El Caldo Cúprico Azucarado

Mahastietara sulfatoa botatzea  jarduera oso ohikoa izan da gure artean. Gaur egun ez da aurretik bezala.

León Luzeret
El sulfatar las viñas ha sido y es una de las labores necesarias en la viticultura. Esta terrible enfermedad que dejó mermadas las cosechas de nuestro pueblo en la mitad de la década de 1880, trajo como consecuencia el tratamiento de los viñedos con sulfato de cobre. Algo parecido ocurrió en la zona bordelesa, de donde se importó el remedio allí encontrado para combatir el hongo: el tratamiento de los viñedos con sulfato de cobre, popularmente denominado “caldo bordelés”.
A partir de esos años el tratamiento de los viñedos con sulfato ha sido una actividad indispensable en la viticultura. La mezcla de cal, piedra de sulfato de cobre machacada y agua, era una labor delicada y con un proceso laborioso; pero necesario para mantener los viñedos alejados de la enfermedad del mildew, “mildiu” o “mildeo” como popularmente se le conoce.
Uno de los sulfatos más novedoso, desde ya finales del XIX y muy popularizado en la primera mitad del siglo XX, era el caldo cúprico azucarado de Michel Perret. El tener un componente de melaza en la mezcla, hacía que el producto se adhiriera aún más a la hoja y permaneciera por más tiempo en la misma; siendo resistente incluso a la  lluvia.
La revista “Farmacia Moderna” editada en Madrid, en un número correspondiente a 1892 hace referencia a esta novedad: ”Hablaremos, por último, del caldo de sucrato de cobre de M. Michel Perret, recomendado por MM. Aimé Girard, Prilleux y Vilmorin; composición completamente nueva, que debiera ensayarse en todas partes, comparándola con el Caldo bordalés a pequeñas dosis
León Luzeret era un francés asentado en San Sebastián en la primera mitad del siglo XX que se dedicaba al comercio de harinas, alimentación general del ganado,….y entre esa diversa actividad, era el distribuidor del famoso Caldo Cúprico Azucarado para nuestros cosecheros. No eran muchos los que lo compraban, puesto que el precio era superior al tradicional de piedra; pero en boca de todos nuestros cosecheros estaba el famoso “caldo cúprico azucarado de Michel Perret”, que aún hoy en día lo siguen recordando nuestros mayores.
La fotografía que aportamos al blog está recogida en Elciego y pertenece al envase en caja de madera del famoso producto.

Aportamos también una fotografía conservada en los archivos de la Biblioteca Koldo Mitxelena Kulturunea de Donosti que hace referencia al famoso producto y constituye en reclamo publicitario de primer orden:

Michel PerretMichel Perret v

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: