1942.- El oficio de Sacristán de la Parroquia

1942ko Apaizburu eta Sakristauaren arteko kontratu batek, honen soldata eta betebeharrei dagokionez, orduko bizitza erlijioso eta sozialari buruzko zehaztasun ugari helarazten dizkigu. Hala nola, kontuan hartu behar dugu, 77 urte bakarrik igarotzeaz gain, bere protagonistak ere ezagutu ditugula.

Un documento, del que apenas nos separan 77 años, es más que significativo para observar una serie de detalles que nos indican cómo ha variado la vida parroquial del pueblo.

Para empezar, el oficio de Sacristán está desaparecido como tal, ya que en la actualidad son personas voluntarias las que hacen distintas funciones en el mantenimiento de la Iglesia y de ayuda al cura párroco en los oficios litúrgicos. Pero hasta hace muy pocos años ha existido la figura del Sacristán, con sus obligaciones y sus modestos emolumentos. Desde ese primer sacristán que conocemos en 1657 llamado Pedro Sáenz de la Mongía, pasando por el vitoriano Pedro Ochoa, que en 1772 murió de una caída de las escaleras de la torre, hasta los más actuales en el siglo XX, familia Ruiz de Vergara o Rández, la Parroquia de San Andrés, ha gozado de Sacristán.

Comenzaba su trabajo con el toque de maitines, algo que sólo queda en el recuerdo de las personas mayores, hasta la misa mayor; diferenciando claramente la categoría religiosa de las misas dependiendo del oficiante. En muchos datos de siglos anteriores al Sacristán también se le llama campanero, puesto que entre sus funciones estaba la tañer las campanas para indicar el oficio religioso que se iba a celebrar. Para los rezos había tres espacios temporales definidos: mañana (maitines), mediodía (ángelus) y noche (vísperas).

La polivalencia del trabajo le llevaba desde abrir el paso de las procesiones portando la cruz, hasta la de entonar los cantos los Domingos y los días de fiesta, tanto en las misas mayores como en las vísperas.

Otra encomienda importante era la de administrar la cera y el vino de oblación; todo siguiendo las órdenes que le indique el cura Párroco. La lámpara del Santísimo siempre estará encendida, era la máxima que no podía olvidar.

No contento con estos trabajos dentro del templo, también era de su obligación cobrar los recibos de la Obra del Culto y Clero cada dos meses.

Todo este trabajo por una dotación de cincuenta pesetas mensuales. Los complementos también están definidos según el oficio litúrgico (funerales, bautizos, novenas, nocturno…) llamando la atención el que en este año de 1942 todavía se mantiene la diferencia de los funerales en primera, segunda y tercera clase.

Curioso también es el cometido de hacer el pan para la Santa Misa, que cobrará cinco céntimos de peseta por panal, después de poner la harina y la electricidad para su elaboración.

Como suele decir un refrán escuchado a nuestros mayores:

Cómo han cambiado los tiempos Don Marcelino

las mujeres en la taberna bebiendo vino”

 

OBLIGACIONES Y DERECHOS ANEJOS AL CARGO DE SACRISTÁN DE LA PARROQUIA DE SAN ANDRES APOSTOL DE LA VILLA DE ELCIEGO

 

OBLIGACIONES

1.- Guardará y conservará con esmero y limpieza las ropas y demás efectos de la Iglesia, sacristía, ermitas y dependencias.

2.- Permanecerá constantemente en la sacristía o iglesia desde el toque de las oraciones o maitines ( según los tiempos) hasta terminar la misa mayor;  poniéndose a las órdenes del párroco o coadjutor que haga sus veces, siempre que sea necesario administras algún Sacramento o se celebre cualquiera función ordinaria o extraordinaria; no pudiendo desempeñar dichas funciones por otra persona sin causa legitima a juicio del Párroco.

3.-Así mismo cuidará de que la Iglesia y sus dependencias se barran de ocho en ocho días y siempre que el Párroco lo crea necesario; de quitar y limpiar los polvos sobre el Altar Mayor, púlpitos, confesionarios y bancos; ejecutar minuciosamente cuantas órdenes le consigne el Párroco encaminadas al aseo de la Iglesia y sacristía, como también cumplir los encargos que se le prescriban dentro del radio de la población, en asuntos concernientes al servicio de la Parroquia.

4.- Tocará a oraciones al medio día, por la mañana y por la noche; los dos primeros toques a todas las misas rezadas y ayudará por sí o por otros a todas las misas que se celebren, tanto en la Iglesia, como en las ermitas a ella pertenecientes, llevando a ellas las ropas y objetos necesarios al efecto.

5.- Asistirá a todas las novenas que celebre el Clero, a los entierros y nocturnos, encendiendo y apagando las luces de los altares; llevando la Cruz en las procesiones o desempeñando el cargo que el Párroco le designe.

6.- Así mismo tendrá obligación de entonar todos los Domingos y días de fiesta en las misas mayores y vísperas, así como también en los entierros, nocturnos, etc…

7.- Tratará con el mayor respeto y consideración a los Srs. Coadjutores y Srs. Sacerdotes ejecutando sus órdenes con agrado, cuya ejecución no podrá suspender hasta consultar al Párroco, si le ocurriese alguna duda.

8.- Jamás podrá alegar costumbres en orden a la administración de la cera y vino de oblación, pues el Párroco ordenará en esto lo que estime más conveniente; siendo obligación del Sacristán recoger los residuos de cera y ponerlos a disposición del Párroco.

9.- Procurará con gran solicitud que la lámpara que arde ante el SSM Sacramento esté encendida constantemente tanto de noche como de día y con la debida limpieza y aseo.

10.- Será también obligación suya cobrar los recibos de la Ora del Culto y Clero, de dos en dos meses, cuyos recibos le serán entregados por el Párroco, a quien también entregará la cuenta todos los días del cobro.

DERECHOS Y EMOLUMENTOS

1.- El Sacristán tiene de dotación seiscientas pesetas anuales que se le pagarán por meses vencidos a razón de cincuenta pesetas mensuales.

2.- Tiene todos los derechos y emolumentos del arancel vigente a saber

Funeral de primera clase…………..16,00 pesetas

Funeral de segunda clase………….12,00    “

Funeral de tercera clase………………8,00    “

Párvulos……………………………………..4,00    “

Matrimonios…………….………………..1,50     “

Bautizos……………………..……………….1,50   “

3.- Por las novenas no podrá pedir más que lo que sea costumbre dar por los encargantes o cofradías.

4.- Por cada nocturno encargado cobrará cuatro pesetas.

5.- Por cada panal de hostias que haga se le abonará cinco céntimos de peseta, corriendo a su cargo la harina y la electricidad, teniendo mucha cuenta que la harina debe ser solo de trigo.

6.- En los demás derechos y obligaciones no consignados en este contrato ni en el arancel, se ajustará a la costumbre y a lo que el Párroco decida en unión del que dé los estipendios.

7.- En todos los derechos aquí reseñados, van incluidos los derechos de sacristán-campanero, casa y seguro de enfermedad

Enero de 1942

El Párroco: Marcelino Sarabia

El Sacristán: Juan Ruiz

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: