1780.- Empedrado y engrijado de la Plaza

Baselizaren sarreran dagoen irudiak gogoerazten digu 1780.urtean solairuaren harrika egin zutena

foto-pie-ermita

Al entrar en la década de 1780, la plaza estaba arquitectónicamente ensamblada, ya que se habían construido casas en los solares que aún quedaban, y sobre todo, por la finalización de la nueva ermita de la Patrona.

La plaza necesitaba también ornamentarse y engalanarse como lugar céntrico de la vida social de la villa. Así el Alcalde Don Luis de Vitoriano y Zárate, prestigioso abogado en toda la zona en aquellos años, junto con los regidores Miguel García de Olano y Lorenzo Ruiz de Vergara, firman un contrato con Pedro Manzanos y Gregorio González con esta finalidad. El primero era natural de Salinas de Añana, pero había venido a Elciego a trabajar; donde matrimonió con Inés Josepha Martínez de la Canal en 1761. El segundo era vecino de Logroño. La obra consistía en “engrijar y fajear la plaza pública de la villa, sita en medio de esta población y junto a la Basílica de Nuestra Señora de la Plaza “.

El remate de la obra se realizó como de costumbre: bando público y carteles; una cantidad estimativa de salida y un plazo para la presentación de propuestas. Quien hiciera la mejor postura, se llevaba la obra.

El primero que puja por la construcción es Joseph Izaguirre Mascaran maestro de cantería que había venido a residir en la villa con su esposa la década anterior. Aquí le nacieron cuatro hijos de su matrimonio con Josefa García Nievas.

La puja de Izaguirre era de 10’5 reales vellón cada estado de engrijado, siendo por cuenta de dicho Maestro la conducción y amontonado de los grijos en la plaza. Parece ser que existía un engrijado anterior, ya deteriorado y que era preciso retirar. Este trabajo lo calculó en 5 reales por cada estado. El fajeo debía llevar enlosado de piedra. Calculó cada bara de piedra a 2’5 reales. Un dato curioso es el de que “ lo que ocupa el dentro del juego de pelota ha de ser toda de piedra labrada a escoda y con ciertas condiciones

Una puja posterior de Pedro Manzanos y Gregorio González, rebajó la sexta parte al engrijado, losado y fajeo de la Plaza.cabecera

Buena y difícil de mejorar debió ser esta propuesta, puesto que aunque se dieron diferentes pregones, “no hubo persona alguna que mejorase dicha postura” por lo que se escrituró el contrato ante el escribano local Manuel Ramírez el 11 de agosto de 1780.

Las Condiciones que se establecieron fueron las siguientes:

1.-”Que el grijo que ha de llevar el empedrado ha de ser de la Ribera del Río Hebro y sitios de La Mezana o Romaneda, amontonado de cuenta de esta villa y conducido de la de los ejecutores de la obra, pagándoles por cada estado de lo que engrijasen a ocho reales y veinte y seis mvs vellón, haciendo algunas labores y dibujos en los cuadros que pareciese conveniente para la mayor hermosura de la referida plaza. “

2.- “Que se han de echar algunas fajas a lo largo y cruzado de piedra compuesta a picón, y bien entrada en regla con la anchura de un pie y la altura necesaria y correspondiente , quitando y trayendo si fuese necesario la tierra para dicho engrijado y fajeado que por éste se les ha de pagar a dos reales y 3 mvs cada bara, lo mismo en que ha sido rematado.”

3.- “Dentro del juego de pelota ha de ser de piedra sillería labrada a escoda, y bien entrada en regla por lo que también se les ha de pagar a 2 rs y 3 mvs por cada bara”.

4.-“Que si por los vecinos de esta villa se trajese alguna porción de grijo y deshiciese el engrijado que se halla dentro de la referida plaza, se les haya de pagar por cada estado a cuatro rs y 6 mvs, los mismos en que ha sido rematado

5.-“El engrijado, fajeo y losado lo han de ejecutar con toda perfección y arte, dándole a la referida plaza los desaguaderos necesarios con la mejor proporción y disimulo y que concluida la obra se ha de reconocer por maestros inteligentes la que se ha de dar perfeccionada para el día último de septiembre de este año, diez días más o menos y el importe de toda la obra se les ha de pagar en tres plazos, principio, medio y fin de ella.”

6.-“…se  pagará la obra del dinero que produjesen las eces que se hallan cedidas por los vecinos para dicho efecto.”firmas

Elegante y coqueta debió quedar la plaza con su engrijado artístico para la comodidad de los transeúntes y disfrute estético de la población. Llama también la atención el respeto a ese juego de la pelota que en siglos anteriores prohibieron los Visitadores de la Diócesis por respeto a la ermita y al cementerio que allí existía. A finales del XVIII se promueve y respeta ese juego poniendo en ese espacio un enlosado de piedra en vez del engrijado. Llegaremos a mitad del siglo XX, donde el pueblo tiene frontón en la Pieza de la Villa y las autoridades pintan un cartel en la ermita prohibiendo el juego de la pelota .ermita-elciego-antigua-retocada

Este engrijado que duró más de un siglo, fue aniquilado por una capa de brea que uniformó el suelo y dio más comodidad a la población transeúnte. Sólo se respetó un dibujo simbólico en la entrada de la ermita que, en la reforma final que se hizo en 1982, los hermanos Izquierdo lo rescataron y mejoraron. Este empedrado con el escudo local y con la inscripción de “Viva esta Villa” es el recuerdo actual de aquel engrijado que engalanó la plaza en 1780.

 

 

(Juego de la pelota en la pared de la ermita en la década de 1920.- Fotografía cedida por la familia Bañares)

 

(AHPA .- Archivo Histórico Provincial de Alava .-1779-1780 Manuel Ramírez Prot 7754)

 

Plaza Mayor en la década de 1920

1920garren hamarkadako Enparantza Nagusiaren argazkia.

plaza-1920

 

Interesante foto, de tamaño muy reducido de la Plaza Mayor en la década de 1920. Interesante el arbolado recientemente plantado y las mulas en la fachada de la casa de los García Ramírez de la Peciña. La fachada del Ayuntamiento en su estampa más precaria.

La foto se la tenemos que agradecer a los herederos de Don Julián Sáenz de Navarrete Ramírez, el farmacéutico nacido en Elciego el 17 de febrero de 1876, hijo de León y de Flaviana. Eskerrik asko ¡¡¡¡

 

 

 

 

 

 

 

Foto antigua: Juego de la pelota en la Plaza Mayor

Oso argazki polita esku pilota aritzen Enparantzako Andra Mari Baselizaren horma erabilten.

ERMITA ELCIEGO ANTIGUA retocadaPreciosa foto proporcionada por la familia Bañares en la que contemplamos el juego de la pelota en la pared de la Ermita de la Virgen, en la Plaza Mayor. Podríamos ubicarla en la década de 1920.

El juego de la pelota aprovechando la pared de la ermita está datado ya en el siglo XVII, donde encontramos las distintas prohibiciones realizadas por el Visitador de la Diócesis. En la década de 1960 aún se podía leer un letrero pintado en la propia pared donde decía ” Prohibido jugar a la pelota bajo multa de 25 pesetas“.

 

El cementerio medieval de la Plaza Mayor

Enparantzako Ama Birjinaren Baselizaren aurrean bere garaian hilerri bat izan zen. Gaur egunean kondaira bat besterik ez da.

tumba_plaza_elciego_1981

    (Fotografía proporcionada por Jose Ramón Elorriaga Zubiaurre)

  Al final del medievo, el asentamiento de población que existía en la pequeña colina en la que hoy en día está asentado Elciego, estaba diferenciado por dos pequeños “barrios”; cada uno con su pequeña ermita donde realizaban el culto religioso. Uno podríamos situarlo en la parte superior del pequeño montículo y que tendría su pequeña ermita bajo la advocación de la Virgen María. El otro, más orientado en la falda de la colina hacia el río, tendría su pequeña ermita bajo la advocación de San Andrés. Los exteriores de estos pequeños edificios religiosos eran los lugares destinados al enterramiento de las personas fallecidas.
Esta pequeña aldea estuvo vinculada y fomentada por el Fuero de Laguardia, dado en 1165 por el rey navarro Sancho VI y perteneció a la Tierra y Villa de Laguardia hasta 1583. Este acontecimiento civil que supuso el paso de aldea a “ villa de por sí”, estuvo acompañado de otro muy importante en la vertiente religiosa: la edificación de la Iglesia Parroquial de San Andrés. La construcción de este soberbio edificio en torno a la ermita de San Andrés, se inició en el segundo tercio del siglo XVI ; finalizándose en la segunda década del siglo XVII. Esta nueva construcción, que concentró en sí el culto religioso y parroquial de la aldea creciente, no impidió que la advocación de la Virgen siguiera teniendo su parte activa en la villa; hasta el punto de pasar a denominarse la Virgen y su templo como “De la Plaza”.
Con el nuevo templo parroquial de San Andrés, el entierro de los difuntos de la villa se fue realizando dentro y fuera de este nuevo edificio; abandonando los entierros que se venían realizando en el de la ermita de la Plaza. Esta práctica se mantuvo hasta 1810, donde se construyó a las afueras del pueblo el actual cementerio o camposanto.
El documento más antiguo del que tenemos conocimiento y en el que se hace referencia a este cementerio de la plaza, está fechado en 1578. Pertenece a los registros de fábrica de la Parroquia . En la Visita pastoral de la Diócesis de Calahorra que realiza este año a la Parroquia, aún en obras, dice:sepulturas plaza 1578
Otro sí mandó su merced al cura Juanes Iñigo Nabarrete que ponga los mojones en el cementerio de nuestra Señora ermita que está en la plaza del dicho lugar conforme a las sepulturas y por los amojonamientos por donde antes como queda visto y averiguado lo que haga dentro de un mes so pena de suspensión”.
Treinta años más tarde, en la Visita de 1607, vuelve el Visitador a reclamar el respeto a ese lugar sagrado señalado por los mojones.1607 Visita, cementerio Plaza

..que junto a la ermita de Nuestra Señora de la Plaza de los mojones adentro que es lugar sagrado suelen los vecinos de la dicha villa jugar a la calva..y a gramar cáñamo y majar lino siendo como es muy grande indecencia que en lugares sagrados se hagan semejantes juegos de donde podrían resultar pendencial y riñas de que podría violarse el dicho lugar sagrado”

Las próximas visitas pastorales seguirán hablando en múltiples ocasiones de la ermita de la plaza; pero ya no van a hacer referencia a ese lugar sagrado exterior, marcado y amojonado donde se utilizaba como cementerio.
Cuando se realizó la última reforma del suelo de la plaza mayor en 1981, se pudo comprobar la existencia de ese cementerio medieval . El testimonio gráfico que nos dejó en su día Joserra Elorriaga,  nos sigue recordando que en la parte norte de la plaza, en el exterior de su ermita, descansa eternamente una parte de la población de la antigua aldea.

Fachada del Ayuntamiento principios siglo XX

Ez da kalitate handiko argazkia; bainan baditu xehetasun interesgarri batzuk.PLAZA ELCIEGO ANTIGUA - retocada- BLOGOtra fotografía aportada por la familia Bañares a nuestro blog. Nuevamente queremos trasladarles el agradecimeinto por la cesión documentación. Tiene defectos de imagen y colorido; pero sigue siendo un documento visual extraordinario de principios del siglo XX (seguramente de la década de 1910).

Es una fotografía frontal del Ayuntamiento, con su escudo en piedra. Sobre el edificio, poco variación con el actual, como no podría ser de otra manera; a no ser lo llamativo del estado de los cristales. En lo que respecta a las personas que ahí estan, muchas dificultades identificación; pero es una bonita estampa de convivencia generacional en la plaza mayor.

Interesante la vestimenta de los chavales, con esos blusones de una pieza, como si de buzos para menores se tratara. No así la vestimenta de las chicas, que es de dos piezas. Dos de ellas tienen en brazos criaturas más pequeñas. Los adultos están tocados con boinas, llamando la atención el que lleva el bastón o vara, cuyo atuendo de pajarita, el pañuelo en la chaqueta y la hechura de la ropa, denota la pertenencia a una de las familias propietarias.

Plaza Mayor

Ez dakigu zer urtekoa den argazki hau. Enparatzakoa eta kioskoa, katafalko modukoa eta behin behinekoa da.

ANTIGUA ELCIEGO (2)

Curiosa foto de la plaza en torno a los años veinte. El kiosko, un catafalco provisional. Los árboles, muy jóvenes aún. Interesante foto que se la agradecemos una vez más a la familia Bañares.