Inauguración del Arco y Paseo de Jean Pineau. 22 de Julio de 2012

     El 22 de Julio de 2012 se inauguró el Arco y Paseo de Jean Pineau en Elciego con asistencia del Alcalde, Luis Aldazábal, el Director General de las Bodegas de Marqués de Riscal, Fernando Salamero, el Presidente de ABRA, Carlos Gaona y descendientes de la familia PIneau. Actuó como intérprete María Victoria Cañas.

En este reportaje filmado por Fede Rica, tenemos un documento excepcional de este acto

http://youtu.be/XKy09kPvziI

 

 

 

Anuncios

Excursión de personalidades de Elciego

 

 

Bonita e histórica foto cedida por María González Sáenz de Navarrete. En ella aparece muchos del clan Sáenz de Navarrete y de otras familias relevantes de Elciego.

Mujeres : de izquierda a derecha

–          María del Pilar Ramírez de la Peciña Gil( mujer de Eugenio García Acha),

–           Julia Sáenz de Navarrete Navarrete,

–           Piedad Ramírez Bañares,

–           Carmen Larrea Sáenz de Navarrete, (mujer de Francisco Bañares Pérez),

–          María Jesús Sáenz de Navarrete Navarrete ( mujer de Pablo Pedroso Sáenz de Navarrete)

–          Dolores Sáenz de Navarrete

–          María Amparo Benito Mauleón (mujer de Rodrigo Larrea Sáenz de Navarrete)

–          Gregoria Echave Sustaeta  Pedroso ( mujer de Eloy Ramírez Barraycoa)

Hombres: de izquierda a derecha

–          José Antonio Ramírez Echave-Sustaeta

–          Francisco Javier Bañares Pérez

–          Eugenio García Acha

–          Eustaquio Echave-Sustaeta Pedroso

–          Amadeo Bañares Pérez

http://www.flickr.com/photos/60720621@N03/7973244952/in/photostream

D. Eugenio García Acha y Mª Pilar Ramírez de la Peciña Gil

Don Eugenio García Acha nació en la provincia de Lérida (Sort??) el 06-09-1862, ingresando en el Ejército el 06-09-1878. El 07-01-1884 le vemos como Capitán de la 2º regimiento de Montaña. Hijo de Braulio García, natural de Tricio y de Daniela Acha, natural de Laguardia

María del Pilar Ramírez de la Peciña Gil, nació en Elciego el 10-01-1866. Hija única de uno de los mayores terratenientes del pueblo, Don Genaro Ramírez de la Peciña Martínez de Sarasa y de Dª Clotilde Gil San Juan.

Matrimonian en Elciego el 25-01-1889, oficiando la ceremonia el Rector del Seminario Epistolar de Pamplona, Pedro Velasco. Teniendo él el cargo de Teniente Ayudante de la Plana Mayor del Quinto BON de Artillería de a Pie de Pamplona.

http://www.flickr.com/photos/60720621@N03/7087857477/in/photostream/

Xavier de Ariza / Javier de Arizaga

Raymundo Xavier de Ariza Sáenz de Langarica nace en la villa riojana de Soto de Cameros el 9 de Abril de 1750 y fallece en la misma población el 4 de marzo de 1830.

Pariente de boticarios, se inicia en el conocimiento de las plantas y sus aplicaciones medicinales junto a su tío Juan Jacinto de Ariza, farmacéutico de la villa camerana y Visitador General de Boticas de las Diócesis de Calahorra. Es posible que acompañando a su tío o por otros menesteres, conoció a Rosa Arrúbal, hija de Santiago Arrúbal, farmacéutico de Elciego. Contrae matrimonio con ella en esta villa riojanoalavesa en 1772 y pasa a residir en la población de su esposa.

http://www.euskonews.com/0310zbk/gaia31001es.html

http://www.botanical-online.com/col/xavierariza.htm

RICARDO BELLSOLA BAYO

D. RICARDO BELLSOLA BAYO

 

 

 

Ricardo Bellsolá

 

                                                                                                                                                        

            Cuando uno va revisando escritos locales de la segunda mitad del siglo XIX se encuentra con este personaje, al que nuestros antepasados describían como persona que “se interesa mucho  por este vecindario”, “ ha regalado proyectos al municipio”, “persona tan modesta y desinteresada, siempre dispuesta a trabajar en favor de los intereses de este vecindario”,….  que despierta el interés por indagar en la biografía de este ingeniero

            Nace en Murcia el 27 de diciembre de 1836, hijo de un militar, capitán de caballería, que contrajo matrimonio el 26 de Mayo de 1832 en la iglesia de Santa María de Palacio de Logroño con Francisca Bayo Vitoriano, nacida y vecina de Elciego el 9 de marzo de 1804. Su vinculación materna con nuestro pueblo lo va a tener presente a lo largo de su vida profesional.

            Estudia Ingeniero de Caminos en Madrid con un brillante expediente académico y con no pocos inconvenientes, como su delicada salud ( en dos ocasiones debe solicitar licencia  de dos o tres meses para recuperarse ) y las penurias económicas de su madre, viuda desde que él tenía dos años. Doña Francisca Bayo era persona de compañía de Doña Marceliana Hurtado de Amézaga, quien en su testamento deja “10.000 reales vellón para que le sirvan de ayuda a concluir la carrera que está cursando de ingeniero su hijo único D. Ricardo Bellsolá”. Doña Marceliana es la primera de los Hurtado de Amézaga que enraiza , vive y muere en Elciego (1858), dejando en su testamento todas sus posesiones a su hermano D. Guillermo, Marqués de Riscal de Alegre, residente en Bourdeos, quien años más tarde, continuando con las herencias de su hermana, acabará construyendo una bodega y elaborando vinos al estilo francés en Elciego.

            Tras acabar sus estudios es destinado en prácticas a Palencia (1861). Al año siguiente es destinado a Logroño, donde se le asciende a Ingeniero de Primera con un sueldo anual de 12.000 reales. Aquí contrae matrimonio con Dª Jacinta Gurrea Arrieta, en la Iglesia Colegial de Santa María de la Redonda el 4 de noviembre de 1863. Permanece hasta 1867 en la capital riojana ejerciendo interinamente la jefatura de la provincia. En Junio de 1867 se le destina a Málaga; pero a los dos meses solicita expectativa de destino, para poder volver a Logroño “ a fin de arreglar asuntos de familia en unión de su anciana madre”. Al poco tiempo vuelve al servicio activo en la capital riojana; pero vuelve a solicitar expectativa de destino por “ tener que arreglar asuntos de familia que exigen más tiempo”. En 1872 ingresa en el servicio activo con destino en Logroño permaneciendo hasta 1880 como Ingeniero Jefe. De aquí pasa a los servicios de la Corporación de Ferrocarriles Madrid- Zaragoza, falleciendo el 17 de septiembre de 1882 en la capital española a los 45 años de edad.

            Este ilustre ingeniero, discípulo de Sagasta y jefe de D. Amós Salvador, famosos ingenieros que enaltecieron la memoria de Bellsolá en conferencias y libros, tiene un papel relevante en la ingeniería civil ya que fue pionero en la utilización del hormigón y cemento armado, hacia 1866, en dos puentes con luces de 10 metros sobre los ríos Lavalé e Iregua en la carretera de Logroño a Soria. Así consta esta importante referencia en la obra “Las construcciones de hormigón y de cemento armado” del italiano José Vacchelli (Roma, 1899)

            Durante su corta vida profesional tuvo un papel importante en el desarrollo de las comunicaciones terrestres de la Rioja ( carreteras, caminos, puentes, viaductos, acueductos,…) , molinos para energía eléctrica, proyectos de  traída de aguas para Haro, Briones, Hervías,…El Ayuntamiento de Haro, en su proyecto de abastecimiento de aguas potables ( 1880) acuerda encomendar la dirección de las obras al Sr. Bellsolá “persona que a su reconocida competencia e idoneidad, inspira a la Corporación la más plena confianza”. Proyectó la traída de aguas del Gorbea en Vitoria, construyó uno de los primeros ferrocarriles mineros en Vizcaya y en sus últimos años de actividad profesional trabajó notablemente en el desarrollo del ferrocarril en el trayecto Madrid-Zaragoza-Alicante.

 

En nuestro pueblo ha dejado buena y bonita huella de su buen hacer profesional.

 

 

–     En 1864 (¿) construye una bodega para D. Guillermo Hurtado de Amézaga, Marqués del Riscal de Alegre, amigo personal de Bellsolá y al que le dará poder para “ el movimiento de fondos que exigía la administración de Elciego” . Posteriormente se hacen ampliaciones en la primitiva bodega.

                       

         En 1866 proyecta una fuente, abrevadero y lavadero con un presupuesto de 22.563’22 reales. Proyecto que regaló y que el Ayuntamiento acordó “que se le obsequiara con un regalo equivalente al valor del plano, dándole al mismo tiempo las expresivas gracias mostrándole la mayor gratitud de todo el vecindario”, pero que en actas de 1872 reconoce un edil que “es doloroso que no se haya hecho” achacándolo a “un descuido involuntario” y que no cree que “ningún vecino sienta animosidad contra D. Ricardo”.

 

         En 1868 participa en la modernización y elaboración de la carretera de Laguardia a Cenicero

 

         En 1871 se le nombra por parte del Ayuntamiento arquitecto para la reconstrucción del puente del Ebro, quien aprovechando los pilares y el material que dejó la riada que llevó el anterior, rebajó notablemente el coste de la reedificación del mismo.

 

         En 1872 participa activamente como consejero y consultor en el trazado desde el puente del Ebro a la estación de ferrocarril de Cenicero, tramo financiado inicialmente por el Ayuntamiento de Elciego.

 

Sirvan estas líneas para honrar la memoria de este ilustre ingeniero vinculado con la historia de nuestro pueblo y al que todos sus contemporáneos le brindan respeto y agradecimiento. La evolución histórica y la modernidad van variando las huellas que durante este siglo largo hemos disfrutado : fuente y abrevadero, carretera de Cenicero y puente del Ebro. En el caso de las bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal, dos colosos e innovadores de materiales en la construcción en sus respectivos tiempos ( Bellsolá- hormigón y Ghery-titanio) se dan un abrazo histórico en esta bodega centenaria.                                       

 

 

                       Jesús Fernández Ibáñez

 ————————————-

 

  

                                                                                         

Carte de 1871

Carte de 1871

               

 DOS CARTAS DE RICARDO BELLSOLÁ DESDE PORTUGALETE

 En alguna ocasión hemos comentado la participación de Ricardo Bellsolá en la construcción de ferrocarriles mineros en la margen izquierda del Nervión. El hallazgo de estas dos cartas remitidas desde Portugalete en mayo y junio de 1871 nos confirman la presencia del ingeniero en la zona minera. No sabemos con certeza si fue la construcción de alguna línea férrea para el transporte del mineral o alguna obra civil relacionada con este tema. Ponemos a continuación las dos cartas halladas y las transcribimos porque nos dan buenos detalles de la personalidad de Bellsolá, de su generosidad con el pueblo de Elciego y también por el dato de que podría estar relacionado el primer hundimiento del puente no sólo por la crecida del Ebro, sino también porque se arruinaron los contratistas y excasearan en los materiales.

 

Portugalete  13 de Mayo de 1871               

Sr. D. León Ibáñez:

            Mi estimado amigo: he recibido su carta en que me participa la aprobación del proyecto de puente.

            La cuenta se la entregará a Vd. Don Canuto, arreglada en un todo al formulario o tarifa legal de honorarios de los Arquitectos. Esta tarifa previene sean dobles los derechos de planos para las corporaciones que para los particulares; pero yo no considero, para el pago, a Vds. Como corporación y lo pongo por consiguiente al mitad de lo que la tarifa autoriza. También suprimo los gastos de viaje y hospedaje que la misma previene y que no hice por tener en ésa una casa de parientes;  pero que puede ponerlos aunque nunca serían muy grandes.

            Hasta fin de mes no me moveré de aquí y entonces iré por dos o tres días a casa

            Deseo que el asunto marche viento en popa y que tengan pronto en curso de ejecución su obra

            Suyo aftmo. Amigo

            Ricardo Bellsolá

                                                                        

 Portugalete 20 de Junio

 Sr. D. León Ibáñez

            Mi estimado amigo: adjunto la instancia que me remitió, informado con arreglo a sus deseos y a lo justo. Yo creo que me indicaba en la memoria lo que digo en el informe, y particularmente diré a Vd que ha sido una ligereza quitar esas partidas del presupuesto sin saber cuál era su objeto, aunque es bien evidente y en último caso pudo consultarse conmigo antes de hacerlo. Ya advertí a Vd, cuando le entregué el proyecto, que tuviesen cuidado al anunciar la subasta, no fuese cosa que dejara sin armonizar todos los documentos, y que recurriesen a mí en caso de duda. Siento el entorpecimiento ocasionado por una distracción de VV. Me temo que ni con el 6% haya licitador, si los pagos se hacen trimestralmente y quedan en pie algunas de las condiciones que extraoficialmente he sabido aquí que pusieron VV. Los pagos a largo plazo, la mala época de la subasta y el poco tiempo que se fije en condiciones, suelen ser motivo de que no haya licitadores, muchas veces a pesar de tener las obras buenos precios. Además hay en ese puente el temor natural nacido de que los anteriores contratistas se arruinaron y a pesar de eso no pudieron construir sólidamente la obra.

            Mucho pulso e inteligencia en lo que se hace, pues acaso VV mismos sean la causa inocente de no encontrar licitadores.

            Aprovecho esta ocasión de recordarle a Vd que por fin de mes me es sumamente necesario el dinero de mi cuenta, pues tengo que hacer los pagos mensuales de la carretera de Navarrete y andamos muy mal de fondos, efecto de que la Diputación de Logroño no ha podido aún darnos nada de 21 mil duros que debe a la compañía que construye dicho camino. Espero que se tomen por mí el mismo interés que yo me tomo por todo lo que a ese pueblo concierne.

            Suyo Afmo. Amigo

            Ricardo Bellsolá

             A  fin de mes iré a Logroño o a principios del próximo. A la vuelta, al final de su carta, veo que me pide la cuenta de este informe. No quiero nada ni lo merece; lo que siento es que antes no se informasen de mí y se hubiera evitado la falta de licitador. Convendría que yo viese las condiciones que VV han puesto, pues acaso en ellas está la falta principal. Esto es una oficiosidad mía, que espero aprecie en lo que vale, pues sólo deseo odiar inconvenientes. Si no puede mandarlas me es imposible a mí el ir, y excusa enseñármelas si es que ya no pueden modificarse, caso de que crea alguna cláusula poco conveniente. Para estas condiciones se necesita práctica y conocimiento de lo que son las obras.