Padre Merino- 1818 Tratado de Poesía Latina y Castellana

Gure eskuetara liburu hau ailegatu da. Gure blogean aipatu eta eskeini liburutxo osoa konbenigarria dela ikusi dugu. Honela aberastuko dugu gure bloga eta Eltziegoko patrimonio kulturala ere.

IMG_3082a

 

Hacia 1818, se encarga a la imprenta de Repullés en Madrid, una segunda edición del “Breve tratado de poesía latina y castellana, dispuesto para el uso del Real Seminario de Escuelas Pías de San Antonio Abad” obra escrita por el Padre Andrés Merino de Jesucristo, en 1781.
Al ser un manual académico, un libro para el estudio de la materia, el texto se configura mediante una división en tres libros que, a su vez, se subdividen en capítulos cuyo contenido se va desglosando mediante una estructura de pregunta-respuesta. Esta disposición es bastante habitual en los textos académicos de la época ya que facilitaba el estudio y organizaba claramente el contenido.
El Padre Merino, por lo tanto, divide su tratado en tres libros divididos en tres capítulos exceptuando el tercero libro, que lo divide en cuatro apartados.

En el Libro primero, aborda la poesía desde un punto de vista general. Habla de cuestiones como ¿Qué es la poesía? así como su causa y fin.
La Ilustración, periodo en el que se encuadra Merino, alaba los valores clásicos en contraposición al periodo anterior: el barroco, por lo que destaca la producción de los autores latinos como Horacio o Virgilio y señala, a Aristóteles como la autoridad a seguir en materia de creación literaria.
Como buen docente, Merino, propone una vieja idea renovada: la “formación y educación del buen gusto”, que será la base pedagógica imperante en el siguiente siglo.
Propone la vieja idea renacentista (muy imperante en el espíritu clasicista de la Ilustración) de la “mímesis” (imitación). Un buen autor, será aquel que sepa imitar a los clásicos llegando a superarlos mediante esa imitación. Para ello, es importante conocer los clásicos. Aquí entra en juego esa idea de “educar el gusto” para apreciarlos y asimilarlos.IMG_3118

En el Libro Segundo, aborda una concisa y exhaustiva clasificación de los poemas según su temática y estructura, llegando a hacer subdivisiones de géneros por la complejidad de su trama. Explica, de manera clara y sencilla, la estructura de los mismos haciendo que, la comprensión de cada uno de ellos, sea asequible al lector o estudiante que se acerque a este tratado.
De este segundo libro cabe destacar, que al igual que el primero, el Padre Merino, no se limita a ser un transmisor objetivo de conocimientos. En su exposición hace una crítica del estado de la poesía Castellana enfrentándola a la clásica Latina. Llega a decir que el género más noble es la Epopeya o poema épico (género que él mismo utilizará en alguna de sus obras critico-satíricas como “El poema a la Mujer Feliz…” (reseñado en este blog anteriormente) y que, en lengua castellana, no existe ningún poema épico auténtico al estilo clásico. (Casi llega a decir que toda la épica literaria es mediocre despreciándola incluso).
Trasluce su predilección por el ritmo simétrico, claro y breve en cualquier composición recomendando, esas tres características, a los estudiantes para sus composiciones.IMG_3189

En el Tercer Libro, aborda el género teatral explicando géneros como el drama, la comedia o la tragicomedia. Aquí, Merino, demuestra su absoluto conocimiento de los tratadistas clásicos con las definiciones y explicaciones que expone; con sus opiniones (como siempre, Merino prescinde de la objetividad a la hora de trasmitir sus conocimientos) y con cada uno de los ejemplos formulados.
También aborda, en este último libro, géneros menores como la égloga (muy de moda en el periodo renacentista) la elegía, silva etc…
En este último libro, el autor, hace una crítica feroz a los autores modernos que no siguen (que no imitan) a los clásicos y a los poetas renacentistas castellanos como Garcilaso o los Hermanos Argensola. Llega a decir que la mediocridad literaria surge desde el reinado de Felipe IV y dedica duras críticas a la creación poética contemporánea que no sigue un canon o tiene la elegancia simétrica de autores clasicistas como Moratín, Cadalso o Reinosa. No oculta su absoluto desprecio a aquellos que no gozan de una austera sobriedad en sus obras o no han asimilado el buen hacer de los clásicos llegando a vaticinar, de una manera mordaz e incisiva, un futuro abocado al olvido.

Lectura completa del libro

http://www.calameo.com/books/00004711987a01a2e4e86

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: