EL RETABLO DE LA ERMITA DE LA VIRGEN DE LA PLAZA DE ELCIEGO (1649)

Oso gutxi entzun eta irakurri egin dugu erratablo honi buruz. Aurkitutako dokumentazioan oso argi agertzen da nor izan zen egilea, ze urtean eta nor margoztu zuen. Oso aportazio ederra da hemen zabaltzen duguna.

Retablo

Poco hemos oído hablar y mucho menos leído acerca del retablo de la ermita de la Virgen de la Plaza de Elciego. Es notable que el retablo central, el que cobija la imagen de la Virgen, poco tiene que ver, en cuanto a su factura y su calidad, con los dos laterales que existen en la ermita. Su aspecto actual, del último siglo al menos, con sus ángeles y sus pequeños añadidos para acomodarlo al nuevo edificio, lleva a confusiones en cuanto a ver cuál es su origen; pero está claro que su hechura, diseño y ejecución obedece al ingenio y a las manos de un buen artista.

La actual ermita, con su forma octogonal, está construida a mediados del siglo XVIII y siempre hemos creído que la ornamentación interior iba en consonancia con este nuevo edificio. Según los papeles que rezan en los archivos, la realidad es bien distinta y el retablo, en su forma original, corresponde al siglo anterior y es obra del maestro retablista Sebastián de Oyarzábal.

Hacia 1660 se hizo una obra muy importante en el antiguo edificio de la ermita, de forma rectangular y con un ábside, que sin llegar a tener forma redonda, tres lados acotaban el perímetro de ese ábside que cobijaba la imagen de la Virgen. La reforma más importante se hizo sobre todo en los tejados, conservando en gran parte la hechura del edificio más antiguo. Posteriormente, un siglo más tarde ( 1664) se erigió un nuevo edificio con otra planta totalmente distinta, que es el actual. Con lo cual tenemos el resto más antiguo del primitivo edificio en la propia imagen de la Virgen de la Plaza (s. XIV), un resto muy importante del edificio reformado en el XVII, que es el retablo y el edificio actual (XVIII) se hizo para acoger la efigie de la patrona conservando su propio retablo.

Detalle 1SagrarioDetalle

En el año 1649 Sebastián de Oyarzábal estaba en plena faena con el retablo de la iglesia mayor de la Parroquia de San Andrés, quien dos años antes había pujado por el remate junto con el escultor Don Pedro Jiménez. La ermita había sufrido una importante reforma con toda la estructura del tejado nueva y se vio procedente ornamentar el altar de la Virgen.

Oyarzabal concibe un retablo baldaquino  para cobijar la imagen de la Virgen, en el que podemos distinguir dos partes: por un lado un cuerpo inferior en el que, en el centro del mismo, destaca la “caja” del tabernáculo (configurado como una especie de construcción arquitectónica con sus columnas laterales, dintel y un remate en forma de frontón curvo cuyas terminaciones forman unas volutas) adosado a la base del mismo. Esta base se configura como una entrada cóncava,  lo que otorga al conjunto un dinamismo por medio del juego mixtilíneo de líneas rectas y curvas; y de entrantes y salientes. Y por el otro lado, un cuerpo superior (que representa la totalidad del retablo) que sería el propio ciborio (baldaquino) que sirve como expositor a la figura de la Virgen. El entablamento de este retablo, descansa sobre cuatro columnas decoradas con elementos vegetales y remata con un juego de cornisas ondulantes que sostienen un amago de frontón que remarca el remate del dosel.

Sebastián de Oyarzábal es uno de los representantes de ese barroco más clasicista, que dejó en el pueblo cuatro retablos: el retablo del altar mayor y los dos colaterales en la parroquia y éste de la ermita de la Virgen de la Plaza; lo que remarca lo importante que era y el potencial económico de Elciego en el momento

El 9 de noviembre de 1649 el mayordomo de la ermita, junto con el cura y el Ayuntamiento, firman una escritura con Oyarzábal comprometiéndose éste a tenerlo realizado para la fiesta de septiembre de 1650 a cambio de 1.950 reales. En el documento explica al detalle la hechura del retablo para acoger la imagen de la Virgen, coincidiendo plenamente con el actual, sin el añadido de los ángeles ni el de los pequeños arcos con sus figuras para acomodarlo al nuevo edificio.

escritura blog

1649-11-09

ESCRITURA CONTRA SEBASTIAN DE OYARZABAL DE RETABLO DE LA VIRGEN DE LA PLAZA (Archivo de Protocolos de Alava, 1649 . Escribano Juan Martínez Heras 7865)

En la villa del Ciego a nueve días del mes de noviembre de mil seiscientos cuarenta y nueve años ante mí el escribano público y testigos para asentar presentes de ella, una parte Domingo González vecino de esta dicha villa, mayordomo de la ermita de nuestra señora de la Plaza con asistencia del cura y ayuntamiento de esta dicha villa que se hallaron presentes al concierto y trato de esta escritura y lo en ella contenido y en virtud de la licencia que para hacerla y otorgarla tienen devenir ordinario de este obispado de Calahorra y La Calzada cuyo tenor es ese como se sigue

Usando de la dicha licencia con la asistencia del dicho cura y ayuntamiento de la dicha villa el dicho Domingo González mayordomo dijo que se ha convenido y concertado con Sebastián de Oyarzábal maestro de arquitectura y vecino de la villa de Briones estando estante en dicha villa en que el dicho ha de hacer un retablo para la ermita de Nuestra Señora de la Plaza para el altar en donde está la santa imagen la cual ha de tener la caja principal donde ha de estar la virgen con una peana conforme la altura de la virgen y lo crea menester conforme arte y con sus labores de piedras y agallones y hojas y que las dichas columnas en la manera que está en una traza corintia que estará firmada del reverendo Pedro Ibáñez cura de esta villa; la caja y los pilares han de ser en la conformidad corintia conforme muestra la traza hacen que el friso y talla que está a la mano izquierda ha de tener todo el retablo con sus resaltos de manera que la caja ha de estar debajo y así mismo en la caja los vacíos que están en ella triangulados han de que ser que en ellos anden dos florones según arte y el frontispicio que está en la traza es con el que se ha de rematar el altar. Y ha de llevar a los lados otros florones que correspondan a los de la caja. Y encima de ellos ha de llevar dos jarrones uno encalado y en el extremo una cruz. Y para adorno de la caja ha de hacer dos candiles(¿) de modo que tengan disposición de tener cada uno una vela y la guarnición que ha de ir fuera y dentro de la caja ha de ser como está en la caja con piedras y agallones y estos y ellos han de ser embutidos de hilo y toda ella ha de llevar más de una caja adornadas a como es razón a como están en la traza con cuatro cartelas al pies cuatro columnas y en esta conformidad el dicho Sebastián le ha de dar puesto en el altar de la dicha ermita para el día de nuestra señora de septiembre del año que viene de seiscientos cincuenta con la traza y condiciones que está declarado y por el trabajo del susodicho y su coste le tengo de dar y pagar al dicho Sebastián de Oyarzábal mil novecientos cincuenta reales pagados en esta manera: los cincuenta ducados en mano suyo contado y presente día y lo demás restante a fiar de pago en tres plazos y pagas que son el primero para el día de la fecha de esta escritura en adelante en un año y lo fio plazo el año siguiente para dicho día y fin de pago de seiscientos y cincuenta y dos y en cada uno de ellos la tercera parte de la dicha deuda que son cuatrocientos sesenta y siete reales y el último cuatrocientos sesenta y siete hacen todo la última partida los dichos mil novecientos cincuenta reales. Y el dicho Sebastián de Oyarzábal que presente estaba, dijo que se obligaba y obligó con su persona y bienes de cumplir con las condiciones de esta escritura y poner el dicho Retablo en dicha ermita conforme la traza y una que pasado el plazo el dicho Domingo González o quien en su poder en su nombre o mayordomo de la dicha ermita hacen al cumplimiento de la dicha escritura con la limosna de la dicha ermita y sus rentas dadas(¿) y que cogieren y no de la suerte(¿) porque desde luego en conformidad de la licencia del dicho escribano  las unas partes y las otras se obligan de cumplir con el tenor y condiciones de esta escritura según en ella queda dicho declarado y especificado y si por caso no se cumpliere con su tenor desde luego la parte que no cumpliere la otra pueda obligarle a la ejecución y cumplimiento de todo lo referido por el remedio y manera que más haya lugar de derecho y además de que nadie le obligue a pagar las costas que le siguieren a la parte demandante para lo cumplir o haga con sus personas y bienes el dicho Sebastián de Oyarzábal y el dicho Domingo González las limosnas y renta de la dicha ermita y dan poder a las justicias y ley del Rey Nuestro Señor que de esta causa puedan y deban conocer como si lo que de ellos les fuera llevado por sentencia pasada en autoridad de estar juzgada (¿) pedida o consentida y no apelada cerca de la cual renuncio las leyes de favor con la que provee la general y reglas de ellas en forma y lo otorgamos como dicho queda ante el presente escribano público y testigos de suso escritos.

Siendo testigos Cristóbal Gómez del Castillo, Diego Sáez Pipaón y Juan Sedeño vecinos de la dicha villa y los otorgantes que por el escribano doy conozco y lo firmo el dicho Domingo González por el dicho Sebastián de Oyarzábal, valga el testigo.

Domingo González. Cristóbal Gómez del Castillo. Juan Martínez Heras”

Detalle 2IMG_1757IMG_1729

Al año siguiente de terminar su construcción( 1651) lo doró Juan González de Salcedo, vecino de Lanciego, ajustándose con el mayordomo de la ermita por 1.500 reales de vellón y en un plazo de ejecución de siete meses.

La policromía se realiza mediante dorado al agua (como indica el documento por medio de pan de oro de gran calidad. 24k, no rebajado con estaño o plata) y bruñido lo que le da un brillo único.

Pese a la aparente sencillez que destila este retablo, si lo confrontamos al de la Iglesia de San Andrés que presenta un ambicioso programa iconográfico y desarrollo escultórico y ornamental, éste retablo tiene un gran dinamismo y plasticidad en sus formas.

 

En la escritura que se hizo ante el escribano Juan Martínez Heras el 23 de Julio de 1651 aparecen los detalles exigidos para el dorado de dicho retablo.

escritura dorador blogfirma dorador blog

(Archivo Histórico Provincial de Alava. 1651 Prot. Juan Martínez Heras  7866)

ESCRITURA ENTRE DOMINGO GONZALEZ Y JUAN GONZALEZ DE SALCEDO

La villa del Ciego a veinte y tres días de mes de julio de mil seiscientos cincuenta y un año ante mí el escribano público y testigos pareció presente Domingo González mayordomo de la ermita de nuestra señora de la plaza sita en la plaza de ella y de la otra parte Juan González de Salcedo, vecino de la villa de Lanciego y el dicho Domingo González en nombre de la dicha ermita dijo que por cuanto se ha concertado el que el dicho Juan González de Salcedo dore el retablo de la dicha ermita donde está la imagen de nuestra señora de la plaza al presente parejando al dicho retablo con todos sus aparejos necesarios de yeso y material de canes(¿) puesto en perfección conforme el arte pide y más es condición que ha de dorarlo en oro de veinte cuatro quilates y el dorado fruncido y de (¿) de forma que quede en perfección y conforme a arte con sus estofados grabados y toda la tabla de colores unas láminas de Florencia y de en díasa(¿) de Sicilia y esmaltes y hacer con ..bellones..obrados con toda perfección y así mismo la talla que hubiérelas en el dicho retablo con los dichos ángeles se hayan de colorido dándose acabados a la que el arte pide y en todo y por todo se haya de obrar con los requisitos que requiere el arte y en el pedrestal si que vieren estofados y si que tienen (¿) para las decir consagración santa…Joseph el cual ha de empezar a dorar luego sin dilación cuando por el dicho Domingo González le fuere avisado sin que pueda poner excusa alguna a ella y darse acabado dentro de siete meses de cómo ponga la mano en el dicho retablo y por el trabajo de dorar al dicho retablo y …condenándoles en la conformidad que la dicha le tengo debiéndosele de la dicha ermita o del mayordomo el que es pues de un fuere (¿) de las limosnas que se hicieren para la dicha ermita mil y quinientos reales de vellón pagados en tres plazos, quinientos reales para el día del señor San Juan de Junio que viene del año de seiscientos cincuenta y dos y otros  quinientos darán cuenta (San Juan de mil quinientos cincuenta y tres )…y los dichos quinientos reales fin de pago para el dicho día de San Juan de Junio del año de seiscientos cincuenta y cuatro . Y si se pagara antes de los dichos plazos de forma que con los dichos mil…ha de dorar el dicho Juan González el dicho retablo p…………que dichos  y pasados cualquiera de los dichos tres plazos y no cumpliendo por el dicho Domingo González con el al dicho pago me puedan ejecutar en mi persona y bienes porque aquí era de ellos y además de el pagar el dicho principal le pagaré las costas y daños que en el cobranza se siguieren y recibieren en forma y por cumpliendo el dicho Juan González de Salcedo con lo que tiene y se declara en estas escritura dentro el dicho término y  dando dorado el dicho retablo el dicho Juan González o quien fuere mayordomo de la dicha ermita pueda buscar y buscará oficiales que doren el dicho retablo por cuenta del dicho Juan González de Salcedo y obligarle a que pague toda la demás cantidad que le costare el dorar  de demás y a más de los mil y quinientos reales que se le dan por dorarle y el dicho Juan González de Salcedo que presente estaba dijo que el (¿) a dorar el dicho retablo en la conformidad arriba dicha y que le doraba dentro del ………que no cobrará los mil y quinientos reales que le da para el oro y colores y trabajo hasta que caigan los dichos plazos si no es que sea el gasto de Domingo Gonzáles de dárselos y que por su cuenta no lo cumpliendo puedan buscar procuradores y …le pague las quiebras quien en ello se hubiere para lo cumplir cada uno de los susodichos por lo que así toca otorgaron sus personas y bienes habidos y de por haber y dieron su poder cumplido a las justicias y juez del Rey nuestro señor que de esta pueda que dan y deban conocer conforme al derecho y ….(latín) lo que dicho e queda fuera llevado por sentencia pasada en cosa la haga co…siendo testigos el licenciado Pedro Ruiz, cura y beneficiado de la Iglesia parroquial de la dicha villa, Juan de (¿) Juan Sáez de Navaridas menor, vecinos de la dicha villa y los otorgantes que yo el escribano doy fe”

Anuncios

1 comentario

  1. septiembre 1, 2016 a 10:34 pm

    […] colocar en su pedestal la imagen de la Virgen.  Este peculiar retablo baldaquino lo construyó Sebastián de Oyarzábal en 1650 cuando estaba trabajando en los colaterales de la Parroquia de San Andrés y por el que cobró […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: