COLMENAS DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XVIII

  

Vista interior de las colmenas

Vista interior de las colmenas

 

   Elciego es una pequeña villa riojanoalavesa muy conocida por sus vinos. Su casco histórico asentado en edificios de piedra labrada es uno de los conjuntos arquitectónicos del XVII y XVIII que mejor conservamos. En la restauración de uno de estos edificios o palacios de las familias de nobles e hijosdalgos ha aparecido este resto cultural, curioso e importante a la vez.

   La casa palacio que se ha restaurado perteneció a una de las familias emblemáticas del dieciocho y diecinueve elcieguense: los Martínez de Villarreal. Este edificio se construyó hacia 1727, impulsado por el explendor de esta familia en esta época, que accede al estado de nobles hijosdalgos y que construye su casa palacio como manifestación de este nuevo estado. Lorenzo Otamendi, importante cantero que deja huella en diversos edificios de esta zona, es el encargado de realizar este edificio que tiene a su vez tres compartimentos o casas, una para cada miembro de la familia. Este edificio pasó posteriormente a propiedad municipal utilizándose a finales del XIX y principio del XX como Escuelas de Enseñanza Primaria y Mesón.

   Los Martínez de Villarreal, al igual que otras familias relevantes de la villa, basan su riqueza en la propiedad de tierras y ganados. Cultivan la vid para la obtención de vino, tierras blancas para cereales, ganado lanío, huerta con su propia canalización de regadío al lado de la casa,…..Toda una perfecta y completa economía agropecuaria que permite satisfacer las necesidades básicas de una familia amplia y de comercializar una serie de productos creando una riqueza. En todo este entramado típico de las familias y mayorazgos riojanoalaveses nos faltaba una actividad más que ya conocíamos, pero que no teníamos restos en la actualidad: la apicultura.

   En la segunda planta del edificio, y con orientación sur y este, han aparecido perfectamente labradas en la pared maestra exterior cuatro colmenas. Al construir la pared del edificio, dos piedras labradas en media caña, puesta una encima de la otra, crean una concavidad cónica que va desde el interior hasta el exterior. En el exterior un pequeño orificio que apenas tiene relevancia en la pared exterior del edificio, sirve de piquera, de entrada de las abejas a la colmena. En el interior de la vivienda, se cerraba la concavidad, teniendo acceso a los panales desde la propia casa.

 
interior de una colmena

interior de una colmena

   Estas colmenas con casi 300 años de antigüedad son un valioso resto cultural de la apicultura en nuestra zona. Comenas fijas, construidas en la propia pared de la vivienda, con acceso y vigilancia en la elaboración y extracción de la miel desde el interior del edifcio, constituyen un resto cultural muy curioso y valioso.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: