1888.- El Marqués de Riscal fomentador de la viticultura española. Las bodegas de Torrea

Ricardo Becerro de Bengoak “El Imparcial” egunkarian artikulu hau argitaratu zuen 1888an. Oso idatzi interesagarria da jakiteko nola zegoen ardoaren gaia lantzen garai hartan.

Ricardo Becerro de Bengoa,escribió este artículo en “El Imparcial”, el 29 de marzo de 1888. Explica los avances propiciados por el marqués de Riscal en la vitivinicultura riojana y la importancia económica que supuso para este sector las innovaciones traídas desde tierras francesas por Jean PIneau.

 

Imagen

EL IMPARCIAL

Diario Liberal     Jueves 29de marzo de 1888

ELMARQUES DE RISCAL

Fomentador de la viticultura española

Las Bodegas de Torrea

En medio de la Rioja Alavesa, a corta distancia de la margen izquierda del Ebro y en una de las laderas de los numerosos barrancos que, formados por las derivaciones de la sierra de Toloño, cortan aquel pródigo y accidentado suelo, se eleva la importante villa de Elciego. Fuera de ella, entre el riachuelo que fertiliza las huertas de su término y el camino que sube a Lapuebla de Labarca, frente a su notable iglesia de San Andrés, que es su fábrica y ornamentación conserva la memoria del insigne hijo de la villa el Arzobispo de Burgos Don Manuel Navarrete, autor de las historias de esta sede y de la de Mondoñedo, frente a la obra del prelado erigida a principios del XVIII, se dilata la extensa línea de las Bodegas de Torrea,  que con sus plantíos cercanos constituyen una magistral escuela práctica de viticultura y de elaboración de vinos, ya afamada dentro y fuera de España, y que consagra para siempre el nombre del prócer ilustre del Marqués de Riscal, que las fundara para honra y provecho de la agricultura patria.

El progreso sostenido en Alava en pro de este ramo de la riqueza pública se inició en la Granja Modelo Provincial por su inolvidable director el Sr. Garagarz en 1860. Poco después, siendo Diputado General el Sr. Ortiz de Zárate, entusiasta por los intereses de la Rioja, se hizo la campaña de propaganda y de ensayos, en la que tomaron decidida parte el marqués de Riscal y los Sres Balanzategui y Gil de Elciego, Gortázar de Laguardia, Poves y Paternina de Labastida y Olano de Samaniego. El maestro de bodega Mr. Juan Pineau, que la Diputación trajo de Burdeos para la enseñanza práctica, pasó a servir al marqués de Riscal, en clase de director, y administrador cuando éste se decidió a establecer en grande escala la explotación vitícola por el sistema Medoc  en 1868, después de seis años de constantes trabajos de laboreo y fabricación.

Dadas  la clara inteligencia, la actividad asombrosa y la facilidad que para las más difíciles soluciones ostentaba el marqués en sus empresas, creó bien pronto, como por encanto y con la base de su sano capital, un centro vitícola que fue primero la admiración de toda la comarca riojana y después el predilecto punto de visita y de estudios de los hombres entendidos dedicados a la agricultura. Un ingeniero distinguido por muchos conceptos, D. Ricardo Bellsolá, jefe entonces  de la provincia de Logroño,  hizo por su encargo una expedición a Burdeos para tomar allí el modelo de los edificios que en el término de Torrea,habían de servir para la elaboración de los vinos.

Compró el marqués abundantes terrenos ( bien caros por cierto los que rodearon a las bodegas) y emprendió el plantío y las labores bajo la hábil dirección de Mr. Pineau.

Hiciéronse éstas con azada, a la profundidad de 40 centímetros en suelo limpio, y a 80 en el pedregoso, despojándolos de cuantos estorbos se oponían a la vegetación. En los términos fértiles de colocaron las cepas traídas del Medoc a 1’71 de distancia, correspondiendo 3.119 a cada hectárea y en los pobres a 1’40 que daban 5.102 en suma. Se alimentaron con una arroba de abono por cepa, preparado convenientemente en el primer año, y sujetado cada una a una estaca para que se criaran derechas. Plantación esmerada, cara, pero muy productiva, que en su geométrico regular y pintoresco conjunto, se distingue y destaca perfectamente en aquellas laderas, pregonando dónde puso su mano el marqués y sirviendo de enseñanza a todos.

Las bodegas se componen de un conjunto de dependencias de servicio completo para la elaboración. Por la fachada que mira al Norte, después de pasar por el despacho y habitaciones, se llega a los dos calados o galerías, donde están los cubos o tinos, de 85 hectolitros cada uno, montados sobre sillería,  y destinados a la fermentación. Se hallan todos provistos del aparato Mimsard, que dé salida al ácido carbónico y recoge y condensa los productos alcohólicos y aromáticos. Una línea de carriles de hierro conduce desde el exterior a los tinos la uva, limpia ya de todo grano podrido y sucio, y que va a parar a una trituradora  y zaranda, donde queda el raspón.

La presión se hace en cada cubo por un procedimiento superior al de Mabille, y para el cual no se necesita más que el esfuerzo de dos hombres.

Toda la techumbre del edifico es de armadura de hierro de chapa doble.

Las bodegas son sorprendentes. Hay cuatro antiguas y cuatro nuevas de 50 metros de longitud, y están edificadas sobre el nivel del suelo, con respiraderos al Norte y con dos metros de tierra sobre la bóveda. En ellas se ven escalonadas cuatro filas de barricas o pipas de 14 cántaras (228  litros) cada una. En cada galería hay unas 1.000 barricas. Estas se fabrican en Torrea. Costaban antes los envases de 25 a 30 pesetas y  comprendiendo el marqués que su fabricación extraña, sin favorecer a ninguna industria nacional, gravitaba sobre la de los vinos, planteó allí el taller de pipería, dando ocupación y pan a numerosos muchachos del pueblos, que fabrican de 600 a 1.000 por año.

Trasegados y clarificados los vinos, se embotellan por medio de magníficos aparatos, después de elegir y tamizar los corchos, y sin dejar nunca entre el tapón y el líquido ningún vacío, Consérvanse las botellas, puestas horizontalmente, en casillas de ladrillo con listones de madera, y en armarios de alambre, dentro de oscuras galerías a muy baja temperatura, al parecer. Allí hay una riqueza de productos excogidos, de vinos, desde 1862 hasta la fecha. Su fuerza alcohólica es (según los análisis de los Sres. E. Garagarza, Dr. Lande y E. Pedroni) de 11’9 a 12’8 y 13’4 por 100. Un vino de 1862, analizado en 1878 (Exposición Universal de París) por Mr. J. Boussingault, dio respecto a la cantidad de un litro, los siguientes resultados: densidad 0’996, alcohol en volumen, 118’0, acidez total 3,588, crema de tártaro 0’263, tanino 0,125, extracto seco, 26,2; glicerina, 8’2 , ácido sucínico, 1’61; cenizas, 2’8; alcalí en las cenizas 1’275

Bien pronto recogió el marqués el positivo resultado de su magna empresa. Los vinos de su nombre, premiados en primer lugar en los grandes concursos internacionales, adquieren gran fama en Madrid, en el Norte de Europa, en Inglaterra y en América. Hoy la elección de su marca para la mesa, es la mejor marca del gusto exquisito del consumidor.

Probó en sus cálculos agronómicos que los cosecheros en la Riojaapenas llegan a obtener un interés de un 3’6 por 100 del capital y que él obtenía un 7’7. Todo, por supuesto, en término medio. Mientras los productos ordinarios del país se venden a tres pesetas la cántara, o se a 18’73 el hectolitro, que dan un producto líquido medio de 31 reales por obrada (cada hectárea comprende 18’1 obradas), él podía vender a 12 pesetas la cántara, o sea a 75 el hectolitro, que aun reducido a 45, por las mermas de tenerlo cuatro o cinco años conservado, siempre resultaban a un precio muy superior al común. A los quince años de establecidas sus bodegas, vendía cada barrica de 225 litros a 170 pesetas, cuyo precio subió con la edad de los vinos considerablemente. El producto por obrada se duplicó ( en la misma relación que el interés indicado) pues aun descontando el 8 por 100 del capital invertido en más, en esta elaboración, resultaba ser de 63 rs, doble del ¿ ya dicho.

Consiguió el marqués en esta escuela ejemplar de elaboración no sólo esos grandes resultados económicos, sino el hacer comprender a los cosecheros que aquellos excelentes vinos riojanos, que no lograban conservar más de un año, por el atrasado sistema de fermentación que seguían, por las fatales consecuencias de guardarlos en pipas de gran capacidad y por el empeño en producir diversas clases de caldos de tres calidades, podían obtener larga duración y otras preciosas cualidades que multiplicarían su valor.

Tal fue la obra inteligente y patriótica del señor Hurtado de Amézaga. Si hoy, al lamentar la crisis por que atravesamos se queja, el país de que muchos hombres poseedores de talento y de capital viven apartados de la vida del campo, y de que para nada se cuidan de ella, empleando, egoístas, su fortuna y su actividad en otras más cómodas, brillantes y útiles especulaciones, conste que el marqués de Riscal, a semejanza de otros hombres ilustres por su alcurnia y sus medios, cuyos nombres sabe toda España de memoria, cumplió como bueno y como noble al contribuir generosamente a la regeneración y progreso de nuestra abatida agricultura

                               R. Becerro de Bengoa

Anuncios

Jean Pineau Seguin, el otro hijo de Jean Pineau

Imagen

Hasta ahora no habíamos hecho referencia al otro hijo de Jean Pineau, a Jean Pineau Seguin. El que se quedó en Cussac, cuando el gran maestro de cueva vino para quedarse en la Rioja Alavesa. Siempre habíamos hecho referencia a Carlos, el tonelero que vino a Elciego de joven con su padre y matrimonió con Margarita Ruiz de Escudero. Carlos falleció en Elciego en 1887 y allí está enterrado en el panteón familiar.

De este otro hijo hemos recabado información y documentación cuando hemos estado en Cussac en febrero de 2014. Un tataranieto de Jean Pineau nos facilitó el retrato que reproducimos y nos habló del buen recuerdo que dejó como alcalde de Cussac. Otra documentación curiosa nos facilitó el familiar: el pequeño discurso que un vecino del pueblo dijo ante la tumba, antes de enterrarlo. Nos proporcionó la octavilla donde está escrito esta pequeña despedida y José Angel Gómez, nuestro bibliotecario y en este caso traductor, nos lo ha traspasado al castellano.

Imagen

Imagen

DISCURSO A JEAN PINEAU SEGUIN

“Antes de que se cierre esta tumba, vengo a dar un último y emotivo adiós al que, durante largos años fue, primero adjunto y luego alcalde de este Municipio de Cussac.

Veremos todavía viva esta silueta familiar que animaba, hace poco tiempo, con paso vivo a través de caminos, campos y senderos en  todas direcciones, recorridos innumerables veces para el interés de algunos y para el bien de todos.

La honestidad y el honor han sido los principios sobre los cuales se han apuntalado eternamente su vida privada y su vida municipal. Una bondad muy grande e indiscutible se añadía a estas primeras cualidades y si a veces se ha podido reprochar, al querido desaparecido, algunos matices de debilidad, era siempre esta bondad la que fue, en estás circunstancias, su única consejera.

No creo que la población de Cussac desautorice al consejo municipal por haberle asociado dolorosamente en el  homenaje de sus remordimientos las flores que, encima de la  tumba de nuestro alcalde-amigo, forman una efímera aureola.

Estas flores apenas sobrevivirán al final de su misión que está, aquí abajo, cumplida pero el nos habrá dejado la lección del honor.”

Elciego, 31 de Mayo de 1889.- Esquela de Jean Pineau

Cussac herrian egon ginenean, otsailak 14an, Pineau familiaren bilobaren biloba batek kokumento berezi hau erakutsi zigun.

Esquela Juan Pineau

Cuando este mes de febrero de 2014, días 14 y 15, estuvimos en Cussac, uno de los tataranietos que acudió al acto, nos proporcionó este fabuloso documento. Hasta ahora desconocido para nosotros. Se enteró por la prensa que un grupo de Elciego acudía a Cussac trabajando un hermanamiento entre los dos municipios bajo la sombra del Jean Pineau. Acudió gozoso a nuestro encuentro y nos facilitó una documentación sobre su antepasado, que poco a poco iremos colocando en el blog

IMG_0910

Elciego – Cussac fort Medoc 2014

Hau da Cussacen egindako hitzaldia 2014ko otsailaren 14an. Jean Pineauren historioa, Araba Errioxako ardo modernoaren historioa. Bi herri harremanetan, bi herri ardo historia batekin lotuta

Ésta es la exposición que se colocó en la charla sobre la figura de Jean Pineau. La traducción al francés, aquí en las diapositivas, es de José Angel Gómez, quien también hizo de intérprete y de traductor en la propia exposición

 

 

Febrero 2014 Visita de Elciego a Cussac

ImagenImagenImagenImagen

El Viernes 14 y Sábado 15 de Febrero, un grupo representativo de Elciego compuesto por su alcalde a la cabeza, concejales, grupo de danzas, gaiteros y otros acompañantes con diversos cometidos, acudimos a Cussac fort Medoc, una entrañable población del Medoc francés.

Cussac es el pueblo de origen de Jean Pineau, donde estuvo trabajando en el Chateau Lanessan y a donde regresó tras su fallecimiento el resto de su familia ( viuda, nieto y dos nietas).

El motivo de la visita estuvo precedido por aquel homenaje que  se celebró en Elciego en julio de 2012 a Jean Pineau, como el gran padre del moderno vino riojano. Allí acudieron su tataranieto Cristian Brun, con su madre y esposa. Tras el homenaje vinieron comunicados en la red, solicitudes de líneas escritas sobre la figura de Pineau desde otras poblaciones del Medoc, como la Casa de Cultura de Blanquefort, quien publicó en su revista un artículo histórico sobre el “maestro de cueva”. Nos confesaron con ilusión que para ellos era un personaje olvidado y que desde tierras de Elciego le hubiéramos colocado en el lugar que merecía, les llenaba de satisfacción.

El 26 de mayo de 2013 un grupo de cosecheros y personas de Cussac nos devolvieron la visita, agradeciéndonos el trato recibido y teniendo a Jean Pineau como uno de los objetivos de su visita y un causante de la curiosidad por todo lo escuchado. No olvidamos esa noche del 26 de mayo, noche de luna llena, “lune plaine” como nos dijeron a la salida de la cena en Laguardia; no la olvidamos, porque esa misma noche una helada aplastante sacudió nuestros viñedos.

14 de febrero de 2014, y también con luna llena, la expedición de Elciego llegó a Cussac. La visita seguía en esa incipiente amistad entre las dos poblaciones, en impulsar más la figura y el conocimiento de Jean Pineau y en plasmar todo en un futuro proyecto común: el hermanamiento entre Elciego y Cussac, entre Cussac y Elciego.

Una visita al Chateau Lanessan, de donde partió Pineau para la Rioja Alavesa, testimonió a los visitantes más veteranos, que la antigua bodega del Marqués de Riscal estaba copiada de ahí. Y así confirma, aún más, nuestra hipótesis de que Ricardo Bellsolá, cuando vino al Medoc por orden del Marqués, a tomar modelo para construir una bodega en Elciego al estilo francés, vendría seguramente a donde aún continuaban trabajando el padre y el hermano de Pineau, a la de Lanessan. A la tarde una exhibición de nuestro folklore más particular, nuestras danzas de Elciego y otras de la zona, llenaron de colorido, juventud y elegancia la Casa de Cultura de Cussac. Los gaiteros, infatigables y pletóricos por su papel protagonista en esta visita, dejaron clase y calificación óptima, como si de una cata de vinos se tratara. Una charla sobre la figura histórica de Jean Pineau a cargo de Jesús Fernández Ibáñez (castellano) y José Angel Gómez (francés) recordaron la historia compartida sobre el vino entre las dos poblaciones,  en la figura del gran padre del moderno vino riojano. Noche de cena, cantos y bailes compartidos entre las dos poblaciones en la propia casa de cultura hasta que cada uno se retiró con la familia que en su casa nos acogió. En mi caso fue la de Cristian Brun, donde nos obsequió con una copita de uno de los mejores cognacs que nunca habíamos probado en nuestra vida. Así lo reafirmamos José Luis Gallego, José Angel Gómez y el que todo esto suscribe.

A la mañana siguiente unos suculentos desayunos nos esperaban. Suculentos por la cantidad y el cariño con que nos lo obsequiaron; pero que no tendrían la importancia de sacarlos a relucir si no fuera por unos pequeños pastelitos llamados “canelés” cuyo origen estaba ligado al vino. Más bien a las yemas sobrantes de la clarificación, como en el caso de las yemas de Pérez en Elciego. Distintos pasteles y texturas, pero el mismo origen histórico. Tras el desayuno Cristian nos paseó por lo mejor y más selecto del Medoc: sus chateaux más famosos, sus viñedos más cotizados…..todo con detalladas explicaciones; que como confesaba José Luis Gallego “nunca había visto ni aprendido tanto en tan poco tiempo”. Al regresar con el grupo, fuimos a una visita guiada al Fort de Medoc: el fuerte que el Rey Sol construyó en la mitad del estuario para la defensa de Burdeos. Fuerte muy voluminoso pero muy dañado tras la Primera Guerra Mundial. Proyecto interesante, bonito; pero con una necesaria mochila presupuestaria no prevista a corto plazo.

Tras la visita detallada del Fuerte, volvimos al comedor escolar donde tuvimos otro acto entrañable, aparte de catar buenos vinos de la zona. Nos esperaban a la entrada un matrimonio que se habían enterado por la prensa que unos de Elciego venían a Cussac con recordatorio de la figura de Jean Pineau. Se nos confesaron como tataranietos del gran “maestro de bodega” y nos aportaron documentación al respecto. La alegría fue colectiva, también para Cristian Brun, quien les reconoció como primos segundos, pero que llevaban más de cincuenta años sin verse ni relacionarse. Nos aportaron, con gran gozo por su parte y con gran alegría por la nuestra, una esquela del fallecimiento de Pineau, un discurso que se dijo en el funeral por una persona del Medoc, las escrituras testamento de la viuda de Pineau hacia sus tres nietos huérfanos ( dos eran las abuelas de los familiares allí presentes) y un cuadro retrato del hijo de Pineau, del que quedó en el Medoc cuando fue a tierras alavesas, y que posteriormente fue alcalde de Cussac. Nuestra visita acarreó entre otras cosas, esta reunión familiar de los descendientes de Pineau y una aportación documental extraordinaria para nuestro legado histórico.

Fin de semana memorable y con una agenda que como marcábamos en el final de la charla:

–          “Venimos a recordar con vosotros esta historia compartida. Historia del moderno vino riojano

–          Venimos a agradeceros esta aportación

–          Venimos a ofreceros nuestra amistad y nuestro hermanamiento

–          Cussac y Elciego, Medoc y Rioja Alavesa….eje histórico de unos de los mejores vinos europeos”

http://www.flickr.com/photos/60720621@N03/sets/72157641184271145/

Pasaportes de Jean Pineau

XIX.garren mendean estatu batetik bestera pasatzeko ez zituen erabiltzen guk ezagutzen ditugun pasaporteak; bainan kontrolatzeko pertsonak erabiltzen zituzten erregistro  paperak. Jean Pineaurenetariko pare bat bialdu digute.

     Jean Lafitte, encargado de temas culturales en Blanquefort, tierra natal de nuestro maestro vitivinícola,  y responsable del boletín de la asociación (GAHBLE) www.gahble.org  nos ha enviado estas dos fotografías pertenecientes a los pasaportes de Jean Pineau. Son más bien cédulas de identificación de la policía, pero que para nosotros son documentación que aumenta el patrimonio y conocimiento de este “maestro de cueva” que compartimos estas dos grandes regiones del vino: Burdeaux y Rioja.

Uno está datado en 1862, tras la firma del contrato con Diputación y tiene como destino Vitoria, para presentarse a las autoridades de la Provincia y comenzar así su experiencia con los cosecheros riojanoalaveses. Su edad es de 39 años, y da algunos datos de su físico.

El otro documento de identificación está fechado en 1877 y tiene como destino Madrid. El documento del visado es del 23 de marzo y el 1 de abril comenzaba la Exposición Vinícola de Madrid, donde Elciego participó con gran protagonismo y con él el Marqués de Riscal y su maestro de bodega Jean Pineau.  https://elciegohistorico.wordpress.com/2012/11/06/1877-exposicion-vinicola-de-madrid-exposicion-del-marques-de-riscal/. Se le describe como una persona de 164 de altura, ojos azules, pelo gris,…

Un agradecimiento especial a Jean Lafitte por habernos hecho llegar estos dos documentos gráficos  

 

Charla sobre Javier de Arízaga en Cameros

 

 San Román de Camerosen egindako hitzaldia. Oso egun berezia eta gozoa. Hango jende zoragarria eta alboko hizlaria pertsona guztiz interesgarria.

Presentación de la charla sobre la figura de Javier de Arízaga en su tierra camerana. En San Román de Cameros, con motivo de un final de un curso sobre plantas, plantaciones e ideas para desarrollar trabajos. Un día especial con una gente especial y en un lugar especial. El voluntariado de la gente de la Asociación de Amigos de San Román, una fuerza impresionante. Consiguen mantener el pueblo exquisitamente mimado, hacen sentirte con ellos un camerano más y la conversación y la compañía son dos de sus fuentes más generosas. Un estupendo día y el inicio de amistades interesantes.

<div style=”margin-bottom:5px”> <strong> <a href=”http://www.slideshare.net/elciegohistorico/javier-de-arzaga” title=”Javier de Arízaga” target=”_blank”>Javier de Arízaga</a> </strong> from <strong><a href=”http://www.slideshare.net/elciegohistorico” target=”_blank”>Jesús Fernández Ibáñez</a></strong> </div>

 

1807.- Las Juntas Generales de Alava del mes de Mayo se celebraron en Elciego

Arabako Biltzar Nagusiak, 1807ko maiatzakoak Elziegon ospatu ziren. Documentu hau gure artxiborako baliotsua da.

Reproducción digital de los fondos del Parlamento Vasco y de la Consejería de Cultura del Gobierno Vasco en la que se nos ofrece digitalizado el discurso que el Diputado General Don Pedro Ramón de Echeverría pronunció en las Juntas Generales Ordinarias celebradas en mayo de 1807 en la villa de Elciego.

http://www.liburuklik.euskadi.net/handle/10771/8498

 

Anastasio Seigido González

 

Anastasio Seigido Gonzálezen argazkia. XIX.garren mendean eginda. Oso argazki polita eta baliotsua

Anastasio Seigido González, nació en Elciego el 5 de diciembre de 1855 y fue zapatero de profesión. Una bonita foto del siglo XIX, las pocas que conservamos en el pueblo y se la debemos a una de sus biznietas: Pilar Blanco Sierra. Le estamos muy agradecidos

http://www.flickr.com/photos/60720621@N03/8051713984/in/photostream

 

EL CEMENTERIO DE ELCIEGO

Gure hilerriari buruzko azalpen txiki historiko bat. Han daude elkarturik gure antzineko bizilagun guztiok; bai aberatsak edo dirudunak, bai pobretsuak. Han eta gure oroimenetan.

La construcción del cementerio de Elciego a principios del s. XIX obedece más a una modernización de la organización social de la villa que a factores de incremento de población. Hasta esta fecha, la inhumación de los cuerpos se hacía dentro del templo de la parroquia y en los aledaños, dependiendo si tenían sepultura o no en el interior de la Iglesia.

Sin tener aún rematado el soberbio edificio parroquial, concretamente en 1625, ya queda reflejada la observación del Visitador de la Diócesis de que ……

http://www.calameo.com/read/0000471199421d71cb588

« Older entries Newer entries »