El fallecimiento de Don Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda – 24 de marzo de 1888

Camilo Hurtado de Amezaga Sevilla hirian hil zen. Hara joan zen birikien gaixotasunagatik negu epelaren billa. Oso pertsona garrantzia zen bai ekonomi arloan eta baita politika munduan ere. El Dia egunkaria sortu zuen bere garaian eta egunkari guztiek atera zuten bere hil berria.

Retrato de la Ilustración Española y Americana.jpg

( dibujo que la Ilustración Española y Americana reprodujo en su edición tras su fallecimiento)

Don Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda fue un personaje peculiar de la segunda mitad del XIX. Persona con amplia formación inicial en Burdeos (donde residía con su padre Don Guillermo, Marqués de Riscal, desde la mitad de la década de los años treinta) y París; posteriormente viajó por todo Europa donde intensificó su formación y su visión moderna de la política y la economía. Fundó el periódico El Día en 1858 con el que colaboró en diversos artículos bajo el nombre de Camilo de Amézaga. Escribió diversos libros sobre política y fue un personaje importante en la vida social y económica de la España de la segunda mitad del XIX.

Aunque participa junto con su padre en todo el movimiento de la modernización del vino en Rioja Alavesa y la aportación de Jean Pineau a esta transformación vitivinícola, rige oficialmente la bodega como Marqués de Riscal desde 1878 hasta 1888. Estuvo en varias ocasiones en Elciego y siempre estuvo muy atento al desarrollo del proyecto vitivinícola de la Administración de Elciego. Participó junto con su padre en la construcción de la primera bodega encargada al ingeniero Ricardo Bellsolá Bayo y bajo su iniciativa y dinamismo se realizó la ampliación de la otra bodega en 1883.

El fallecimiento de Don Camilo fue muy comentado en toda la prensa española. Traemos en este artículo lo más nombrado en los periódicos de esa época

Esquela de El Dia  (Esquela publicada en la portada de “El Día”)

EL DIA

Martes 27 de marzo de 1888 – Edición de la noche

El Marqués de Riscal y la Prensa

Reprodujimos ayer de algunos periódicos párrafos sentidos de artículos y noticias dedicados a la memoria del fundador de El Día. Hoy, a continuación de estas líneas copiamos frases de otros diarios, no menos expresivas, escritas para honrar las virtudes y los merecimientos del patricio que ha perdido España. A todos enviamos nuestro profundo y leal agradecimiento: a todos el testimonio de nuestra consideración: a todos la expresión sincera de nuestro reconocimiento

La Epoca

El llorado marqués de Riscal había consagrado los años últimos de su vida a la tarea de engrandecer, en cuanto de sus fuerzas y de sus medios dependiera, la profesión periodística, en la cual veía el recurso más eficaz para extender la cultura del país. La prensa, al dedicarle palabras de elogio en la tumba, corresponde al grande cariño que la profesaba, circunstancia que no obliga por eso menos a nuestra gratitud.

También se la debemos a las personas que han visitado nuestra redacción y que de provincias nos han remitido telegramas de pésame, ya todas ellas se la expresamos con calor, sirviéndonos de consuelo en estas horas de tristeza las manifestaciones numerosas de duelo que se hacen a la memoria inolvidable de aquel corazón bondadoso, de aquel carácter recto, de aquel ciudadano patriota y de aquella inteligencia en iniciativas tan fecunda para su patria.

Cuando anoche se supo en Madrid la muerte del ilustre fundador de El Día, acaecida en Sevilla, tras no larga aunque penosa enfermedad, produjo la noticia general sentimiento.

Adornábanle efectivamente, singulares dotes. Dueño de inmensa fortuna, poseedor de un título nobiliario, hubiérase contentado otro, más no él, con estos prestigios, suficientes a formar una personalidad respetable. Pero Don Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda, Marqués de Riscal, solo consideró aquellas ventajas como base de importantes empresas, de útiles empeños, de esfuerzos nobilísimos, dirigidos, más que en provecho propio, en bien de los intereses materiales de nuestra nación.

Aunque llevado por naturales y legítimas aspiraciones, hubiera podido encaminar sus pasos por el campo de la política, cosechando en él honores merecidos, redujo, sin embargo, sus ambiciones a una esfera de acción, si bien menos brillante para él, más beneficiosa para la patria. Su ideal estuvo cifrado en impulsar con todas sus fuerzas el progreso de nuestra industria y de nuestra cultura en todas sus diversas ramificaciones.

Fue un aristócrata que se hizo labrador, cosechero, industrial, fomentando con gran tino los cultivos agrícolas y levantando fabricaciones a la altura de las mejores del extranjero. Sus vinos rivalizan en calidad con los más famosos de Francia e Inglaterra, superándoles en baratura. Lo mismo puede decirse de otras producciones, a cuyo perfeccionamiento dedicó su admirable inteligencia.

Vida tan llena de buenas obras ha terminado a los sesenta años. La muerte del señor marqués de Riscal es hoy llorada por todos los que aman los progresos materiales de nuestro país, falto de hombres tan experimentados , tan inteligentes, tan celosos del bien público como el que acaba de bajar al sepulcro. Los contribuyentes , a cuya sólida unión en Ligas contribuyó poderosamente, han perdido en él a uno de sus más decididos campeones.

También la prensa está de luto; pues no puede menos de registrar con sincero quebranto la muerte del ilustre fundador de uno de nuestros periódicos más estimados de la época.

El Resumen

Ha fallecido en Sevilla el señor marqués de Riscal, que se estableció a principios del invierno con su familia en la capital andaluza, buscando allí alivio a la dolencia del pecho que le aquejaba.

Era el difunto marqués de Riscal un hombre de cualidades verdaderamente extraordinarias; de gran talento, de ilustración vastísima, de conocimientos tan sólidos como generales y de un grande y desinteresado patriotismo, se consagró ardientemente al desarrollo moral y material del país, trabajando con el ejemplo.

Dotado de una pingüe fortuna, cuya saneada renta le permitía vivir con gran independencia, no conoció nunca la ociosidad y trabajó siempre como el que no tiene más remedio que afanarse para llenar las necesidades de la vida.

El cultivo de la vid y la producción de vinos como elemento de riqueza de España le preocupó principalmente, y en sus posesiones de El Ciego, de la provincia de Alava, ha establecido fundaciones modelo que producen vinos que han alcanzado gran nombradía en Europa.

Le preocuparon vivamente los intereses del país, y propagó las Ligas de Contribuyentes y fundó el periódico El Día, en cuya redacción ha tomado hasta los últimos días de su vida activa parte.

Su modestia y su independencia de carácter le alejaron de las posiciones oficiales, y no aceptó distritos ni senadurías vitalicias que le ofrecieron diferentes Gobiernos.

No aceptó tampoco nunca ninguna cruz, ni distinción honorífica, siendo su ideal constante el progreso del país, la preponderancia de la opinión pública y el desarrollo de la iniciativa individual, y a estos generosos ideales consagró su talento, su instrucción y su fortuna

Modelo de caballeros y de ciudadanos, si su ejemplo fuese imitado en las altas clases a que pertenecía, mucho pudiera adelantar el país,

Enviamos nuestro sincero pésame a su respetable familia y a la redacción de nuestro colega El Día que lloran hoy una pérdida que afecta a la nación entera, necesitada de hombres y de caracteres como el marqués de Riscal

 

 La Iberia

Ha fallecido en Sevilla, víctima de larga y penosa enfermedad, el señor marqués de Riscal, uno de los más distinguidos representantes de la nobleza española, de inteligencia clara, de educación esmeradísima, de elevadas ideas, de voluntad enérgica y determinada y de generosos sentimientos.

Activo y laborioso, consagró toda su existencia al estudio, como lo demuestra la biblioteca de su casa, enriquecida con las mejores y más modernas publicaciones en todos los ramos de la ciencia, de la política y del arte.

Los primeros años de su juventud los pasó en Inglaterra, donde adquirió el constante amor al trabajo y la severidad reflexiva de su carácter, tan opuesto a los apasionamientos y ligerezas propis de los espíritus meridionales.

Su actividad no fue infructuosa, consagrándola en beneficio de varias industrias, como la vinícola, que bajo su iniciativa alcanzó notabilísimo progreso con montar en sus extensas propiedades de la Rioja la fabricación en grande escala, sin olvidar ninguno de los adelantos modernos, pudiendo casi sus vinos llegar a competir con las mejores marcas de Burdeos  y Borgoña y a precios mucho más económicos.

Ajeno a la política, modesto por carácter y consagrado especialmente a industrias en las que más que lucro propio perseguía el bien del país y la protección de las familias que con sus empresas sustentaba, nunca de ningún partido quiso aceptar las ofertas que se le hicieron varias veces, y ha muerto sin haber representado a la nación , quien tanto se interesó por ella, ni en el Congreso ni en el Senado

Estaba casado con una hija del ilustre general marqués de Sierra-Bullones, y deja hijos muy jóvenes todavía. Su muerte ha de ser llorada por todas las clases de la sociedad, porque por su talento y virtudes había conquistado universal aprecio y estimación.

Reciba su familia la expresión del sentimiento con que por nuestra parte nos asociamos al dolor que la embarga por pérdida ten irreparable.

 El Correo

La Ilustración, la caballerosidad, la honradez sin tacha, eran prendas que poseía en alto grado el finado. Espíritu abierto a todos los progresos del siglo, dedicó siempre su actividad, su fortuna y los vastos conocimientos que poseía a implantar alguna mejora en su país.

Hombre estudioso y observador, débense al marqués de Riscal provechosas enseñanzas en el cultivo de las vides y elaboración de los vinos. Para esto permaneció durante muchos meses en Burdeos dedicado a examinar los procedimientos empleados por los industriales franceses, consiguiendo que los vinos de su propiedad de El Ciego de Alava se abrieran camino en los mercados extranjeros.

Poseyendo el marqués de Riscal cuantiosa fortuna, vivía sin embargo, con modestia. Sus necesidades eran muy reducidas y sus caudales los empleaba en desarrollar alguno de esos pensamientos de utilidad incuestionable, hijos de su grande iniciativa.

Jamás ambicionó el marqués posiciones políticas, ni aun quiso aceptar un acta de diputado o de senador, con que le brindaron los distintos partidos.

Uno de los pensamientos a que se consagró con mayor perseverancia fue a la organización en España de las Ligas de Contribuyentes, cuyo resultado práctico ha logado ver confirmado más tarde.

Estaba casado el marqués de Riscal con una hija del general Zabala, señora de excepcionales virtudes, digna de un hombre de tan puras y sencillas costumbres como el finado.

El marqués de Riscal ha sido durante su vida un verdadero pródigo de actividad, y cuando ya las fuerzas le iban faltando para dar satisfacción a su exigente iniciativa, ha encontrado en la tumba el reposo, que, por su carácter, no alcanzó nunca en vida.

Sí es cierto que todos los extremos son viciosos, la actividad del marqués de Riscal era ya un vicio, que no alcanzaron a corregir los suyos con el cariño que le profesaban, ni los extraños con sus prudentes consejos.

Todos cuantos conocíamos y tratábamos al marqués de Riscal hemos sentido profundamente su muerte, asociándonos al dolor que en estos momentos embarga a su distinguida familia.

La Opinión y el Mundo

La honda impresión de dolor sentida en Madrid al saberse la noticia publicada por nosotros ayer en la muerte del marqués de Riscal, es justísima y en extremo merecida por el ilustre finado.

La más grande, quizás, de las virtudes, es la de consagrar actividad, fortuna, inteligencia, todo lo que constituye la personalidad de un hombre, al progreso de un pueblo, al desarrollo de las ideas, a la prosperidad de una nación y más si quien esto hace se halla situado en las cumbres sociales por la nobleza de su estirpe y por lo abundante de su hacienda.

D. Camilo Hurtado de Amézaga y Balmaseda ha tenido esta virtud, y por ello hoy todos cuantos conocen su historia le tributan elogios, que no son más que humilde recompensa a sus muchos merecimientos.

El marqués de Riscal fue profundo tratadista y escribió y publicó notables Memorias y folletos que revelan vastos y sólidos conocimientos.

A los sesenta años ha muerto en Sevilla. Su muerte ha sido sentida en extremo, pues la pérdida de un hombre como éste, es verdaderamente irreparable, que hay pocos que sacrifiquen el interés personal al interés, más alto y más sagrado, eso sí, pero menos positivo, de la patria.

 La República

Ha fallecido en Sevilla el marqués de Riscal, fundador de nuestro colega El Día.

El señor marqués de Riscal invirtió un verdadero capital en dinero y en actividad, para crear, sostener y dar vida a nuestro ilustrado colega. Otros han creado y sostenido periódicos con propósitos de ambición personal o para crearse una renta. Todo el mundo sabe que en el fundador de El Día no se ha visto el primer propósito, y respecto al segundo véase lo que dice nuestro colega:

“El Día hace año y medio había ya alcanzado bastante favor del público para vivir de sus propios recursos. Para otros hubiera sido la hora de comenzar los reembolsos y aprovechar las primeras ventajas de los costosos dispendios: para el ilustre marqués de Riscal fue la hora de retirarse de la empresa”

Tenemos motivos para no extrañar la conducta del fundador de El Día; pero es digna del mayor aplauso y del noble homenaje que nuestros compañeros le tributan con motivo de tan irreparable pérdida.

Reciban la expresión de nuestras más vivas simpatías.

 La Regencia

Ha fallecido en Sevilla el señor marqués de Riscal, tan conocido y apreciado por sus virtudes, su talento y por el amor que siempre tuvo a la prensa.

Hace algunos años que demostró todas estas relevantes condiciones fundando el periódico El Día, en obsequio del cual no escaseó medio para que llegase a ser, como lo es, una publicación que honra a la prensa española

Las Ocurrencias, La Monarquía, El Liberal, El Estandarte, El Diario Español y la Izquierda Dinástica han consagrado también a la memoria del ilustre fundador de El Día artículos y noticias de alabanza, de consideración, de respeto y de justicia.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: