Los Ardanza, un siglo trabajando la cubería en Elciego (1774-1874)

Ardanzatarrak, Ruiz de Escuderotarrekin batera upelgile aipagarrienak izan ziren XVIII.mendearen bukaeran eta XIX.mendearen zehar Ziekon. Apatamonasterioko Bizkaitarrek, beraien lan izugarria eta ardoari loturiko abizena utzi zuten.

LOS ARDANZA, unos maestros cuberos con huella en Elciego y en la zona.

A lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX los cuberos tuvieron una actividad importante en el pueblo. El almacenamiento de los vinos, la mayor riqueza de la población, demandaba cuevas y buenas cubas para su conservación desde la encubanza hasta la venta a los arrieros. Un proceso que por lo general no llegaba a un año ya que había que vaciar el vino viejo para dejar cabida al nuevo. “Por San Andrés el vino nuevo, viejo es” dice el refrán como indicándonos que por esta fecha se diferenciaban claramente las dos cosechas; si es que alguien tuviera capacidad almacenar alguna cuba sin haberla vendido.

El perfil de los cuberos es el de un varón joven, que viene a atender la demanda de trabajo de cubería  y carpintería del pueblo, sin familia y que se queda a vivir, contrayendo matrimonio o no con alguna lugareña. El caso más significativo es el de los Ruiz de Escudero, donde la saga de cuberos, toneleros y carpinteros con este apellido se ha mantenido desde mediados del XVIII hasta nuestros días. De todos los demás no queda huella del apellido entre nuestra población: Useta, Ibarlucea, Lourzua, Segurola, Aldape, Aguirre, Chavarría, Urquiola, Mendiola, Janguren, Iregui, Pagadorria, Oñaderra, Lecuona, Sarría, Ruiz de Zárate, Zenuta, Zabala, Sangróniz, Uranga, Bengoa…..Apellidos que remarcan la zona de donde provenían: del norte de las Vascongadas, principalmente del interior de Vizcaya, norte de Alava y la parte occidental de Guipúzcoa. Zonas de abundante roble como materia prima y zonas sidreras muy vinculadas con la tradición cubera.

Los Ardanza nos han dejado una huella generosa en la documentación  local y en la diversidad de trabajos en el pueblo. La particularidad de estos cuberos es que el padre Blas y los hijos Julián y Juan trabajaron en el pueblo y en la zona a lo largo de un siglo; pero todos eran naturales de Apatamonasterio. Iban y venían del valle de Atxondo a la Rioja Alavesa, aprovechando los viajes para incrementar el negocio: madera, ganado, etc… Juan Ardanza Gorostiza se estableció en el pueblo desde que matrimonió en 1833 con Santos Alesón Alutiz, hija del herrero con la que tuvo un hijo del que sólo conservamos la fecha del nacimiento; pero que falleció fuera del pueblo en edad temprana. Juan Ardanza falleció en Elciego en 1874, donde se le dio cristiana sepultura.

Blas Ardanza Lee el resto de esta entrada »

Anuncios