1757 CONSTRUCCIÓN DEL BEBEDERO

Gure herrian baidago “Bebedero”izeneko kale bat. Luze gutxikoa da eta bere izenak esan nahi du hortik animaliak joaten zirela ura edateko leku batera.

Casa Diezmo

 

 

 

 

regadera

 

 

 

 

 

En nuestro pueblo hay una calle que tiene la denominación “Calle del Bebedero”. No es larga y era utilizada antiguamente para llevar a los animales al bebedero. Este se construyó en 1757 por un cantero, natural de Cenicero, que realizó buenas construcciones de cantería en Elciego: Bernardino Ruiz de Azcárraga. Desde “La Canal” venía una conducción de agua para el riego, que atravesaba la cimentación de la Iglesia, por la parte de “La Secreta” y que desembocaba en una boca de regadera enfrente del hospital, que ha estado visible hasta hace pocos años. En esta fotografía de los años 80 se puede apreciar la trayectoria de la antigua regadera, desde la parte inferior derecha, hasta el agujero visible en la cimentación de la Iglesia, recorriendo toda la base del “Hórreo” o edificio del Diezmo de la Iglesia (Posteriormente edificio de Canuto Balanzategui, que lo alquiló como Cuartel de la Guardia Civil a finales del XIX y que en la actualidad conocemos como casa de los Legarda o de la Palaciana)

Adosado a esta casa y aprovechando el paso de la regadera, el Ayuntamiento encargó a Ruiz de Azcárraga en 1757 la construcción de un bebedero. La escritura se firma el 26 de mayo de 1757 entre el cantero y Miguel García de Olano, alcalde y juez ordinario junto con los regidores José Ibáñez Medrano , Vicente García y Antonio Arrúbal.

Plano Bebedero 1Plano Bebedero

(Planos originales conservados en el (AHPA.-1757 Protc. Fernández Munilla 7626)

La finalidad era Hacer en esta villa y en el río que pasa pegante al hórreo y por debajo de la iglesia parroquial, un bebedero de piedra labrada para que con la mayor comodidad puedan las caballerías de este pueblo y de los arrieros beber, pues en donde concurren se haya muy mal y expuestos a que alguna caballería se malogre y para ello se han puesto carteles”

El precio total de la obra ascendía a 1.350 reales vellón, siguiendo las siguiente condiciones:

1.- Se haría “…en el expresado río que pasa por debajo de la iglesia y pegante a los lagos del diezmo” con la intención de “que el pilanco siempre esté lleno de agua y el sobrante siga su curso”

2.- “Que toda la base se ha de nivelar y marizar con buen mortero y después se le pondrá la losa de medio pie de grueso bien marizada y conjuntada….con antepechos que serán amachiembrados en sus juntas para su mayor permanencia…también se han de embetunar todas sus juntas interiores y las del enlosado del dicho bebedero

3.-“…que todo el cañón que dirige las aguas ha de ser de piedra labrada…y guardando el diclivio para que las aguas que bajasen de las calles sirvan sin inmundicia”

4.- “El paso del puente será en la forma que también sea lo demostrado, recogiendo las aguas en él sin que sirvan de inmundicia las que bajasen de las calles a dicho pilanco”

5.- “Toda la cal, arena y betún que se necesitase para la dicha obra ha de ser de obligación de la villa ponerlo a su costa”. Teniendo que finalizar la obra para el mes de junio de ese mismo año…

6.- Se le paga al dicho maestro 1.350 reales vellón en dos plazos: el primero cuando se dé principio a la obra y el segundo al finalizar y tras comprobarla por los peritos

Firmas

Este pilón, bebedero o pilanco tuvo utilidad como abrevadero para las mulas y ganadería hasta 1866 en donde en la parte más baja de esa colina y pasado el río Mayor, se construyó una fuente con su abrevadero y lavadero; obra encargada a Don Ricardo Bellsolá Bayo.