1780.- Empedrado y engrijado de la Plaza

Baselizaren sarreran dagoen irudiak gogoerazten digu 1780.urtean solairuaren harrika egin zutena

foto-pie-ermita

Al entrar en la década de 1780, la plaza estaba arquitectónicamente ensamblada, ya que se habían construido casas en los solares que aún quedaban, y sobre todo, por la finalización de la nueva ermita de la Patrona.

La plaza necesitaba también ornamentarse y engalanarse como lugar céntrico de la vida social de la villa. Así el Alcalde Don Luis de Vitoriano y Zárate, prestigioso abogado en toda la zona en aquellos años, junto con los regidores Miguel García de Olano y Lorenzo Ruiz de Vergara, firman un contrato con Pedro Manzanos y Gregorio González con esta finalidad. El primero era natural de Salinas de Añana, pero había venido a Elciego a trabajar; donde matrimonió con Inés Josepha Martínez de la Canal en 1761. El segundo era vecino de Logroño. La obra consistía en “engrijar y fajear la plaza pública de la villa, sita en medio de esta población y junto a la Basílica de Nuestra Señora de la Plaza “.

El remate de la obra se realizó como de costumbre: bando público y carteles; una cantidad estimativa de salida y un plazo para la presentación de propuestas. Quien hiciera la mejor postura, se llevaba la obra.

El primero que puja por la construcción es Joseph Izaguirre Mascaran maestro de cantería que había venido a residir en la villa con su esposa la década anterior. Aquí le nacieron cuatro hijos de su matrimonio con Josefa García Nievas.

La puja de Izaguirre era de 10’5 reales vellón cada estado de engrijado, siendo por cuenta de dicho Maestro la conducción y amontonado de los grijos en la plaza. Parece ser que existía un engrijado anterior, ya deteriorado y que era preciso retirar. Este trabajo lo calculó en 5 reales por cada estado. El fajeo debía llevar enlosado de piedra. Calculó cada bara de piedra a 2’5 reales. Un dato curioso es el de que “ lo que ocupa el dentro del juego de pelota ha de ser toda de piedra labrada a escoda y con ciertas condiciones

Una puja posterior de Pedro Manzanos y Gregorio González, rebajó la sexta parte al engrijado, losado y fajeo de la Plaza.cabecera

Buena y difícil de mejorar debió ser esta propuesta, puesto que aunque se dieron diferentes pregones, “no hubo persona alguna que mejorase dicha postura” por lo que se escrituró el contrato ante el escribano local Manuel Ramírez el 11 de agosto de 1780.

Las Condiciones que se establecieron fueron las siguientes:

1.-”Que el grijo que ha de llevar el empedrado ha de ser de la Ribera del Río Hebro y sitios de La Mezana o Romaneda, amontonado de cuenta de esta villa y conducido de la de los ejecutores de la obra, pagándoles por cada estado de lo que engrijasen a ocho reales y veinte y seis mvs vellón, haciendo algunas labores y dibujos en los cuadros que pareciese conveniente para la mayor hermosura de la referida plaza. “

2.- “Que se han de echar algunas fajas a lo largo y cruzado de piedra compuesta a picón, y bien entrada en regla con la anchura de un pie y la altura necesaria y correspondiente , quitando y trayendo si fuese necesario la tierra para dicho engrijado y fajeado que por éste se les ha de pagar a dos reales y 3 mvs cada bara, lo mismo en que ha sido rematado.”

3.- “Dentro del juego de pelota ha de ser de piedra sillería labrada a escoda, y bien entrada en regla por lo que también se les ha de pagar a 2 rs y 3 mvs por cada bara”.

4.-“Que si por los vecinos de esta villa se trajese alguna porción de grijo y deshiciese el engrijado que se halla dentro de la referida plaza, se les haya de pagar por cada estado a cuatro rs y 6 mvs, los mismos en que ha sido rematado

5.-“El engrijado, fajeo y losado lo han de ejecutar con toda perfección y arte, dándole a la referida plaza los desaguaderos necesarios con la mejor proporción y disimulo y que concluida la obra se ha de reconocer por maestros inteligentes la que se ha de dar perfeccionada para el día último de septiembre de este año, diez días más o menos y el importe de toda la obra se les ha de pagar en tres plazos, principio, medio y fin de ella.”

6.-“…se  pagará la obra del dinero que produjesen las eces que se hallan cedidas por los vecinos para dicho efecto.”firmas

Elegante y coqueta debió quedar la plaza con su engrijado artístico para la comodidad de los transeúntes y disfrute estético de la población. Llama también la atención el respeto a ese juego de la pelota que en siglos anteriores prohibieron los Visitadores de la Diócesis por respeto a la ermita y al cementerio que allí existía. A finales del XVIII se promueve y respeta ese juego poniendo en ese espacio un enlosado de piedra en vez del engrijado. Llegaremos a mitad del siglo XX, donde el pueblo tiene frontón en la Pieza de la Villa y las autoridades pintan un cartel en la ermita prohibiendo el juego de la pelota .ermita-elciego-antigua-retocada

Este engrijado que duró más de un siglo, fue aniquilado por una capa de brea que uniformó el suelo y dio más comodidad a la población transeúnte. Sólo se respetó un dibujo simbólico en la entrada de la ermita que, en la reforma final que se hizo en 1982, los hermanos Izquierdo lo rescataron y mejoraron. Este empedrado con el escudo local y con la inscripción de “Viva esta Villa” es el recuerdo actual de aquel engrijado que engalanó la plaza en 1780.

 

 

(Juego de la pelota en la pared de la ermita en la década de 1920.- Fotografía cedida por la familia Bañares)

 

(AHPA .- Archivo Histórico Provincial de Alava .-1779-1780 Manuel Ramírez Prot 7754)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: