau un auténtico mago que puede aportar solución a las continuas penurias del vino riojano. La participación en exposiciones da más solidez al proyecto, obteniendo reconocimiento y premios en Bayona y Burdeos. Para ello hay que vestir al vino con botella, corcho y etiqueta, algo totalmente desconocido en la zona; utilizando para ello la marca “Medoc Alavés”

9.-Etiqueta

El proyecto apenas dura seis años y Diputación tiene que rescindir los servicios del mago francés, porque los cosecheros deben invertir en infraestructuras (bodegas) y equipamientos (maquinaria y barricas), algo que sólo algunos ricos propietarios pueden acometer. Entre ellos el propio Marqués de Riscal, quien construye en Elciego la primera bodega de corte moderno para alargar la vida del vino en las barricas. Para ello manda al ingeniero Ricardo Bellsolá a tomar modelo en la propia bodega donde trabajaba Pineau, en Lanessan, en Cussac fort Medoc. Para su propio proyecto en Elciego, Don Guillermo Hurtado de Amézaga, contrata los servicios de Jean Pineau quien permanecerá en Elciego hasta su fallecimiento en 1889.

Con el Marqués de Riscal y Jean Pineau comienza en Elciego la primera bodega del nuevo vino riojano: nuevo sistema de elaboración, cuidado en barricas de 14 cántaras (225 litros), clarificado y preparado en botellas de vino para el mercado, con una etiqueta que le da nombre al producto. Por este motivo Marqués de Riscal es la única bodega de vino riojano que guarda en sus calados vinos desde 1862 hasta nuestros días. 152 cosechas ininterrumpidas de vino riojano, toda su historia.

Con Jean Pineau comienzan en el vino riojano las grandes innovaciones que aún hoy en día conservamos:

  • En la viticultura se comienza a plantar las vides alineadas en hilera o renque, para utilizar la tracción animal en los trabajos, se utilizan estacas en las plantas para elevarlas más del suelo, se mejoran y perfeccionan la poda, se emplean sulfatos, azufres y abonos para la mejora…..
  • En la vinificación se emplea el despalillado, las fermentaciones regulares y controladas, la utilización de barricas para la perdurabilidad, las trasiegas continuas, la clarificación con claras de huevo, ….
  • Con Pineau comienza la tonelería en la zona, comenzando con la primera escuela taller en Laguardia en 1864 y continuando con el taller de tonelería en la bodega del Riscal a partir de 1868
  • Con el proyecto “Medoc Alavés” y el posterior de la bodega Marqués de Riscal, el vino pasa de ser un producto genérico a ser presentado con una garantía sellada y etiquetada para hacerlo llegar así al consumidor.

 

 

LAS YEMAS DE ELCIEGO Y LOS CANNELÉS BORDELAIS

Cussacen egon ginenean Brun familiakoek gozarian gozoki berezi batzuk eskeini zizkiguten, cannelés bordelaise izenekoa eta gainera haiek egindakoa. Azaldu ziguten nola egiten diren eta nola gozoki horiek bat datoz ardoaren kulturarekin. Laister pentsatu genuen gauza berbera sortu zela gure herrian, Pérez gozotegian.

IMG_0836

En la reciente visita que hicimos a Cussac, tras la agradable acogida que nos hizo la familia Brun en su Chateau de Lauga, sin olvidar el agradable e inolvidable trago de cognac que nos obsequiaron de víspera a José Luis Gallego, José Angel Gómez y al que esto sucribe, nos ofrecieron un suculento desayuno. Entre todas las bondades de la mesa, había una que la mujer de Christian Brun nos había preparado con todo el cariño: los canelés . Nos explicó la tradición en la zona de este dulce y su ligazón con la cultura vinícola.  Enseguida tomamos el paralelo en Elciego y en nuestra zona: las yemas.

Tras la venida de Jean Pineau a nuestra zona y cuando se estableció definitivamente en las bodegas del Marqués de Riscal, el empleo de la clara de los huevos para el filtrado de los vinos. El pastelero local, Adrián Pérez, vio en el aprovechamiento de esas yemas de los huevos utilizados en las bodegas una buena salida para su negocio de la pastelería. Así fueron tomando fama en la zona las yemas de Adrián Pérez.

 

 

Adrian Pérez membrete

 

 

Julián Pérez Mena, yemas

 

 

 

Los canelés bordeleses son bastante distintos a las yemas riojanas; pero la base sigue siendo la yema y el azúcar, aparte de un molde muy característico. Pedimos a Madame Brun la receta y nos dejó fotografiarla.

Tenemos en estos pasteles una contribución más a este hermanamiento que estamos trabajando entre Elciego y Cussac fort Medoc.

IMG_0838

IMG_0843 IMG_0844

El fallecimiento de Don Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda – 24 de marzo de 1888

Camilo Hurtado de Amezaga Sevilla hirian hil zen. Hara joan zen birikien gaixotasunagatik negu epelaren billa. Oso pertsona garrantzia zen bai ekonomi arloan eta baita politika munduan ere. El Dia egunkaria sortu zuen bere garaian eta egunkari guztiek atera zuten bere hil berria.

Retrato de la Ilustración Española y Americana.jpg

( dibujo que la Ilustración Española y Americana reprodujo en su edición tras su fallecimiento)

Don Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda fue un personaje peculiar de la segunda mitad del XIX. Persona con amplia formación inicial en Burdeos (donde residía con su padre Don Guillermo, Marqués de Riscal, desde la mitad de la década de los años treinta) y París; posteriormente viajó por todo Europa donde intensificó su formación y su visión moderna de la política y la economía. Fundó el periódico El Día en 1858 con el que colaboró en diversos artículos bajo el nombre de Camilo de Amézaga. Escribió diversos libros sobre política y fue un personaje importante en la vida social y económica de la España de la segunda mitad del XIX.

Aunque participa junto con su padre en todo el movimiento de la modernización del vino en Rioja Alavesa y la aportación de Jean Pineau a esta transformación vitivinícola, rige oficialmente la bodega como Marqués de Riscal desde 1878 hasta 1888. Estuvo en varias ocasiones en Elciego y siempre estuvo muy atento al desarrollo del proyecto vitivinícola de la Administración de Elciego. Participó junto con su padre en la construcción de la primera bodega encargada al ingeniero Ricardo Bellsolá Bayo y bajo su iniciativa y dinamismo se realizó la ampliación de la otra bodega en 1883.

El fallecimiento de Don Camilo fue muy comentado en toda la prensa española. Traemos en este artículo lo más nombrado en los periódicos de esa época

Esquela de El Dia  (Esquela publicada en la portada de “El Día”)

EL DIA

Martes 27 de marzo de 1888 – Edición de la noche

El Marqués de Riscal y la Prensa

Reprodujimos ayer de algunos periódicos párrafos sentidos de artículos y noticias dedicados a la memoria del fundador de El Día. Hoy, a continuación de estas líneas copiamos frases de otros diarios, no menos expresivas, escritas para honrar las virtudes y los merecimientos del patricio que ha perdido España. A todos enviamos nuestro profundo y leal agradecimiento: a todos el testimonio de nuestra consideración: a todos la expresión sincera de nuestro reconocimiento

La Epoca

El llorado marqués de Riscal había consagrado los años últimos de su vida a la tarea de engrandecer, en cuanto de sus fuerzas y de sus medios dependiera, la profesión periodística, en la cual veía el recurso más eficaz para extender la cultura del país. La prensa, al dedicarle palabras de elogio en la tumba, corresponde al grande cariño que la profesaba, circunstancia que no obliga por eso menos a nuestra gratitud.

También se la debemos a las personas que han visitado nuestra redacción y que de provincias nos han remitido telegramas de pésame, ya todas ellas se la expresamos con calor, sirviéndonos de consuelo en estas horas de tristeza las manifestaciones numerosas de duelo que se hacen a la memoria inolvidable de aquel corazón bondadoso, de aquel carácter recto, de aquel ciudadano patriota y de aquella inteligencia en iniciativas tan fecunda para su patria.

Cuando anoche se supo en Madrid la muerte del ilustre fundador de El Día, acaecida en Sevilla, tras no larga aunque penosa enfermedad, produjo la noticia general sentimiento.

Adornábanle efectivamente, singulares dotes. Dueño de inmensa fortuna, poseedor de un título nobiliario, hubiérase contentado otro, más no él, con estos prestigios, suficientes a formar una personalidad respetable. Pero Don Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda, Marqués de Riscal, solo consideró aquellas ventajas como base de importantes empresas, de útiles empeños, de esfuerzos nobilísimos, dirigidos, más que en provecho propio, en bien de los intereses materiales de nuestra nación.

Aunque llevado por naturales y legítimas aspiraciones, hubiera podido encaminar sus pasos por el campo de la política, cosechando en él honores merecidos, redujo, sin embargo, sus ambiciones a una esfera de acción, si bien menos brillante para él, más beneficiosa para la patria. Su ideal estuvo cifrado en impulsar con todas sus fuerzas el progreso de nuestra industria y de nuestra cultura en todas sus diversas ramificaciones.

Fue un aristócrata que se hizo labrador, cosechero, industrial, fomentando con gran tino los cultivos agrícolas y levantando fabricaciones a la altura de las mejores del extranjero. Sus vinos rivalizan en calidad con los más famosos de Francia e Inglaterra, superándoles en baratura. Lo mismo puede decirse de otras producciones, a cuyo perfeccionamiento dedicó su admirable inteligencia.

Vida tan llena de buenas obras ha terminado a los sesenta años. La muerte del señor marqués de Riscal es hoy llorada por todos los que aman los progresos materiales de nuestro país, falto de hombres tan experimentados , tan inteligentes, tan celosos del bien público como el que acaba de bajar al sepulcro. Los contribuyentes , a cuya sólida unión en Ligas contribuyó poderosamente, han perdido en él a uno de sus más decididos campeones.

También la prensa está de luto; pues no puede menos de registrar con sincero quebranto la muerte del ilustre fundador de uno de nuestros periódicos más estimados de la época.

El Resumen

Ha fallecido en Sevilla el señor marqués de Riscal, que se estableció a principios del invierno con su familia en la capital andaluza, buscando allí alivio a la dolencia del pecho que le aquejaba.

Era el difunto marqués de Riscal un hombre de cualidades verdaderamente extraordinarias; de gran talento, de ilustración vastísima, de conocimientos tan sólidos como generales y de un grande y desinteresado patriotismo, se consagró ardientemente al desarrollo moral y material del país, trabajando con el ejemplo.

Dotado de una pingüe fortuna, cuya saneada renta le permitía vivir con gran independencia, no conoció nunca la ociosidad y trabajó siempre como el que no tiene más remedio que afanarse para llenar las necesidades de la vida.

El cultivo de la vid y la producción de vinos como elemento de riqueza de España le preocupó principalmente, y en sus posesiones de El Ciego, de la provincia de Alava, ha establecido fundaciones modelo que producen vinos que han alcanzado gran nombradía en Europa.

Le preocuparon vivamente los intereses del país, y propagó las Ligas de Contribuyentes y fundó el periódico El Día, en cuya redacción ha tomado hasta los últimos días de su vida activa parte.

Su modestia y su independencia de carácter le alejaron de las posiciones oficiales, y no aceptó distritos ni senadurías vitalicias que le ofrecieron diferentes Gobiernos.

No aceptó tampoco nunca ninguna cruz, ni distinción honorífica, siendo su ideal constante el progreso del país, la preponderancia de la opinión pública y el desarrollo de la iniciativa individual, y a estos generosos ideales consagró su talento, su instrucción y su fortuna

Modelo de caballeros y de ciudadanos, si su ejemplo fuese imitado en las altas clases a que pertenecía, mucho pudiera adelantar el país,

Enviamos nuestro sincero pésame a su respetable familia y a la redacción de nuestro colega El Día que lloran hoy una pérdida que afecta a la nación entera, necesitada de hombres y de caracteres como el marqués de Riscal

 

 La Iberia

Ha fallecido en Sevilla, víctima de larga y penosa enfermedad, el señor marqués de Riscal, uno de los más distinguidos representantes de la nobleza española, de inteligencia clara, de educación esmeradísima, de elevadas ideas, de voluntad enérgica y determinada y de generosos sentimientos.

Activo y laborioso, consagró toda su existencia al estudio, como lo demuestra la biblioteca de su casa, enriquecida con las mejores y más modernas publicaciones en todos los ramos de la ciencia, de la política y del arte.

Los primeros años de su juventud los pasó en Inglaterra, donde adquirió el constante amor al trabajo y la severidad reflexiva de su carácter, tan opuesto a los apasionamientos y ligerezas propis de los espíritus meridionales.

Su actividad no fue infructuosa, consagrándola en beneficio de varias industrias, como la vinícola, que bajo su iniciativa alcanzó notabilísimo progreso con montar en sus extensas propiedades de la Rioja la fabricación en grande escala, sin olvidar ninguno de los adelantos modernos, pudiendo casi sus vinos llegar a competir con las mejores marcas de Burdeos  y Borgoña y a precios mucho más económicos.

Ajeno a la política, modesto por carácter y consagrado especialmente a industrias en las que más que lucro propio perseguía el bien del país y la protección de las familias que con sus empresas sustentaba, nunca de ningún partido quiso aceptar las ofertas que se le hicieron varias veces, y ha muerto sin haber representado a la nación , quien tanto se interesó por ella, ni en el Congreso ni en el Senado

Estaba casado con una hija del ilustre general marqués de Sierra-Bullones, y deja hijos muy jóvenes todavía. Su muerte ha de ser llorada por todas las clases de la sociedad, porque por su talento y virtudes había conquistado universal aprecio y estimación.

Reciba su familia la expresión del sentimiento con que por nuestra parte nos asociamos al dolor que la embarga por pérdida ten irreparable.

 El Correo

La Ilustración, la caballerosidad, la honradez sin tacha, eran prendas que poseía en alto grado el finado. Espíritu abierto a todos los progresos del siglo, dedicó siempre su actividad, su fortuna y los vastos conocimientos que poseía a implantar alguna mejora en su país.

Hombre estudioso y observador, débense al marqués de Riscal provechosas enseñanzas en el cultivo de las vides y elaboración de los vinos. Para esto permaneció durante muchos meses en Burdeos dedicado a examinar los procedimientos empleados por los industriales franceses, consiguiendo que los vinos de su propiedad de El Ciego de Alava se abrieran camino en los mercados extranjeros.

Poseyendo el marqués de Riscal cuantiosa fortuna, vivía sin embargo, con modestia. Sus necesidades eran muy reducidas y sus caudales los empleaba en desarrollar alguno de esos pensamientos de utilidad incuestionable, hijos de su grande iniciativa.

Jamás ambicionó el marqués posiciones políticas, ni aun quiso aceptar un acta de diputado o de senador, con que le brindaron los distintos partidos.

Uno de los pensamientos a que se consagró con mayor perseverancia fue a la organización en España de las Ligas de Contribuyentes, cuyo resultado práctico ha logado ver confirmado más tarde.

Estaba casado el marqués de Riscal con una hija del general Zabala, señora de excepcionales virtudes, digna de un hombre de tan puras y sencillas costumbres como el finado.

El marqués de Riscal ha sido durante su vida un verdadero pródigo de actividad, y cuando ya las fuerzas le iban faltando para dar satisfacción a su exigente iniciativa, ha encontrado en la tumba el reposo, que, por su carácter, no alcanzó nunca en vida.

Sí es cierto que todos los extremos son viciosos, la actividad del marqués de Riscal era ya un vicio, que no alcanzaron a corregir los suyos con el cariño que le profesaban, ni los extraños con sus prudentes consejos.

Todos cuantos conocíamos y tratábamos al marqués de Riscal hemos sentido profundamente su muerte, asociándonos al dolor que en estos momentos embarga a su distinguida familia.

La Opinión y el Mundo

La honda impresión de dolor sentida en Madrid al saberse la noticia publicada por nosotros ayer en la muerte del marqués de Riscal, es justísima y en extremo merecida por el ilustre finado.

La más grande, quizás, de las virtudes, es la de consagrar actividad, fortuna, inteligencia, todo lo que constituye la personalidad de un hombre, al progreso de un pueblo, al desarrollo de las ideas, a la prosperidad de una nación y más si quien esto hace se halla situado en las cumbres sociales por la nobleza de su estirpe y por lo abundante de su hacienda.

D. Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda ha tenido esta virtud, y por ello hoy todos cuantos conocen su historia le tributan elogios, que no son más que humilde recompensa a sus muchos merecimientos.

El marqués de Riscal fue profundo tratadista y escribió y publicó notables Memorias y folletos que revelan vastos y sólidos conocimientos.

A los sesenta años ha muerto en Sevilla. Su muerte ha sido sentida en extremo, pues la pérdida de un hombre como éste, es verdaderamente irreparable, que hay pocos que sacrifiquen el interés personal al interés, más alto y más sagrado, eso sí, pero menos positivo, de la patria.

 La República

Ha fallecido en Sevilla el marqués de Riscal, fundador de nuestro colega El Día.

El señor marqués de Riscal invirtió un verdadero capital en dinero y en actividad, para crear, sostener y dar vida a nuestro ilustrado colega. Otros han creado y sostenido periódicos con propósitos de ambición personal o para crearse una renta. Todo el mundo sabe que en el fundador de El Día no se ha visto el primer propósito, y respecto al segundo véase lo que dice nuestro colega:

“El Día hace año y medio había ya alcanzado bastante favor del público para vivir de sus propios recursos. Para otros hubiera sido la hora de comenzar los reembolsos y aprovechar las primeras ventajas de los costosos dispendios: para el ilustre marqués de Riscal fue la hora de retirarse de la empresa”

Tenemos motivos para no extrañar la conducta del fundador de El Día; pero es digna del mayor aplauso y del noble homenaje que nuestros compañeros le tributan con motivo de tan irreparable pérdida.

Reciban la expresión de nuestras más vivas simpatías.

 La Regencia

Ha fallecido en Sevilla el señor marqués de Riscal, tan conocido y apreciado por sus virtudes, su talento y por el amor que siempre tuvo a la prensa.

Hace algunos años que demostró todas estas relevantes condiciones fundando el periódico El Día, en obsequio del cual no escaseó medio para que llegase a ser, como lo es, una publicación que honra a la prensa española

Las Ocurrencias, La Monarquía, El Liberal, El Estandarte, El Diario Español y la Izquierda Dinástica han consagrado también a la memoria del ilustre fundador de El Día artículos y noticias de alabanza, de consideración, de respeto y de justicia.

 

 

 

« Older entries