1868 Poesía a la Virgen de la Plaza, por Juan María Sáenz de Navarrete

Juan María Saenz de Navarrete Murga, azken bi mendeetako Saenz de Navarretetarren hiribildu honetako amankomuneko enborra da. Utzitako dokumentuen artean, “Enparantzako Ama Birjinarentzako” olerkia zaharrenetariko bat da.

   Juan María Sáenz de Navarrete Murga ( Los Arcos de Navarra 1816- Elciego 1890 ) es el tronco común de todos los Sáenz de Navarrete de nuestra villa en estos dos últimos siglos. Era uno de los tres hijos del matrimonio de Juan Bautista Sáenz de Navarrete Izco  (Elciego 1786-1834) y de María del Carmen Murga Zaldúa (Bilbao 1798- Elciego 1855), quienes contrajeron matrimonio en Elciego en 1815. Fue Alcalde de nuestra villa en 1846 y 1847.

Reunió en torno a él la herencia de sus dos hermanos, ya que fue el único que tenía descendencia a través de sus hijos Leonor, Sofía, Francisco Javier, Gerardo, Alvaro y León. A la generosa herencia de su familia unió la parte que le correspondió por su matrimonio en 1842 con María de los Dolores Ramírez de la Piscina Martínez de Villarreal, teniendo una de las haciendas más importantes de la villa en la segunda mitad del XIX.

A pesar de tener numerosas tierras, rebaños, censos, posesiones en distintos lugares…no tomó parte en la modernización del vino riojano en la década de 1860. La temprana muerte de su esposa a los 38 años y dejándole al cargo de sus seis hijos, le sumió en una obsesión con el reparto de los bienes familiares, la religión y la muerte; temas que canalizó en la construcción de versos y escritos.

Conservamos de él tres libritos de dificultosa lectura y con unos temas muy obsesionados con la religión y la muerte..

  • Poesías Morales (publicado en 1868 en la imprenta vitoriana de El Semanario Católico Vasco-Navarro)
  • El Cerro del Espinal, cuento moral ( impreso en 1881 en Logroño en la imprenta de Federico Sanz)
  • Meditación Cristiana ( impreso en Logroño en 1888 en la Imprenta de Merino)

Descendiente de él fue Teodoro González Sáenz de Navarrete, quien siempre tuvo presente a su antepasado en sus poesías y en su pensamiento.

En la autoría de los libros figuraba como Juan María Navarrete. Un mandato del Provisor de la Diócesis de Vitoria con fecha 27-08-1883 indica que el apellido a utilizar es Sáenz de Navarrete

 

 

 

 

No bien la brillante aurora

Con sus albores de fuego

Los chapiteles colora

De los torreones de Elciego,

Cuando se oye la sonora

Campana que llama al ruego

En el día que festejan

Los habitantes de Elciego

A la Vírgen de la Plaza

Sus delicias y consuelo;

La alegría entra en las casa,

Todo entonces es movimiento

Pues para su vecindario

Es un día de contento;

Parece que suspendidas

Quedan sus penas un tiempo,

Parece que el regocijo

Se ha infundido en todos ellos;

¿Quién habitó estas orillas

Que a esta Vírgen en sus duelos

No la llamó? ¿quién rogara

Sin hallar su valimento?

Bella imagen de la Plaza

La protectora de Elciego

Que la gran Madre de Dios

Recuerdas en este pueblo,

Para sus vecinos tú eres

El más poderoso esfuerzo

El alma de sus empresas

El corazón de sus hechos;

De ti esperan, Vírgen santa,

Para sus males remedio

Para su aflicción amparo

Para sus penas consuelo;

Oyendo tu hermoso nombre

Nacen los hijos de Elciego,

Mamando lo oyen de niños

Y conforme van creciendo,

Bella imagen de la Plaza,

Tú te imprimes en sus pechos;

Tú tienes su corazón

Tú mandas sus pensamientos,

Tu nombre amoroso invocan

Al verse en cualquiera riesgo,

Y tu nombre necesitan

Cual si fuera un alimento;

A porfía se disputan,

El servirte todos ellos.

Parece que se delira

Al tener de ti un recuerdo,

Y sufrirán privaciones

Por presentarte un obsequio

Hasta el más pobre, Señora,

De albacas florece un tiesto:

Tu imagen es, Vírgen santa,

Sus glorias y su embeleso,

Su alegría animación,

Gozo, delicias, contento,

Sé pues, Vírgen de la Plaza,

Favorable a los de Elciego

Cuando contritos te pidan

En sus inocentes ruegos;

Y vosotros, que tenéis

Tal tesoro en vuestro pueblo,

Festejad siempre a esta imagen

Con fervoroso respeto:

Que la Virgen de la Plaza

Dará, sí, a los de Elciego

Cuanto contritos le pidan

En sus inocentes ruegos.

Juan María Sáenz de Navarrete Murga

Anuncios

POESIA POPULAR de Teodoro González Sáenz de Navarrete

TEODORO GONZALEZ SÁENZ DE NAVARRETE

Nacido en Elciego el 26 de marzo de 1922, durante toda su vida tuvo a la poesía como una compañera de viaje. Biznieto de otro poeta local, Don Juan María Sáenz de Navarrete Murga, tuvo siempre presente a su predecesor;  e intentó proseguir la huella de aquél excéntrico personaje, terrateniente y disfrutador de uno de los mayores patrimonios de finales del XIX en Elciego. Una pequeña estrofa escrita de su puño y letra cuando tenía 15 años, en un pequeño libro de poesías de su bisabuelo Juan María, manifiesta claramente la intención de recoger el testigo poético de su predecesor.

Como no puedo estar quieto

voy a quitarme el velo

aquí escribió mi bisabuelo

la inspiración hereda el nieto

 

Casi todos los días

de mis abuelos me acuerdo

y aquí las poesías

sirven de grandes recuerdos”

                Teodoro González fue un hombre sencillo, campechano, ilusionador e ilusionado con la vida local. Su formación básica, mezclada con brotes de ingenio y sentimientos, proporcionan una poesía básica, muy sencilla y juguetona, reflejada generalmente en cuartetas de pareados.

Teodoro González asumió a lo largo de su vida ese papel de ser “el poeta del pueblo”. Y así fue desgranando cuartetas con esquemas e ideas muy repetidas sobre los distintos aconteceres de la vida cotidiana de Elciego. La edición anual del Programa de Fiestas de Septiembre fue un recogedor histórico de las distintas poesías de Teodoro. Vivió ilusionado el Programa de Fiestas y tuvo un compromiso personal con él, plasmando las ideas básicas de la fiesta: alegría, hermandad, vino, bodega, Virgen de la Plaza, autoridades, bares, personajes,…Para nosotros es como un pequeño cronista local, poético , que ha dejado en su obra el sentir de la vida popular en toda la segunda mitad del siglo XX en Elciego.

Hemos intentado recoger toda la obra poética de Teodoro González y cobijarla en este trabajo, al que le iremos añadiendo aquellos versos que de una u otra manera lleguen a nuestras manos. Hemos clasificado todas las poesías en dos grandes temas: uno sería todo lo referente a Elciego ( la Virgen de la Plaza, Fiestas, Alcalde, Bares, Vino, Bodegas, músicos, gaiteros…)y otro de temas más específicos: fábulas, poesías para recitar, familia, amor, acontecimientos festivos, pensamientos, cosas de la vida, las estaciones y varios.  Los dos bloques están muy marcados y diferenciados. En el primero aparece el personaje cronista, donde pone su visión del momento y del acontecimiento, pero con esquemas e ideas muy repetidas. En el segundo bloque aparece más el poeta, la persona que plasma sentimiento en los versos y refleja un visión más allá que la de sus llamativas lentes.

En 1980 un grupo de jóvenes, ilusionados y con muchas ganas de trabajar por la cultura de Elciego, formamos una asociación llamada Gure Lur. Una de las actividades que hicimos y ahí quedó para la posterioridad fue recoger, imprimir con los medios que disponíamos y divulgar parte de la obra de Teodoro. Una placa en recuerdo de aquello siempre colocóTeodoro en lugar bien visible.

La Virgen de la Plaza fue el tema más alabado y rezado con poesía por Teodoro. Una devoción que siempre reflejó en programas de fiesta y en cualquier momento .  Cuando en 1976 tuvo que ir a la clínica Barraquer de Barcelona para tratar su galopante miopía, escribió esta oración sencilla y sentida en el reverso de la postal con la imagen virginal:

“Hoy Virgen de la Plaza

Hoy te llevo a Barraquer

Y te pido con confianza

Que mis ojos puedan ver

 

Eres la madre de Elciego

Yo te tengo devoción

No permitas esté ciego

Tú eres la solución”

Con este pequeño trabajo recopilatorio quisiera dejar aquí mi grano de arena como recuerdo cariñoso a Teodoro, “el poeta”. Persona amable y sencilla que siempre se preocupó  que el del pueblo y el forastero compartieran ideas de fiesta, amistad, vino, unión,… y cronista local en verso de medio siglo duro y difícil para nuestra gente.

Jesús Fernández Ibáñez

OBRA COMPLETA DE LAS POESIAS DE TEODORO

http://www.calameo.com/books/000047119100bc9fa618e

[calameo code=000047119100bc9fa618e lang=es width=100% height=500]

http://www.facebook.com/profile.php?id=1048393316