Los Serenos en Elciego

XIX. mendearen bukaeran, Udalak modernizazioa eta erakundeko pertsonen gizarte-bizitzaren interesa izan zuen.

image-0003
En la segunda mitad del siglo XIX las ciudades y municipios importantes van organizando y a la vez regulando la vida social y local. Es la época donde surgen muchas ordenanzas municipales y con ello el inicio de las policías locales. Así en Vitoria, capital del territorio y ciudad a imitar en muchos aspectos, en 1830 nacen los serenos; un cuerpo “semipolicial” para garantizar la seguridad nocturna de la población. Su presencia en las calles desde la caída del sol hasta el amanecer, evitaba robos, auxiliaba a los ciudadanos e incluso socorría en casos de necesidad como podría ser un incendio, o la intervención del médico o del cura. No utilizaban armas, pero sí se les proporcionaba un palo o “chuzo”, un silbato y una ropa apropiada para las inclemencias nocturnas; aparte de un farol con el que se alumbraban en la oscuridad. Los llamados “zapatos de abrigo” era otra prenda imprescindible para equipar a los serenos.image-0005
Las experiencias de la capital fueron pasando poco a poco al resto de municipios. Y en este aspecto, Elciego siempre ha sido un referente de modernidad en la Provincia.
El primer planteamiento de la figura del sereno se realiza en marzo de 1878, a través de una propuesta de Don Eliodoro Ramírez Sáenz de Olano para “la seguridad individual y conservación de interés de los materiales”. El Alcalde Don Galo García nombra una comisión para su estudio y puesta en funcionamiento. Y así, al mes siguiente, a través de un bando, se sacan a concurso dos plazas de sereno; siendo elegidos Ángel Ibáñez y Camilo García para ese año.

La figura de los serenos se ve reflejada en las Ordenanza Municipales de 1880, impresas al año siguiente para su difusión por la Diputación de Alava. En el Título Prelimiar se habla de cuatro guardas serenos que “se regirán por un reglamento especial para el cumplimiento de sus cargos”.
En 1885 se elabora un reglamento de serenos en el que se contemplan las funciones a través de 13 artículos. Los cinco primeros hacen referencia a aspectos generales: organización, nombramiento, sueldo….
Artículo 1º.-Para el servicio de vigilancia nocturna habrá un número necesario de serenos distribuidos por varios y un Jefe en todo el distrito.
Artículo 2º.-Los vecinos del distrito estarán organizados por brigadas y desempeñarán sus funciones bajo las órdenes e inspección inmediata de su respectivo jefe del distrito.
Artículo 3º.-El Jefe del distrito acudirá todos los días a recibir las órdenes e instrucciones convenientes del Señor Alcalde y nombrados por el Ayuntamiento digo o de la persona que éste delegue a la hora que designe.
Artículo 4º.-Los serenos serán propuestos por el Alcalde y nombrados por el Ayuntamiento.
Artículo 5º.- La dotación de los serenos será de una peseta veinte y cinco céntimos diarios.

El Artículo sexto hace referencia a las funciones del Jefe de serenos:

Artículo 6º.-Las obligaciones del Jefe de Serenos son las siguientes:
Presentarse diariamente al alcalde a la hora que éste designe para recibir las órdenes que ejecutaran y harán ejecutar puntualmente a su subordinados, vigilar toda la noche el exacto y puntual cumplimiento de sus deberes por parte de los serenos. Dar inmediatamente al alcalde o persona delegada de cualquiera novedad que ocurriese. Impedir la reunión sospechosa y disolverla caso contrario con el auxilio de los serenos.
Hacer cerrar las puertas de los establecimientos públicos a la hora prescrita por las ordenanzas municipales, reunir en la casa consistorial todas las noches a los serenos para pasarles revista personal de armas y efectos, comunicarles las órdenes que tuviese y disponer que cada uno ocupe desde luego el puesto que respectivamente tuviese señalado.
Distribuir los serenos en las calles o puntos en que los creyese más a propósito, reprenderles por causas leves y suspenderles en caso de negligencia o exceso culpable, dando cuenta inmediatamente al alcalde.
Proteger las personas e intereses de los habitantes, tanto en las calles como en sus casas, acudir inmediatamente a donde se reclamase un auxilio, y secundar las órdenes de las autoridades constituidas en casos urgentes, sin descuidar el objeto principal de su instituto.
Prender a los ladrones y malhechores infraganti y a toda persona que perturbe el orden y la tranquilidad y proponiéndole a disposición del Alcalde quien dará parte inmediatamente de la detención.”

El Artículo séptimo hace referencia a las funciones concretas de los propios serenos:

Artículo 7º.-Las obligaciones de los serenos serán las siguientes:
Presentarse todas las noches para recibir sus órdenes antes de empezar el servicio y ejecutarlas puntualmente.
Rondar en invierno desde las ocho de la noche y en verano desde las nueve hasta el amanecer, por toda la extensión o perímetro que les esté señalado, anunciando la hora en invierno desde las nueve y en verano desde las diez en adelante.
Proteger las personas y los intereses de los habitantes de la población acudir con presteza a donde se les reclame su auxilio llamando en caso necesario a sus compañeros por medio del pito, y prender infraganti a los ladrones malhechores y perturbadores del sosiego público.
Impedir toda reunión sospechosa disolviéndola en caso necesario.
Hacer cerrar las puertas de los establecimientos públicos después de la hora prefijada en las ordenanzas municipales.
Prestar auxilio a los vecinos que lo reclamasen en caso de necesidad como para llamar facultativos buscar medicamentos y otros semejantes.
Recoger los niños pobres y mujeres perdidas que encuentren en las calles llevándolas a los puntos que les tengan designado el jefe del distrito.
Auxiliar a todas las autoridades de la población en el servicio que les pidieren, sin desatender el objeto principal de su instituto.
Impedir en las horas de quietud para los vecinos gritos voces descompasadas y cuanto pueda impedir el reposo de la población.
Dar cuenta al jefe del distrito de cualquiera cosa notable que observasen.
Vigilar el alumbrado público y dar cuenta de cualquier falta o novedad que notasen.
En los casos de incendio siendo de noche dar aviso al campanero de la Parroquia para que haga la debida señal y al oficial de voz y caja para que inmediatamente salga con la caja anunciando el sito del siniestro y finalmente avisar a la autoridad y sus dependientes.”

Es interesante remarcar aspectos curiosos como lo de “recoger niños pobres y mujeres perdidas”, como si de una ciudad se tratara. La comunicación a través del “pito” o silbato para cualquier emergencia. El poder desarrollar la alarma ante un incendio a través del campanero y del oficial de voz. En definitiva, toda una organización para garantizar “el reposo de la población”.

Los últimos artículos son más genéricos, siendo curioso el fondo de las multas, donde se contempla también una gratificación a los serenos que cumplieran con fidelidad el servicio. La gorra es uno de los distintivos de su función; con las iniciales S.M. (Servicio Municipal) y en ocasiones se permite la utilización de armamento con permiso de las autoridades provinciales.

Artículo 8º.-Todo insulto, acometida o desobedecimiento hecho a los serenos o a su jefe se consideran como directo a la autoridad y será castigado con arreglo a ello.
Artículo 9º.-Las faltas de los serenos serán castigadas con la suspensión de sueldo por uno o más días, las graves con la destitución sin perjuicio de entregarlos al tribunal competente si las faltas así lo exigiesen.
Artículo 10º.-Las cantidades procedentes de la suspensión de sueldo por uno o más días formará un fondo común a disposición del Alcalde con el cual premiará este a los serenos que se hayan distinguido en el cumplimiento de sus deberes.
Artículo 11º.-Los serenos usarán de distintivo una gorra con las iniciales S.M. y armamento el siguiente: carabina y bayoneta autorizados por el S. Gobernador Civil de la provincia.
Artículo 12º.-En caso de que el encargado del alumbrado público cediere el cargo enfermedad o falleciere sea de cuenta de los serenos el alumbrado sin retribución alguna.
Artículo 13º.-Los días festivos estarán los serenos a las órdenes del Sr. Alcalde lo mismo que en las patrullas de Semana Santa o alguna otra función religiosa”
Elciego 4 de noviembre 1885.

Los serenos eran contratados anualmente, respetando el derecho a ser renovados si así lo manifestaban y el comportamiento había sido correcto. Como anécdota traemos aquí la ocurrida en 1896, en la que el sereno se quedó dormido y le sustrajeron la carabina. Se le suspendió de empleo y sueldo; aplicándole una sanción de abonar cada mes la cantidad de cinco pesetas hasta completar el pago de la carabina.

Sin ser función propia de los serenos el alumbrado público, la vigilancia de éste estaba presente en sus rondas. En Elciego en la década de los 1890 estaba instalado ya el alumbrado nocturno
Serenos de finales del XIX fueron: Romualdo Entrena, Gregorio Uribe, Pantaleón Núñez, Zacarías Trespaderne, José Bázquez Iglesias, Pedro Jiménez, Dámaso Aréjola San Martín, ….

La vigilancia de la zona de las bodegas de Barrihuelo era un punto importante por lo alejado del núcleo de población y también por la propia bodega del Marqués de Riscal. Ésta solicita en 1897 los servicios de Valentín Calcedo Ruiz, un guardia civil retirado que al tener permiso de armamento se le nombra “guarda particular jurado nocturno”, con autorización del Ayuntamiento. Así comienza el llamado popularmente “Sereno del Riscal” hasta el último tercio del siglo XX, siendo Eusebio Ibáñez Pardo uno de sus últimos protagonistas.
1912 reglamento
En 1912 se adapta el antiguo reglamento a las nuevas realidades. Desaparece el cargo de Jefe de los Serenos, que creemos que en la práctica nunca existió. Se fija las diez de la noche como hora de comienzo de las rondas para todo el año, hasta la salida del sol. Se les añade otras obligaciones como las de “trabajar para la villa en aquellas labores que se les encomienden, tales como reparar las calles, aceras, arreglo de caminos, conservación y arreglo del arbolado y demás que se les encomiende,..”. Otra de las aportaciones es la de la prohibición expresa de que hagan el servicio juntos, “ por tanto permanecer cada cual en su respectiva demarcación anunciando las horas, medias y cuartos y el estado del tiempo.”. Como armamento se sigue utilizando la bayoneta-machete y la tercerola ( nombre popular de la famosa carabina Mauser).También se fija el sueldo en 1 peseta y 5 céntimos diarios.
Uno de los últimos serenos fue Rufo Barruso Fernández, a quien en algún escrito en vez de sereno se le denomina “celador nocturno”.

Un recuerdo de nuestros mayores recordando las voces de “Serenooo”….”vaaa”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: