La esquina de la Concepción

Sorkunde kantoia herriko toki ohikoena da, bertan, XVII.mendetik Ama Birjinaren irudia ikusi dezakegularik.

 

La esquina de la Concepción es uno de los lugares más típicos y emblemáticos de nuestra villa. En la actualidad hay en Elciego dos hornacinas religiosas en la vía pública. Una es la que vamos a comentar y la otra es la del Sagrado Corazón en la calle del Norte, muy datada por sus donadores a finales del siglo XIX, dentro de un movimiento general en la Iglesia por la propagación de la devoción al Sagrado Corazón.

La de la imagen de la Virgen encinta, la de la Concepción, tiene su presencia en Elciego hace aproximadamente 400 años, siguiendo otro movimiento religioso de la época. La iconografía de la Inmaculada Concepción tuvo una divulgación en el siglo XVII y XVIII muy unida a los discursos religiosos de la doctrina concepcionista.

Esta imagen de la Virgen,  con su hornacina, ha tenido tanta importancia que la principal calle de acceso a la Parroquia de San Andrés, no lleva el nombre de Calle de la Iglesia, como en la mayoría de las poblaciones, sino que tomó el nombre de “Calle de la Concepción”. Posteriormente, a principios del XIX en una expansión del casco urbano hacia el Oeste, genera una nueva calle, corta a la que se le denomina “Cantón de la Concepción”.

En varias ocasiones hemos comentado la importancia de la familia Ruiz de Ubago desde que Elciego se constituyó como villa a finales del XVI. La familia Ruiz de Ubago estaba asentada en la parte baja de la aldea y posiblemente fueron los originadores a que el templo de San Andrés se asentara ahí, en una ladera muy pronunciada y tuviera esas dimensiones descomunales para la población. Eran poseedores de varias casas, bodega, terrenos y huertas en toda esa parte baja de la colina. Y también fueron los protagonistas de que en una esquina de una de sus casas se colocara esta hornacina con esta misma imagen de la Virgen encinta.

El dato más antiguo que conocemos es el del testamento de Francisco Ruiz de Ubago en 1662. Deja en su testamento “la casa que llaman de la Concepciónjunto a las Calles Reales.”

A principios del XVIII también aparece reflejada con este nombre esta vivienda y esta esquina, de manera directa o indirecta en varios documentos testamentarios.

   Más precisa es la aportación extraída del testamento cerrado que en 1717 hizo Clara Ramírez de la Peciña, mujer de Juan Antonio Ruiz de Ubago Navarrete. En él se especifica la propiedad de la casa y la donación de aceite y dinero para su alumbraría y festejos. “ Se dé en cada un año y perpetuamente para siempre jamás media cántara de aceite para la hermita y lámpara de Ntra Sra de la Plaza y una cántara de aceite y treinta reales de vellón para la lámpara y festejo de coetes de Nra Señora de la Concepción que está en la esquina de casa propia de dicho mi marido quien en su vida como en la mía hemos tenido la devoción de alumbrar a esta Divina Señora y hacer este festejo y quiero en adelante y para siempre se continúe…”

Parece ser que esta voluntad testamentaria no fue cumplida por alguno de sus descendientes y así se le reclama a su nieto José Antonio Baquedano, Marqués de Fuertegollano, en 1769.

Tras el desmembramiento del Mayorazgo, la casa ha ido teniendo diversos propietarios como José María Santos Pradera al que se la adquirió en 1862  Pedro Fernández Bobadilla especificando en la escritura “ calle de la Concepción, en cuyo exterior del edificio se halla la Santa Imagen de este título, número segundo…”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: