El Fútbol en Elciego en la primera mitad del siglo XX

En las primeras décadas del siglo XX el famoso deporte británico se iba extendiendo por todos los lugares. Elciego no fue ajeno a esta moda deportiva y así sus jóvenes reprodujeron en el propio pueblo lo que oían y veían en las ciudades y en las zonas industriales.

El lugar más antiguo en la práctica de este deporte lo tenemos en la Pieza de la Villa, concretamente donde actualmente están las Escuelas. Hasta la construcción del Grupo Escolar (1933) se utilizó esa explanada como campo de fútbol. Las fotos más antiguas que conservamos de un equipo de fútbol local son de 1931 y 1932, con una vestimenta muy británica, seguramente influenciada por la relación que había con Bilbao (comercio tradicional de vino y pescado, Alhóndiga, Cooperativa Vinícola, etc..).

1931.- Fotografía publicada por un periódico de la época (Recorte de periódico cedido por Cipri Pérez Trinbcado a la Asociación Cultural Deportiva "Virgen de la Plaza"

Del año siguiente, 1932 es este documento gráfico en el que podemos identificar a los jugadores: Gerardo Alonso, Ignacio Corcuera, Estanislao Bauza, Wenceslao Sierra, Agustín Villar, Federico Villarreal, Pablo Cenea y Cipriano Pérez Trincado (de pie y de izquierda a derecha). Agachados están Javier Diez Caballero, Castrillón y Adrián Pérez Trincado.

Fotografía cecida por Manolo Murúa a la Asociación Cultural Deportiva "Virgen de la Plaza"

Con la construcción del Grupo Escolar (1933), al anular la campa marcada con las rayas y porterías, y la posterior contienda civil, donde los integrantes del equipo acuden a filas, la práctica del fútbol tiene su crisis. El equipo se desintegra por la situación especial de la contienda civil.. La venida de los italianos en plena guerra animan la práctica de este deporte en la misma Pieza de la Villa; pero el equipo de fútbol local está sumergido como la propia sociedad, en crisis y en enfrentamiento.

Así van pasando los años y llegamos a 1943, donde el Delegado Sindical José Navajas envía en su nombre y en el del Delegado Provincial de Sindicatos un escrito al Ayuntamiento con fecha del 9 de Julio donde solicita la cesión de un terreno en la Pieza de la Villa para la instalación de un campo de fútbol, al lado del nuevo cuartel de la Guardia Civil; ya que el plan de viviendas parece va a tener un retraso. Los gastos los sufragaría la Delegación de Sindicatos. La propuesta no debió materializarse tal y como se pretendía, ya que al poco tiempo, se inició la construcción del Grupo de Viviendas y ahogó el proyecto del campo de fútbol.

A finales de esa misma década de los cuarenta, el Equipo de fútbol se organiza y los jóvenes locales dedican mucho de su tiempo a la práctica de este deporte  bajo el nombre “La Unión Deportiva de Elciego”. El 12 de agosto de 1949 solicitan al Ayuntamiento ayuda para acondicionar como campo de fútbol los terrenos situados en las eras. Así inician este grupo de jóvenes una época gloriosa en el fútbol local.

El inicio se hace con todo rigor y solemnidad. Así el párroco Don Marcelino Sarabia acude con su séquito a bendecir el campo de fútbol para que se impulse el deporte en la juventud.

Foto cecida por Paquita Gómez a la Asociación Cultural Deportiva "Virgen de la Plaza"

Son los años gloriosos de la Unión Deportiva de Elciego, un equipo fuerte, luchador y con renombre en la comarca. Es el favorito en la rioja alavesa, junto con el de Oyón; pero se enfrenta en Nájera, Haro, Vitoria,…con unos resultados brillantes. Jesús Jiménez de Bentrosa es el presidente de la Unión Deportiva . Forman parte del equipo Gerardo Sáenz como portero titular, Rodrigo Docando, Eduardo Uribe, Tobalina, Arzuaga, Mariano Jiménez de Ventrosa, Juan José Gómez, Germán Pombo, Eduardo Pombo, Carmelo Docando, Jesús Gómez, José Luis Otero, Tomás Sáenz,….(y alguno más que nos habremos dejado y nos perdone…). La vestimenta es distinta que en décadas anteriores, pantaloneta negra y camiseta color azul índigo con cuellos, raya y fin de manga blanco.

Acontecimiento memorable fue el de las fiestas patronales de 1950. El presidente Jesús Jiménez de Ventrosa en escrito con fecha 1 de septiembre expone que “para dar realce las fiestas patronales de nuestra villa” habían concertado para la tarde del día 9 de septiembre un encuentro futbolístico con el Club Vasconia de Vitoria. Debido a los escasos recursos económicos del Club y a la importancia del evento, solicitan ayuda económica.

El encuentro tuvo eco en la prensa provincial y el Pensamiento Alavés trajo una crónica de este acontecimiento deportivo. La alineación de la Unión Deportiva de Elciego estaba formada por Gerardo, Rodrigo, Uribe I, Tobalina, Arzuaga, Ventrosa, Juan José, Pombo I, Carmelo, Pombo II y Gómez.. La crónica comenta que “el campo se hallaba completamente abarrotado de espectadores” y que el encuentro era “entre los mejores elementos deportivos futbolísticos representativos de la provincia en el terreno de aficionados”. Un 6-5 final a favor de los locales dejó un buen sabor de boca y un grato recuerdo en todo el vecindario.

De esta misma época es la traída de unas porterías retiradas del Atlético de Aviación; seguramente D. Joaquín González Gallarza estaría de por medio. Estas porterías de madera robusta, pero sin red, elevó más el ánimo y la ilusión de los integrantes de la Unión Deportiva y de toda la chavalería del pueblo.

Jesús Fernández Ibáñez

elciegohistorico.wordpress.com

Anuncios

La Unión Velocipédica de Elciego

LA  UNION  VELOCIPEDICA  DE  ELCIEGO

José Nieto Sáenz "El Guarni" 

            Comenzaba la década de los cuarenta, sumergidos en la dura y penosa postguerra, cuando la población se disponía a celebrar las deseadas fiestas patronales de la Virgen de la Plaza. La bicicleta era uno de los deseos más codiciados por la chavalería local y el ciclismo naciente una de las aficiones deportivas que más auge estaba tomando entre los habitantes de Elciego.

            Hacía 20 años que el recordado Presidente del Club Ciclista Logroñes, Javier Adarraga, había incluido a nuestra villa en el circuito Logroño-Fuenmayor-Cenicero-Elciego-Laguardia-Logroño. Seguramente ese evento y otros posteriores crearon afición por el ciclismo y el mundo de las bicicletas.

            En agosto de 1941, José Nieto Sáenz, guarnicionero de profesión y muy popular entre la población, “en nombre de todos los aficionados”  y  “haciéndose eco de la afición ciclista de la juventud del pueblo” dirige un escrito al alcalde Julián Diez Caballero solicitando permiso para celebrar “una carrera ciclista por los extrarradios del pueblo y otra carrera de cintas en la misma plaza” durante los días de las fiestas patronales del 8 y 9 de septiembre.

            La idea agradó a las autoridades municipales, quienes organizaron  para la mañana del día 9 de septiembre el “ Primer Circuito de Elciego”. Las condiciones para participar en dicho evento fueron las siguientes:

–         Podrían tomar parte corredores sin licencia de la localidad y de pueblos limítrofes.

–         La suma de los premios ascendería a 200 pesetas, habiendo premios especiales para los corredores locales.

–         El recorrido sería Elciego-Laguardia-Sanatorio de Leza-Samaniego-Cruce Ventas de Villabuena-Cruce carretera Elciego-Navaridas-Sanatorio de Leza-Laguardia-Elciego.  La meta enfrente de la casa del Excmo Sr. Marqués de Riscal. Total 44 kilómetros.

–         La salida se efectuaría en el paseo de los Plátanos a las 10 y media de la mañana. Al cabo de una hora pasaría por Elciego y a las 12 y media se preveía la llegada a meta.

–         Al finalizar la carrera se entragarían los premios en el Ayuntamiento, obsequiando a los corredores con un refresco.

–         Las inscripciones en la Guarnicionería, situada en la Calle del Barco, nº 3.

 Imagen 002

La prueba ciclista atrajo aficionados de otras poblaciones y jóvenes locales  que también tomaron parte en ella. Carreteras sin asfaltar, de tierras blancas como se les llamaban (sólo había asfalto en el tramo Samaniego-Laguardia y en parte de Laguardia-Elciego) dificultaban la prueba mucho más de lo que hoy podríamos imaginarnos. Bicicletas “modernas”, con cambios y todo, se mezclaban con otras más rudimentarias y por supuesto mucho más pesadas. Un auténtico esfuerzo titánico para los competidores. Hermosilla, cantero de profesión y natural de Baños de Ebro, se alzó con la victoria y el premio para el corredor local fue para José Seigido. Sólo hubo circuito este año, puesto que todos los siguientes fueron recorridos por las calles locales.

 Imagen 10

El mismo día 9, a las cinco de la tarde, se celebró en la Plaza la “interesante y sugestiva carrera de cintas”, siendo del agrado y regocijo de todos los asistentes.

            Con objeto de recaudar fondos para los premios y la organización del Circuito, se abrió una suscripción popular encabezada por el Ayuntamiento con 100 pesetas, recogiéndose los donativos y suscripciones en el sitio habitual para los eventos ciclistas: la guarnicionería de José Nieto, llamado popularmente “Pepe el Guarni”.

Imagen 006

            El éxito del circuito fue total y la afición por el ciclismo estaba asentándose entre la población. Así debió de ser, pues para la organización de la carrera del siguiente año, 1942, el infatigable José Nieto, presenta sus escritos al Ayuntamiento como Presidente de la Unión Velocipédica de Elciego.

            Para las fiestas de este año de 1942 proponen la celebración de un recorrido denonimado “Ciclo Pedrestre”, dando diez vueltas al siguiente circuito: Cuartel de la Guardia Civil-Puente Carralaguardia-Carretera de Laguardia-Plátanos-La Canal. Finalizaría en el punto de partida: en el Cuartel de la Guardia Civil.

            Pedrestres con el mismo recorrido, e incluso en sentido inverso, hubo dos o tres más. La participación era numerosa, incluidos los jóvenes locales. En una edición participó hasta José Aguirrezábal, apodado por su minusvalía “El Rápido”. Los premios se los llevaban siempre corredores de fuera: más preparados y con mejores bicicletas; pero siempre había una recompensa para el primer clasificado local.

 Imagen 009

            Posteriormente se hicieron varias ediciones de un recorrido por las calles del pueblo: La Canal-Hospital-Cantón de la Concepción- Paseo del Peine. 3 vueltas a este circuito era suficiente para que el primer clasificado se llevara las 100 pesetas de premio, como ocurrió en el año 1954        

 

 Imagen 007

            Sirvan estas líneas de agradecimiento a “Pepe, el Guarni” y a todas las personas que con él participaron en el fomento del ciclismo y la bicicleta en Elciego; por sus esfuerzos en la organización de los eventos ciclistas y por la introducción de las carreras de cintas en la Plaza, que las hemos disfrutado en nuestra niñez. Un agradecimiento también a su hijo “Pepito, el Guarni” quien nos ha proprocionado la aportación gráfica para ilustrar este artículo.

 

Jesús Fernández Ibáñez