LOS PROYECTOS DE FERROCARRIL EN ELCIEGO

Durante la segunda mitad del XIX la venta de los vinos y su transporte, constituía una de las obsesiones de los gobernantes locales. Con la construcción del puente del Ebro en 1870 se inicia una serie de infraestructuras necesarias para dar futuro a los vinos locales. El objetivo de la construcción del Puente sobre el río Ebro era poder tener un acceso moderno para los carruajes a la estación de ferrocarril de Cenicero. El ferrocarril fue la gran revolución del transporte en todos estos años. Posteriormente vino el nuevo trazado del camino carreteril para acceder a la obra nueva del puente. Con esta nueva vía se abandonó definitivamente el barco del Ebro; su acceso, por el camino que bordea la colina de San Vicente a través del Río Mayor, pasó a un segundo plano.

Tras el parón a todos los niveles que supuso la Segunda Guerra Carlista, se ponen en marcha en todo el estado proyectos de ferrocarriles secundarios. Las ideas van ir más rápido que las realidades, porque éstas necesitaban de presupuestos. En muchos casos los proyectos quedaron en papeles archivados, como fueron los dos proyectos que tenían cierta vinculación con nuestra villa.

El Ferrocarril Haro-Laguardia

Es el primer proyecto que surge en toda la zona de Rioja Alavesa, para enlazar los pueblos con la estación de Haro. Parece que fue un proyecto más impulsado desde Haro que desde otros puntos y a iniciativa también de Eusebio García Lejarraga, comerciante Bilbaino que llegó a la alcaldía de la villa en 1873 y que fue impulsor de la red ferroviaria del Gran Bilbao y del tranvía de San Sebastián. En 1887 la Corporación de Haro toma la iniciativa cuantificando el proyecto en 232.670 pesetas a pagar en veinte años. El proyecto tenía dificultades presupuestarias y de rentabilidad por lo que quedó definitivamente aparcado, aun cuando se veía que podría ser un gran impulsor de los vinos de la comarca.

Al Ayuntamiento de Elciego, aun cuando se quedaba un poco al margen, se dirigió García Lejarraga  el 20 de noviembre de 1886 , cuando la idea del ferrocarril se iba extendiendo por los pueblos de la comarca. Tras ensalzar las bondades que traería la instalación de un ferrocarril por los pueblos de la Rioja Alavesa, tomando ejemplo de los pueblos del trayecto Estella- Durango. El recorrido sería Haro- Labastida- San Vicente de la Sonsierra- Abalos- Samaniego- Villabuena- Leza- Navaridas- Páganos y Laguardia. Como vemos Elciego se quedaría al margen; pero tendría en Navaridas o en Laguardia unas cercanías importantes. Aunque también es verdad, que llegado el caso, no le supondría mucha ventaja sobre la Estación de Cenicero. Por este motivo, al Ayuntamiento de Elciego no le ilusionó mucho este proyecto Haro-Laguardia.

Las condiciones que García Lejarraga ponía a los pueblos de la comarca eran las siguientes:

–         Ceder gratuitamente a la empresa todos los terrenos del común que sean menester ocupar con el camino y sus dependencias

–         Exigir a los propietarios, comerciantes, industriales…que transporten mercancías por el ferrocarril un tributo o canon de 0’125 ptas por cada cántaro de vino, aguardiente o alcohol y licores que se facturen o 0’10 ptas por cada 11 kgs de peso en todos los demás artículos de comer, beber y arder, incluyendo los cereales, frutas, legumbres y forrages de toda clase.

–         Este canon se satisfará por espacio de 20 años desde que se abra la explotación ya sea en todo o en parte de su longitud.

–         El Ayuntamiento se obliga a recaudar este canon en la forma que estime más conveniente, pero con sujeción a las cantidades que resulten facturadas en los libros de la Compañía

–         El canon será extensivo a todos los artículos arriba dichos que se embarquen o facturen en todas las estaciones de la línea, cualquiera que sea el punto donde la mercancía sujeta al impuesto proceda.

–         Se obliga a entregar a la Compañía del ferrocarril o al funcionario que al efecto se delegue dentro de los ocho primeros días de cada mes, toda la recaudación que por concepto de canon se haya cobrado el mes anterior.

Proyecto Cenicero-Laguardia

En 1886, a la par que el proyecto anterior, se desarrolló en plano un proyecto más interesante para Elciego: la unión por un ferrocarril de vía estrecha entre Laguardia y la estación de Cenicero.

No sabemos de dónde partió la idea, muy probablemente el propio Ayuntamiento local tuvo parte muy activa en todo ello. Tenemos los planos al detalle y hubiera sido un precioso ferrocarril vinícola.

El trayecto aprovecharía el propio puente de piedra para atravesar el Ebro, transcurriría entre la actual carretera actual y el Río Mayor, por la zona del Olivillo cruzaría el río y tendría una estación en la zona de Los Sequeros, muy próxima a las Bodegas Bilbaínas y a la del Marqués de Riscal. Continuaría el trayecto cercano al río Mayor por su margen izquierda hasta el afluente Rojanda, continuando por este riachuelo hasta llegar al pie de Laguardia. Un ramal iría hasta la bodega de Cosme Palacio.