El Paseo del Peine.- 1870

Gaur egungo deitutako “Paseo del Peine”, ez dakigu nondik dator izen hori; bainan nola eta noiz sortu zen ibilbide hori, hemen duzue.

1933 Fotografía aérea de Elciego

 

En muchas ocasiones surge la pregunta de por qué se le llama popularmente “Paseo del Peine” al trazado que oficialmente es en la actualidad “Avenida de los Herederos del Marqués de Riscal”.

En la primera mitad de siglo XX en esa denominada “Pieza de la Villa” se expandió el crecimiento urbanístico de Elciego: Escuelas (1933), Cuartel de la Guardia Civil (1939) y Casas del Plan de 1945 incluído Frontón y Piscina.

Era una gran finca cultivada de cereal, propiedad del Ayuntamiento, en la que los vecinos tenían que realizar veredas para su sembradura, siega, acarreo y otras faenas. Esta denominada Pieza de la Villa, hasta principios del siglo pasado, estaba concebida a todos los efectos como extramuros del pueblo. Hasta finales del siglo XIX era un terreno único, solamente transitable por los caminos del perímetro; por lo que tras la siega, muchos eran los vecinos que la cruzaban de muchas maneras dependiendo de la necesidad de atravesarla.

Viendo esta realidad e intentando favorecer los trabajos de los agricultores con sus caballerías y cargas, se decide en la sesión del Ayuntamiento del 14 de Julio de 1870, la construcción de un camino de carro que cruce esa gran pieza. Ahí se inició el trazado de lo que actualmente llamamos popularmente “Paseo del Peine”, que tras la construcción de las escuelas se denominó “Avenida Luis Dorao” y al inicio de la postguerra se le puso el actual título de “Avenida de los Herederos del Marqués de Riscal”. Pero seguimos sin explicación del nombre popular de “Paseo del Peine”. Podríamos imaginarnos que era un lugar transitado para realizar paseos y cortejos con “ropa de vestir” (apelativo utilizado popularmente, al igual que “ir arreglao”, para diferenciarlo de la vestimenta de trabajo o de día de labor); por lo que como consecuencia, era paseo para acudir con el cabello peinado.
Acuerdo del Ayuntamiento sobre construcción de un camino que cruce la pieza de esta villa, que se halla situada inmediata a las casas de la villa, Cruzan para servidumbre del acarreo de mieses y frutos de uva, la mayor parte de sus vecinos, habiendo diferentes sendas y atendiendo a los muchos beneficios que resultan a la agricultura con el disfrute de caballerías y personas por dicha pieza, en atención a que se hacen más viajes y por mayor camino, se debía proceder a la construcción de un camino, bueno de los llamados de carro para que se disfrute con la mayor facilidad las muchas cargas de trigo, cebada y otros cereales, así como también los terrenos de viñedo que dan a dicha finca. Acuerdan que tan pronto como tenga fondos el Ayuntamiento en el archivo de los municipales proceda a la construcción de un Camino Real que cruce dicha pieza de villa y que principiando en la parte del camino de Baños de Ebro, desenlace en el de Navaridas y que de este modo sea recto reuniendo el mejor servicio y de poca cantidad su importe.”

(Libro de Actas del Ayuntamiento 1870, página 111)

Detalle

En la foto aérea de 1933, se ve perfectamente el trazado del camino de carro que posteriormente se mantuvo en la expansión urbanística.

1699 contrato de la balconada de hierro del palacio de los Navarrete Ladrón de Guevara

Harrigarria da jauregi honetako burdinazko balkoia. Askotan Eltziegoko ikur bat agertzen da argazkietan

TIA PILAR CASA MARITA( 1920 aprox. Fotografía cedida por la familia Bañares. Aparecen Pilar y Paco Bañares Pérez)

 

 

La balconada de hierro del palacio de los Navarrete Ladrón de Guevara ( posteriormente de los Sáenz de Navarrete) es uno de los lugares más fotografiados de nuestra villa. En muchas ocasiones popularmente se le denomina también “Casa de los hierros” e incluso “Casa del Arzobispo”.
Este palacio lo construyó a finales del siglo XVII Don Gaspar Navarrete Ladrón de Guevara, hermano de Don Manuel Francisco, quien el mismo año que se contrató esta balconada ascendió al obispado de Mondoñedo.
El contrato de la balconada de hierro lo hace el dueño de la casa, Don Gaspar Navarrete Ladrón de Guevara con tres personas:
José de Mendibelzúa, maestro herrero natural de Abadiano (Bizkaia). Posteriormente trabajó la forja de la balconada del coro de la Iglesia de San Andrés (1720) y la de la Iglesia de San Juan de Laguardia (1727), dejando también huella artística en Miranda de Ebro, Vitoria y otras localidades.
Antonio de Astainza, también de la Anteiglesia de Abadiano y residente ocasional en Elciego. Posiblemente era arriero y compaginaba el traslado de vino al Norte con traída de hierro u otros materiales hacia nuestra zona. Así lo refleja en la hipoteca de “cinco machos con sus aparejos y colambre para portear vino, los dos pelícanos, dos pardos y uno negro que llaman el yuguero”
Juan de Olea, vecino de Logroño y miembro de una familia de maestros canteros conocidos en la zona.

El precio del yerro lo fijan en siete cuartos y media cada libra, siendo los balcones de bara y cuarta.
Como es costumbre en la época, se realizan tres pagos de igual cantidad, siendo el primero de 998 reales en San Juan de Junio, el segundo cuando realice “todo el antepecho a la media naranja con el tramo de la escalera y el balcón grande que hace esquina y el medianil “ y el tercer plazo en San Miguel de Septiembre.
La firma del contrato se realiza el 20 de marzo de 1699 ante el notario local Andrés Ramírez.

Documento

 

 

Escritura de la Balconería de la casa del Sr. D. Gaspar de Navarrete
Marzo 20 de 1699
En la Villa del Ziego a veinte días del mes de marzo de mil seiscientos noventa y nueve años ante mí el escribano y testigos pareció presente Don Gaspar de Navarrete Ladrón de Guevara vecino y Regidor Perpetuo de esta dicha Villa de la una parte y de la otra Antonio de Astainza vecino de la villa de la Anteiglesia de Abadiano y residente en esta villa como principal y Joseph de Mendibelzúa vecino de la dicha Anteiglesia y Juan de Olea vecino de la ciudad de Logroño estante en esta dicha villa como sus fiadores y llanos pagadores habiendo como como dijeron harían para lo que abajo se dira de deuda y lo ajeno suyo propio y sin que sea necesario hacer excursión en los bienes del dicho Principal motra diligencia alguna aunque de derecho se requiera y todos tres juntos principal y fiadores juntamente y de mancomun a voz de uno y cada uno de ellos de por sí y por el todo insolidum renunciando como renuncian las leyes y auténticas hoc ita de duobus reis de vendi y presente de fideduoribus la epistola de Adriano excursión de bienes y de la mancomunidad y demás declaro como o en ellas se contiene y dijeron que por cuanto se han convenido en traer el dicho Principal a dicho Don Gaspar toda la obra necesaria de balcones de hierro y antepecho de la media naranja y escalera para la casa del dicho Don Gaspar que fabrica nueva en esta villa que es notoria a siete cuarto y medio cada libra todo ello según la muestra que queda en poder del dicho Don Gaspar, con sus estribos bien formados y el alto de dichos balcones ha de ser de bara y cuarta entrando en esta medida la cornisa y que el asentar dicha obra ha de ser por cuenta y cargo del dicho Antonio de Astainza y el fin de ella para el día de San Juan de Junio que vendrá de este presente año y la importancia de la dicha obra haya de dar satisfacción de ella el dicho Don Gaspar en tres plazos; el primero que es de contado novecientos y noventa y ocho reales; el segundo habiendo traído todo el antepecho de la media naranja con lanzada de la escalera y el balcón grande que hace esquina y escuadra lo que importare más que será el tercero y último plazo para el día de San Miguel de Septiembre que vendrá de este año en cuya conformidad el dicho Principal y fiadores debajo de la dicha mancomunidad se obliga en forma con sus personas y bienes muebles y raíces habidos y por haber a que se cumplirá con lo arriba dicho por parte del dicho Antonio de Astainza para el de San Juan de Junio que vendrá de este presente venidero que el dicho Don Gaspar de Navarrete o quien su poder y derecho hubiere pueda hacer la fábrica de dichos balcones por lo que se ajustase por lo que importare quieren ser ejecutados y cada uno insolidum con ls costas y daños que en esta razón se siguieren y causaren y así bien confiesan haber recibido del dicho Don Gaspar los dichos novecientos y noventa y ocho reales el dicho Principal en dinero de contado que se da por bien contento pagado y entregado a su voluntad y porque no parece la entrega de presente aunque es cierta y verdadera renuncia las leyes de ella y demás del caso como en ellas se contiene para cuya seguridad y demás queda expresado en esta escritura además de la obligación general que va echa de las personas y bienes de los dichos Principal y fiadores y sin que derogue la especial ni por el contrario antes coadyugadas una a otra el que Antonio de Astainza hipoteca por especial obligación e hipoteca cinco machos con sus aparejos y colambre para portear vino, los dos pelícanos, dos pardos y uno negro que llaman el yuguero los cuales debajo de la cláusula de non ahienando quiere estén sujetos y obligados tácita y expresamente hasta dicha obligación; y el dicho Don Gaspar cumpliendo de su persona conforme a lo referido otorga que se obliga en forma con su persona y bienes muebles y raíces habidos y por haber a que cumplirá con los plazos arriba expresados pena que pasado cada uno contando del cumplimiento del dicho Antonio de Astainza haya de ser ejecutado por su importancia con la costas y daños que en su razón se siguieren y causaren y para su cumplimiento a todas las dichas partes, cada una por lo que le toca da poder a las justicias y jueces de personas competentes para que a ello les compelan y apremien como por sentencia pasada o autorizada de cosa juzgada renuncias las leyes fueros y derechos de su favor con la general y derechos de ella en forma y lo otorgaron así ante mí el escribano público siendo testigos Andrés Ibáñez López mayor y Francisco ¿ y Joseph Martínez de Dicastillo vecinos y estantes en esta villa y los otorgantes a quienes yo el escribano doy fe conozco los que sabían firmaron y por el que no por testigo así ruego
Gaspar Navarrete Ladrón de Guevara, Joseph de Mendibelzua,Joseph Martínez de Dicastillo. Ante mí Andrés Ramírez

documentoo(Archivo Histórico Provincial de Alava 1699- Andrés Ramírez Prot. 8385)

El último Barco de Elciego.- 1861

Aurreko mendeetan Ebro ibaia pasatzeko, ontziak edo gabarra erabili zuten. Azkena 1861garren urtean hondoratu eta desegin zen.

Sin título(Archivo Provincial de la Diputación de Alava.-Armario 25, legajo 11, nº26)

A lo largo de los siglos precedentes, el paso del río Ebro a la parte de Castilla, se realizaba a través del barco que estaba situado en las proximidades del actual puente. Los puentes de Logroño y de San Vicente de la Sosierra eran los dos conductos más utilizados para el paso de mercancías de una margen a otra. Pero había también puntos intermedios donde, por medios de barcazas y otros artilugios, se solucionaba el tránsito de personas, caballerías y pequeñas mercancías de una provincia a otra. El caso del nombre de La Puebla de La Barca, es un testigo más de barcos y barcazas empleados para cruzar el Ebro.
En el caso de Elciego, el barco era una herramienta importante en la vida cotidiana; y como tal, el Ayuntamiento era el propietario del mismo, arrendando anualmente su usufructo por medio de un remate. Como vestigio de esta actividad, tenemos la calle del Barco, que desde la Plaza mayor se encaminaba hacia el camino que conducía al río Ebro. La trazado de la carretera actual es fruto de la construcción del puente en 1862, siendo el camino antiguo al barco el que discurre paralelo al Río Mayor, atravesando la zona de los Barrancos y la Fuente del Fraile hasta la desembocadura en río Ebro.
Los movimientos y las negociaciones de los caminos de hierro o ferrocarriles y su travesía final por la margen derecha del Ebro, suscitaron en las autoridades locales y forales proyectos para facilitar el acceso cómodo de las mercancías al transporte ferroviario. Uno de ellos fue el inicio de la construcción de un puente que uniera la Rioja Alavesa y la nueva estación en el término de Cenicero en 1862.
El hundimiento por deterioro del barco de Elciego el 21 de diciembre de 1861, hizo que el Alcalde Román Ramírez pusiera el hecho en conocimiento del Diputado General para acelerar aún más la construcción de un puente de piedra.
Dice así el escrito:
“Elciego 21 de Diciembre de 1861
Sr. Diputado: en la mañana de este día se ha encontrado el barco de este pueblo del río Ebro sumergido en su fondo sin otra causa que el estado de deterioro en que se halla.
Aunque piensa este Ayuntamiento hacer en dicho barco, caso de poder extraerlo del fondo del agua, una suposición, nunca será duradera y solo sí paliativa, a no ser haciendo otro barco nuevo que consumiría, a no dudarlo, una porción de miles a los fondos municipales sin sacar los productos que pudiera dar.
Esta ocurrencia la pongo en conocimiento de Vd sin más objeto que ponerlo al alcance de su ilustración y con este motivo se pone a las órdenes de Vd su más atento y seguro servidor
El Alcalde.-Román Ramírez”

La Pieza de la Villa y el Paseo del Peine

Gaur egunean “Paseo del Peine” deitutako ibilbidea aintzinean “Pieza de la Villa” erdibitzeko sortu zen. Gune horretan Eltziegoko etxebizitzaren hedapena egin zen.

Bando 1899(Bando de 1899)

En la llamada “Pieza de la Villa” se desarrolló la expansión urbanística de Elciego en la primera mitad del siglo XX. En los siglos anteriores las construcciones de viviendas se desarrollaron en lo que hoy denominamos Casco Histórico; en los aledaños estaban los pajares, eras de trillar, corrales y bodegas asentadas en la zona del Rollo, carretera de Villabuena, y fundamentalmente en el barrio de Barrihuelo. La mayoría de las viviendas del casco histórico disponían de bodegas en el subsuelo.
La pieza de la Villa era, como su nombre indica, una gran extensión en la parte NO del pueblo de propiedad municipal. No conocemos cultivo de viñedo en ese paraje. En la segunda mitad del siglo XX se dedicaba al cereal y de una manera comunitaria, no arrendada a un particular.

En 1870 acordó el Ayuntamiento la construcción de un camino carreteril que cruce la pieza. La costumbre iba haciendo que para el acarreo de mieses y frutos de uva, la mayoría de los vecinos realizaban diferentes sendas por no rodear la pieza y alargar el trayecto con las cargas. Por eso en la sesión del 14 de julio de 1870 se acuerda “la construcción de un Camino Real que cruce dicha pieza de villa y que principiando en la parte del camino de Baños de Ebro, desenlace en el de Navaridas y que de este modo será recto reuniendo el mejor servicio”. Así se trazó lo que hoy en día denominamos “Paseo del Peine”, sin haber encontrado nunca explicación a este nombre.

El trigo recolectado en esta pieza estaba dedicado fundamentalmente para siembra. Varios son los bandos donde los distintos alcaldes anunciaban la disponibilidad del producto y el precio para la población. Uno de 1896 anunciaba a 11 pesetas y 25 céntimos la fanega de trigo. Normalmente se recolectaban en esa” tierra blanca o de pan llevar”, como así se denominaba a las tierras dedicadas al cereal, 400 fanegas de trigo.

1933 Fotografía aérea de Elciego(Fotografía aérea de 1933. Se ve claramente el camino carreteril que se trazó en la Pieza en 1870 y que actualmente es el Paseo del Peine)

Son varios los bandos que se conservan de finales del XIX llamando a las caballerías a las siete de la mañana para labrarla. Así como este otro del 7 de noviembre de 1897 donde se “invita a los dueños de las caballerías mayores, las envíen a la hora acostumbrada a dicho punto y todos los peones con azadón para practicar la siembra como se viene haciendo de tiempo inmemorial”.

En 1933 se inicia la primera construcción en este terreno: las Escuelas. Al siguiente año se realiza la tramitación para construir el Cuartel de la Guardia Civil. Pero es en la década de 1940 cuando se construye todo el nuevo barrio de casas individuales y adosadas, con el frontón y piscina para disfrute de toda la población. El camino inicial que se trazó en 1870 queda entonces como un paseo para toda la zona, adquiriendo más protagonismo en toda la nueva urbanización.

ABUELA ARSENIA Y ABUELO BENITO(Arsenia Orúe Estella y unos familiares políticos paseando por el Paseo del Peine al inicio de la década de 1950.- Fotografía cedida por la familia Bañares)

Un paseo por la villa histórica de Elciego

En julio de 2007 se presentó en el aula de cultura el trabajo “Un paseo por la villa histórica de Elciego”, una guía para conocer, pasear y disfrutar el casco histórico de esta villa emblemática del vino riojano. El casco histórico de Elciego es uno de los núcleos barrocos más importantes del País Vasco. Su armonía en los edificios, diseño del trazado, nobleza de los materiales y conservación hasta nuestros días, hacen de este lugar un rincón de belleza y encuentro con el pasado.
La presentación del trabajo se apoyó en unos materiales que están colocados en este blog.

Un auténtico paseo por la historia local que nos brinda un conocimiento de cómo se desarrolló este legado de varias centurias que nuestros mayores han conservado para nuestro disfrute y deleite. Disfruta tú también de este precioso lugar y no olvides catar nuestros vinos, eje económico y social de esta población durante centurias y compartir una buena conversación con sus habitantes.

CALLE CAPITAN GALLARZA

CALLE DEL CAPITAN GALLARZA

 6339d46c39b3b663c1257475004feec9t00

 

La Calle Gallarza, denominada popularmente, o Capitán Gallarza, como indica el rótulo,o Calle del Capitán Eduardo González Gallarza, como es el título oficial, es la única del caso histórico de Elciego que ha cambiado su nombre primitivo en estos tres últimos siglos. Hasta 1926 se le denominaba Calle Santa Cruz, y era uno de los cuatro ejes principales que salían de la Plaza Mayor, y su dirección era la ermita de Santa Cruz.

 

La familia Gallarza, originaria de Laguardia, tenía relaciones parentales con los Martínez de Villarreal y los Sáenz de Navarrete. La casa número 2 de la Calle Santa Cruz era herencia y testigo de unión de la familia Gallarza con Elciego.

 

Uno de sus personajes más relevantes, D. Joaquín González Gallarza Iragorri, siempre ejerció como buen vecino de Elciego, y son numerosos los recuerdos vivos y materiales que en tenemos en nuestra villa con tan ilustre personaje.

 

Su hermano Eduardo, nacido en Logroño en 1898, realizó en 1926 una hazaña histórica en la aviación española: el famoso primer vuelo de Madrid a Manila.

El 5 de abril la denominada Escuadrilla Elcano salió de Madrid con tres aviones “Breguet 19”, pilotado cada uno por los capitanes Lóriga, Esteve y González Gallarza. Durante 39 días recorrieron los 17.500 kilómetros. Este acontecimiento tuvo mucho eco en la población, considerándolos como auténticos héroes.

 182597a231fe17f0c1257475004feef9t00

Fueron muchos los actos que homenajearon la heroica hazaña y el Ayuntamiento de Elciego quiso sumarse a esta euforia popular . El 17 de agosto de este mismo año de 1926 se organizó un banquete popular en Elciego y se decidió posteriormente cambiar el nombre de la Calle Santa Cruz, por el de “Capitán D. Eduardo González Gallarza”. En dicho banquete dos bodegas importantes del pueblo obsequiaron el vino del evento: D. Jorge Dubos, como administrador de la bodega de los Herederos del Marqués de Riscal, y D. Eugenio García Acha, militar y administrador de los bienes de la familia Ramírez de la Piscina (antigua familia Ramírez de la Peciña).

 f4a3d28a18228b40c1257475004fef01t20

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CALLES

CALLES DEL CASCO HISTORICO

 

La formación del Casco Histórico de Elciego es un trabajo progresivo de armonía y belleza realizado por varias generaciones a lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX.

La plaza, como espacio de la vida social y festiva del municipio adquiere un protagonismo singular. Las calles van a denominarse partiendo de este centro vital y tomando el nombre direccional. Existe un eje que podríamos sobreponerlo a los puntos cardinales que estaría formado por la calle del Norte ( primitivamente llamada “la que se dirige al Crucifijo” y que posteriormente toma el nombre del punto cardinal), la del Barco en la orientación Sur ( siendo la que se dirigía a la Barca que cruzaba el Ebro y era el único paso a Castilla), la de San Andrés en la parte Este ( que es la que se dirige a la Iglesia de San Andrés) y la de Santa Cruz en la parte Oeste ( la que se dirigía a la ermita de Santa Cruz)

 

 

 

 eje-de-las-calles

 

 

 

 

Partiendo de estos ejes cardinales, las diferentes calles van tomando el nombre en relación  al lugar que se dirigen:

 

         Bajada a las Huertas: camino hacia la zona de huertas de la villa.

         Bebedero: la que se dirigía al bebedero que estaba situado por el paso de la regadera antes de cruzar la iglesia parroquial. Posteriormente a finales del XIX Ricardo Bellsolá proyectó la construcción de la fuente, abrevadero y lavadero pasando a la otra parte del Río Mayor.

         Hospital: la que se dirigía al Hospital que a lo largo de varios siglos ha permanecido hasta mitad del siglo XX.

         Rollo: la que se dirigía a la colina del Rollo, donde estaba ubicada la Picota.

         Eras: la que se dirigía a las campas de las eras de trillar.

         Bajada a la Carretera: la que comunicaba con la Carretera que comunicaba con Laguardia, Cenicero y el barrio de Barrigüelo.

         Camino del Cementerio: trayecto para ir al Camposanto, construido a las afueras de la población en 1810.

 

calles-direccionales

 

 

Otras calles que no toman el nombre de la dirección:

 

         Concepción: trayecto desde la esquina donde está ubicada la imagen de la Virgen de la Concepción hasta la Iglesia parroquial. Esta calle se forma al construir en parte derecha unas casas con destino a personal trabajador de los Ruiz de Ubago en el s. XVIII.

         Cantón de la Concepción: nombre típico alavés del tramo que queda entre la calle Santa Cruz y la Plazuela de la Concepción, al construirse tres casonas en su parte derecha a principios del XIX.

         Mongío: calle con mucha antigüedad en la villa que no le encontramos ninguna relación con edificio o lugar.

         Herrerías: zona donde estarían ubicadas las herrerías de la población

         Diezmo: lugar donde estaba ubicado el Hórreo o Casa del Diezmo de la Iglesia y que al irse agrandando el edificio, el acceso se convirtió en pequeña calle.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.