1780.- Empedrado y engrijado de la Plaza

Baselizaren sarreran dagoen irudiak gogoerazten digu 1780.urtean solairuaren harrika egin zutena

foto-pie-ermita

Al entrar en la década de 1780, la plaza estaba arquitectónicamente ensamblada, ya que se habían construido casas en los solares que aún quedaban, y sobre todo, por la finalización de la nueva ermita de la Patrona.

La plaza necesitaba también ornamentarse y engalanarse como lugar céntrico de la vida social de la villa. Así el Alcalde Don Luis de Vitoriano y Zárate, prestigioso abogado en toda la zona en aquellos años, junto con los regidores Miguel García de Olano y Lorenzo Ruiz de Vergara, firman un contrato con Pedro Manzanos y Gregorio González con esta finalidad. El primero era natural de Salinas de Añana, pero había venido a Elciego a trabajar; donde matrimonió con Inés Josepha Martínez de la Canal en 1761. El segundo era vecino de Logroño. La obra consistía en “engrijar y fajear la plaza pública de la villa, sita en medio de esta población y junto a la Basílica de Nuestra Señora de la Plaza “.

El remate de la obra se realizó como de costumbre: bando público y carteles; una cantidad estimativa de salida y un plazo para la presentación de propuestas. Quien hiciera la mejor postura, se llevaba la obra.

El primero que puja por la construcción es Joseph Izaguirre Mascaran maestro de cantería que había venido a residir en la villa con su esposa la década anterior. Aquí le nacieron cuatro hijos de su matrimonio con Josefa García Nievas.

La puja de Izaguirre era de 10’5 reales vellón cada estado de engrijado, siendo por cuenta de dicho Maestro la conducción y amontonado de los grijos en la plaza. Parece ser que existía un engrijado anterior, ya deteriorado y que era preciso retirar. Este trabajo lo calculó en 5 reales por cada estado. El fajeo debía llevar enlosado de piedra. Calculó cada bara de piedra a 2’5 reales. Un dato curioso es el de que “ lo que ocupa el dentro del juego de pelota ha de ser toda de piedra labrada a escoda y con ciertas condiciones

Una puja posterior de Pedro Manzanos y Gregorio González, rebajó la sexta parte al engrijado, losado y fajeo de la Plaza.cabecera

Buena y difícil de mejorar debió ser esta propuesta, puesto que aunque se dieron diferentes pregones, “no hubo persona alguna que mejorase dicha postura” por lo que se escrituró el contrato ante el escribano local Manuel Ramírez el 11 de agosto de 1780.

Las Condiciones que se establecieron fueron las siguientes:

1.-”Que el grijo que ha de llevar el empedrado ha de ser de la Ribera del Río Hebro y sitios de La Mezana o Romaneda, amontonado de cuenta de esta villa y conducido de la de los ejecutores de la obra, pagándoles por cada estado de lo que engrijasen a ocho reales y veinte y seis mvs vellón, haciendo algunas labores y dibujos en los cuadros que pareciese conveniente para la mayor hermosura de la referida plaza. “

2.- “Que se han de echar algunas fajas a lo largo y cruzado de piedra compuesta a picón, y bien entrada en regla con la anchura de un pie y la altura necesaria y correspondiente , quitando y trayendo si fuese necesario la tierra para dicho engrijado y fajeado que por éste se les ha de pagar a dos reales y 3 mvs cada bara, lo mismo en que ha sido rematado.”

3.- “Dentro del juego de pelota ha de ser de piedra sillería labrada a escoda, y bien entrada en regla por lo que también se les ha de pagar a 2 rs y 3 mvs por cada bara”.

4.-“Que si por los vecinos de esta villa se trajese alguna porción de grijo y deshiciese el engrijado que se halla dentro de la referida plaza, se les haya de pagar por cada estado a cuatro rs y 6 mvs, los mismos en que ha sido rematado

5.-“El engrijado, fajeo y losado lo han de ejecutar con toda perfección y arte, dándole a la referida plaza los desaguaderos necesarios con la mejor proporción y disimulo y que concluida la obra se ha de reconocer por maestros inteligentes la que se ha de dar perfeccionada para el día último de septiembre de este año, diez días más o menos y el importe de toda la obra se les ha de pagar en tres plazos, principio, medio y fin de ella.”

6.-“…se  pagará la obra del dinero que produjesen las eces que se hallan cedidas por los vecinos para dicho efecto.”firmas

Elegante y coqueta debió quedar la plaza con su engrijado artístico para la comodidad de los transeúntes y disfrute estético de la población. Llama también la atención el respeto a ese juego de la pelota que en siglos anteriores prohibieron los Visitadores de la Diócesis por respeto a la ermita y al cementerio que allí existía. A finales del XVIII se promueve y respeta ese juego poniendo en ese espacio un enlosado de piedra en vez del engrijado. Llegaremos a mitad del siglo XX, donde el pueblo tiene frontón en la Pieza de la Villa y las autoridades pintan un cartel en la ermita prohibiendo el juego de la pelota .ermita-elciego-antigua-retocada

Este engrijado que duró más de un siglo, fue aniquilado por una capa de brea que uniformó el suelo y dio más comodidad a la población transeúnte. Sólo se respetó un dibujo simbólico en la entrada de la ermita que, en la reforma final que se hizo en 1982, los hermanos Izquierdo lo rescataron y mejoraron. Este empedrado con el escudo local y con la inscripción de “Viva esta Villa” es el recuerdo actual de aquel engrijado que engalanó la plaza en 1780.

 

 

(Juego de la pelota en la pared de la ermita en la década de 1920.- Fotografía cedida por la familia Bañares)

 

(AHPA .- Archivo Histórico Provincial de Alava .-1779-1780 Manuel Ramírez Prot 7754)

 

Chocolates Pérez “los mejores”

Gaurko artikuluarekin eskertu nahi diegu laguntza handia ematen diguten hainbat pertsonei

chocolate-perez

Muchas son las personas que de manera directa o anónimamente nos ayudan a enriquecer este blog. A todas ellas queremos darles nuestro más sincero agradecimiento.  Directamente nos aportan materiales o nos indican dónde podemos encontrar algo relacionado con Elciego. El artículo de hoy es una prueba más de ello; el fotolito o plancha que utilizaba la imprenta para el envoltorio de los chocolates de la familia Pérez.

prensa    Un dibujo que nuestros mayores retienen aún en la memoria;  pero que la mayoría de los que hoy vivimos en la Villa ni recordamos ni jamás hemos visto.

A finales del XIX y en la primera mitad del siglo XX el chocolate estaba presente entre nuestros vecinos y varias familias se dedicaron a su elaboración: Bacigalupe, Villar y Pérez.

Los chocolates Pérez eran famosos en la zona y los elaboraba Julián Pérez Mena siguiendo la tradición de su padre Adrián, que transmitió a sus hijos Pérez Trincado. Unas generaciones de pasteleros y chocolateros famosos por sus yemas, merengues y chocolate.adrian-perez-membrete

El fotolito de la impresión nos acerca y nos evidencia cómo eran los envoltorios de esas tabletas de chocolate de la marca registrada “Chocolates Pérez”. En la tableta exterior, aparte de los 200 gramos que indicaba el peso de la tableta, ponía el precio de 6’95 pesetas. Desconocemos el color o colores de la impresión; presumimos que fuera un color marrón sobre un fondo blanco u ocre.papel-tableta

Es de resaltar el detalle del humo de la taza que invita a su degustación y nos visibiliza cinco aspectos a resaltar:  el peso, un rostro humano, el precio, la marca….y un bonito juego con el humo escribiendo “los mejores”…

moldes-blog

 

los-mejores

 

Un diseño en consonancia con la calidad del producto y con la elegancia de la Villa.

1800 El aguamanil de la sacristía; obra de Nicolás de Aramburu.

Sakristia berrian eskuak garbitzeko aulkiteri bitxia egin zuten.

aguamanil

Tras la construcción de la espléndida sacristía adosada al templo parroquial por el Arquitecto Justo Antonio de Olaguíbel entre 1789-1794, las arcas parroquiales siguieron siendo generosas para la ornamentación de este nuevo habitáculo. Así se encargó una estupenda cajonería y retablos interiores a Manuel de Agreda; aparte de otros objetos de uso y decoro como aldabones, espejos, puertas, cuadros, imágenes….Fueron años donde las primicias, diezmos y tazmías propiciaron este esplendor en el templo parroquial.

Uno de los elementos de decoro y ornamentación reseñables, fue el Aguamanil de piedra de jaspe. Se le encargó a uno de los canteros-decoradores más prestigiados de la provincia, a Nicolás de Aramburu; autor entre otras obras de la hornacina exterior que se realizó para la Virgen en la Catedral de Vitoria. El aguamanil, como su nombre indica, servía para el aseo de las manos para los clérigos que iban a oficial los actos litúrgicos. En todas las casas y habitáculos existían jarras, palanganas, jofainas….. con vasijas para contener y recoger el agua vertida colocadas en distintos muebles especiales para su comodidad y disposición para el uso. El aguamanil de la sacristía, colocado en un paño de la pared y realizado en cantería artística, no pasó por alto a los visitantes ; y fue un signo inequívoco de poderío económico del clero local.escritura

El contrato se firma el 12 de agosto de 1800 . De la parte eclesíastica los  Presbíteros, beneficiados y curas de la parroquia Francisco Antonio Sáenz de Olano y Julián de Amestoy y los mayordomos Joaquín Ibáñez Ubago y José María de Aréjola. Por la otra parte Nicolás de Aramburu, vecino de la ciudad de Vitoria y su fiador Francisco Antonio Echevarría.

Se ajustan en 10.000 reales vellón; una cantidad muy importante. En las condiciones se especifica que será realizada en piedra de jaspe, respetando las calidades y especie de las muestras que se dejaron al cura para contrarrestar posteriormente con la obra ejecutada.

La obra estuvo finalizada en medio año, concretamente para febrero de 1801. Los pagos, como era costumbre en estas ocasiones, se fraccionaban en tres: uno a la firma del contrato, otro a mitad y de la obra y otro a la entrega. En esta ocasión, debido a lo reducido de la obra y a lo especificada que estaba en el dibujo, se pone la condición que el “maestro no pueda pedir nada por via de mejoras ni por otro título, pues desde luego no se admite”

firmas(Archivo de Protocolos de Alava .-AHPA 1800 Manuel Ramírez Prot 7773)

Un 8 de septiembre de la década de 1960 / Procesión, danzas y gaiteros

Bañares Familiak utzitako argazkiak, 1960. hamarkadakoa dira

elciego-bailes-antigua-2

(Luis López, Mari Carmen Navarro, Chus Ramírez de Olano, Mari Carmen Ibáñez, Vitori Nieto, Mari Carmen Sáenz de Navarrete, Asun Ortega, Socorro Martínez, Mari Carmen Laorden y Delia Rubio)

Un agradecimiento más a la familia Bañares por dejarnos esta documentación gráfica de un 8 de septiembre de la década de 1960. Fiesta de la patrona y presencia de la imagen de la Virgen de la Plaza en la procesión con sus gaiteros y danzas. Chicas solas bailando nuestras danzas y con un cachimorro sin el atuendo multicolor que luce en la actualidad. elciego-bailes-antigua

Jesús Martínez “Gimeleo”, José Ignacio Bezares y Juan José Gómez con la caja fueron los encargados durante estos años interpretar con las gaitas las danzas y pasacalles procesionales.

elciego-plaza-antigua-2elciego-plaza-antigua

1828 LORENZO SANCHEZ, dulzainero de Leza

  1. urtean, Lezako Lorenzo Sánchez dulzaina joleak Eltziegoko jaietan jo zuen.

1828-lorenzo-sanchez

En el anterior artículo trajimos el nombre de un dulzainero hasta ahora desconocido en la zona: Canuto Izquierdo, maestro dulzainero de Haro. El dato que trajimos correspondía a las cuentas municipales de 1820. En los años sucesivos sigue apareciendo pagos a este músico de Haro y por la misma cantidad: 240 reales por la víspera y función de Santa Isabel y otros 240 reales por la víspera y Fiesta de la Natividad de Nuestra Señora. También hicimos una pequeña muestra comparativa de los honorarios satisfechos al dulzainero en relación con otros trabajos.

Hoy traemos el dato de otro dulzainero que participó en las fiestas de 1828: Lorenzo Sánchez, vecino de Leza y quien cobró 160 reales por cada una de las funciones.1825-canuto-izquierdo

Parece ser que Canuto Izquierdo era un maestro dulzainero afamado en la zona, puesto que los pagos entre 1820 y 1826 que están registradas cobra las cantidades que hemos mencionado: 480 reales por tañer el instrumento cuatro días. El dulzainero de Leza, Lorenzo Sánchez, cobró una tercera parte menos: 320 reales por las dos funciones. Por lo que deducimos que habría una diferencia de reconocimiento y prestigio entre ambos maestros dulzaineros.

(Datos extraídos del Archivo del Territorio Histórico de Alava DH 988)

1783.- La Corona de Plata de la Virgen de la Plaza

Antzineko Enparantzako Ama Birjinaren itxura ez zen orain ezagutzen duguna

imagen-virgen

Tras la finalización de la construcción de la nueva ermita de la Virgen de la Plaza, ahora denominada en numerosos documentos como Basílica,  se acomete la obra de ornamentación y decoro del interior. Así en 1768 se fabrica el retablo central y los dos colaterales y al finalizar ese mismo año se le encarga la construcción de un órgano nuevo al afamado organero Gasparini, como dos elementos centrales de esta nueva fase.escritura

La gestión de recursos  que han ido aportando los vecinos, fundamentalmente a través de las heces de los suelos de los vinos, van generando un remanente para seguir decorando y ornamentando el templo. Es  Francisco Xavier Zárate y Vicuña, natural de Navarrete y casado en 1752 en la villa con Petronila Navarrete Urbina , quien en 1783 se encarga de la recaudación de los haberes y caudales de la Basílica de Nuestra Señora. Su interés es invertir en “las cosas más precisas y necesarias para su adorno”; por lo que decide encargar “una Corona de Plata Imperial para dicha Santa Imagen”.  Para ello se ponen en contacto con uno de los maestros plateros más reconocidos en la zona: Pablo Zaporta.

El orfebre logroñés les propone a través de una traza, la fabricación de una corona y un rostrillo para la imagen de la Virgen,  y otra más pequeña para la efigie del Niño. La corona imperial tendría un peso aproximado de 80 onzas de plata, más o menos.coronas

El compromiso se define en un documento oficial ante el escribano local Manuel Ramírez el 4 de mayo de 1783. En él se reflejan las siguientes condiciones:

1.-Se ejecutarán dos coronas de plata, teniendo la de la Virgen un peso aproximado de 80 onzas de plata, siendo las del Niño una correspondiente al peso de su Santa Imagen. El rostrillo también ha de ser de plata. Por cada onza de plata se abonarán 26 reales, aparte de otros 6 por el trabajo realizado en cada onza.

2.- Se han de ejecutar con arreglo a la traza y diseño que ha presentado Pablo Zaporta y estarán concluidas para el 1 de septiembre de ese mismo año. Se le pagará en dos plazos: uno de 1.200 reales en el mes de mayo y el resto a la entrega.rostrillo

La traza, que no se conserva en las documentaciones, llevaba unos detalles apuntados en el dibujo y explicados al margen a través de un Abecedario

A.-Es la bola viva, como demuestra y corresponde.

B.-Son las cartelas que forman los imperiales con la lado correspondiente a los colgantes de Laurel picados que demostrará la letra D.

C.-Son los Campos picados con dos diferencias que imitarán una labor amanforada, siguiendo simetría el uno al otro.

D.-Son los colgantes de Laurel que demuestran estar colgados de sus aldabones

E.-Son Campos picados de mate para que hagan resaltar a la demás labor

F.-Serán piedras de plata que imitarán al Diamante y en caso de que los campos picados de mate o manforados pareciere mejor, echar alguna diferencia entre ellos, lo podrá hacer el referido maestro sin que en esto se le ponga reparo alguno.

firmas

litografia-de-1843(Detalle de una litografía de 1844 donde se aprecia la Virgen con el rostrillo)

AHPA Archivo Histórico Provincial de Alava 1783 Manuel Ramírez Prot. 7756

1928 .-Florencio Sierra cumpliendo el Servicio Militar en Larache (Marruecos)

Herriko gazte askok Marrokon soldadutza egin zuten.

florian-sierra

Muchos jóvenes de Elciego cumplieron el servicio militar en el Protectorado de Marruecos. La década de los años veinte tuvo un inicio bélico importante en la llamada popularmente “Guerra de Marruecos”o “Guerra de Africa” y conocida en los manuales como la “Guerra del Rif”. Hacia 1926, con la ayuda francesa, la zona se pacificó; pero en aquellos años,  realizar el servicio militar en Marruecos, seguía teniendo el tinte, leyenda y realidad de un conflicto armado.

En esta imagen cedida por su sobrino Ignacio Navarro Sierra, vemos a Florencio Sierra Seigido en una fotografía enviada desde Larache a su familia. Los Sierra estaban muy vinculada a la bodega del Marqués de Riscal, puesto que su padre, Pedro Sierra Peraita, fue durante varias décadas el encargado del campo de la bodega. Su esposa, Resurrección Ruiz de Vergara Cundín, con la que matrimonió el 19-09-1931, trabajaba también en la casa de la bodega junto a la familia Dubos. Estas vinculaciones le valieron la intervención del Barón de Chirel para un permiso puntual de Marruecos a Elciego durante el servicio militar.

 

Las danzas y el dulzainero en las fiestas de 1820

Datu hauek 1820 urteko kontuen liburuetetatik  ekartzen ditugu.

Los libros de cuentas de los Ayuntamientos nos proporcionan múltiples datos para ir tejiendo los distintos temas cotidanos. Hoy traemos estos datos de las fiestas locales de 1820, donde aparece el nombre del dulzainero de Haro que venía a tocar en las fiestas y los ocho danzantes que componían el grupo.

Las dos fiestas patronales se celebraban la víspera y día del 2 de Julio, la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel, patrona de la Villa y cuyo relato está en el centro del retablo de la Iglesia Parroquial. La otra fiesta era la de la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de septiembre, Patrona de la Villa.

pago-dulzainero

Para las dos ocasiones se trajo a Canuto Izquierdo, músico dulzainero vecino de la villa de Haro. “….240 rs vellón por el trabajo que ha tenido en tañer la dulzaina acompañando a los Señores del Ayuntamiento Constitucional, en las Vísperas y día de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel, Patrona de esta villa, dos del corriente mes.” y “….240 rs vellón por el trabajo de tañer la dulzaina acompañando a los Señores del Ayuntamiento Constitucional de esta dicha villa en las vísperas y día de la función celebrada a la Natividad de Nuestra Señora Patrona de esta nominada villa”

firma-canuto-izquierdo

Los danzantes eran ocho chicos, que acompañados del gaitero-dulzainero acompañaban la víspera y día de las dos fiestas patronales. “.. a José Ibáñez y siete Compañeros danzadores, naturales de esta misma villa, sesenta reales vellón por el trabajo que han tenido en ir en danza acompañando a los señores del Ayuntamiento Constitucional en las Vísperas y Día de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel, Patrona de estas dicha Villa, dos del corriente mes” y “… a Martín de Meiro y siete compañeros naturales de esta dicha villa sesenta reales vellón por el trabajo de haber danzado acompañando a los Señores del Ayuntamiento Constitucional de la misma en las Vísperas  y Día de la Natividad de Nuestra Señora, en la función que se le ha celebrado como Patrona de esta Villa”. Como curiosidad José Ibáñez Aréjola era un muchacho de 26 años y Martín Meiro Sicilia se casó el últiimo día de enero de ese año con 24 años.danzantes

ibanez-y-companeros

Los 480 reales vellón que cobró el dulzainero Izquierdo por los cuatro días de las festividades era un buen pago. Para que tengamos una referencia era el equivalente a 85 cántaras de vino. Un peón por trabajar sacando la oruja del trujal dos días cobraba 10 reales. Fermín Fernández, oficial público de Caja, cobraba por todo el año 1.000 reales. Fermín Pérez, guarda de campos, cobraba 2 reales por día de trabajo. El presbítero capellán Fermín de Vitoriano, cobró 54 reales por la novena de misas a Nuestra Señora de la Plaza, a razón de 6 reales/misa. El organista Luis Fraylia cobró 8 reales por cantar los gozos en esa novena.

Detalles curiosos de nuestra historia extraídos de las cuentas de 1820, dentro del esfuerzo que las autoridades hicieron estos años por modernizar la administración local.

(Archivo Provincial de Alava DH 988-2)

 

 

Danzas de Elciego en torno a 1960

Asunción Santos Pardok eskeinitako argazkiak ekartzen ditugu bloguera.

presentacionAsunción Santos Pardo nos ofrece unas desconocidas fotos de las Danzas de Elciego en torno a 1960, a la que le agradecemos esta aportación que hace a nuestro patrimonio cultural.

Podemos ver al detalle la ropa de los chicos y de las chicas, escapularios incluidos.

cuatro-calles

Hay muchos recuerdos que nos vienen al contemplar personajes tan típicos en nuestros años como lo fueron Luis Navarro Navaridas  y León Navarro Cenea ( guarda y alguacil, respectivamente). Entre el público es fácil reconocer muchos rostros de personas con las que compartimos nuestra niñez y nuestra juventud. Personajes variopintos reunidos en la plaza para contemplar a sus jóvenes bailando las danzas.arbolInequívoca la figura de Juan José Gómez tocando la caja, hasta por su estilo y postura en el redoble le reconoceríamos. Parece ser que ese año no hubo gaiteros, puesto que en alguna de esas fotos apreciamos a la parte izquierda a Pepe Gallego con el clarinete en plena faena.

jotaPresentación, Cuatro Calles, El Arbol y la Jota, estampas típicas de nuestras danzas.

1731 Juan Merino Marchante, padre del P. Andrés Merino de Jesucristo

Gaurko ekarpena P. Andrés Merino de Jesucristoren aitari buruz da.

firma

El P. Andrés Merino de Jesucristo es uno de los hijos más ilustres de la villa; pero pocos datos tenemos de su vinculación con la misma. Sólo su partida de bautismo de 1730, con lo que asevera que nació en Elciego y las dos anteriores de sus hermanos Juan Francisco (1725) y Damiana (1728).

El matrimonio Merino Erigoyen se estableció en Elciego por un espacio corto, durante el cual nacieron estos tres hijos. No teníamos ninguna referencia relativa a la actividad o la razón por la que se asentaron en la villa; por esto  traemos hoy esta aportación al blog.

En el contrato del Barco de 1731, aparece Juan Merino como rematante del servicio por el precio de 45 ducados. En ese contrato estampó su firma, algo que ya nos indica que sabía leer y escribir. Y si miramos el trazado de la misma, llegamos a la conclusión que Juan Merino Marchante era persona que gozaba de instrucción básica.encabezamiento

El barco se hizo nuevo en 1729, a cargo del carpintero de Cenicero Juan de Osa, por un precio de 1.150 reales.  Este año de 1731 los vecinos naturales, moradores y caballerías de la villa cruzaron el río Ebro a través del barco sin abonar “ estipendio alguno”; no así los forasteros que tenía que abonar un cuarto por cabeza. Siempre que el río no tuviera crecida.

« Older entries Newer entries »